Internacional

CONTRA LOS ASESINATOS Y LAS MEDIDAS DE DUQUE

21F: Colombia se moviliza a tres meses del inicio de las históricas protestas

A tres meses del inicio de las protestas contra las medidas antipopulares del Gobierno de Iván Duque, sindicatos y estudiantes de Colombia vuelven este viernes a las calles de las principales ciudades del país.

Viernes 21 de febrero | 13:07

Cuando se cumplen tres meses de la histórica movilización del 21 de noviembre, este viernes está llamada una nueva jornada de protestas en Colombia. Aunque en este 21 de febrero tiene el trasfondo del paro nacional de maestros convocado por la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode) a nivel nacional y que dio inicio el jueves con importantes movilizaciones en Bogotá, Medellín y otras ciudades.

Esta nueva movilización tendrá nuevamente como objetivo rechazar las amenazas y asesinatos de los que han sido víctimas docentes en diferentes regiones del país. A lo largo del día, estudiantes universitarios del país se unirán a las manifestaciones. En las marchas de este viernes también se mide el ánimo social hacia las movilizaciones que ya están convocadas para el 25 de marzo contra las políticas del Gobierno de Duque.

En el primer día del paro de 48 horas del magisterio, las movilizaciones se hicieron sentir en las calles de diferentes ciudades en rechazo a la violencia contra los profesores, que según la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode) se cobró la vida de 14 maestros el año pasado. Y de acuerdo a los dirigentes sindicales de esta agremiación, el año pasado también fueron amenazados de muerte 960 profesores y que en lo que va corrido de 2020 son ya 240 casos, lo que ha "agudizado la violación de los derechos humanos de los maestros y maestras". Según Fecode, unos 340.000 educadores acataron la huelga en todo el país.

Es una situación que se suma al asesinato de líderes sociales, que solo en el mes de enero fueron asesinados casi 30 líderes sociales y de derechos humanos, sin contar los que ya suman en el mes de febrero. Se trata de números alarmantes en un país donde las grandes desigualdades es una de las más grandes del continente, y con una burguesía habituada a utilizar estos mecanismos represivos directos para acallar al pueblo colombiano.

Duque hace oído sordo a las demandas y profundiza sus medidas antipopulares

Con respecto a las demandas colocadas en la agenda del 21 de noviembre del año pasado, el Gobierno de Duque no solo ha hecho oídos sordos, sino que, tanto las reformas laboral o pensional continúa promoviéndolas. Más aún, ahora se ha sumado la reciente propuesta del Gobierno de incluir el trabajo por horas en la reforma laboral, donde la principal característica de un contrato por horas es que el patrón no está en la obligación de garantizar un mínimo de tiempo al trabajador. En otras palabras, elevar al máximo la precariedad laboral sobre todo en la juventud.

Pero las provocaciones no se quedan allí, la vicepresidenta del país, Marta Lucía Ramírez, refiriéndose a la educación de las mujeres, tuvo la desfachatez de afirmar que "Tenemos demasiadas psicólogas, sociólogas, carreras que no les sirven para tener mejores ingresos”. Es decir, en el marco de todas las reformas educativas, orientar las universidades en funciones de los planes empresariales para hacerse de mano de obra barata y sobre todo de mujeres, uno de los sectores más precarizados de Colombia.

Pero si el Gobierno avanza en todos estos planes, e incluso agudizando los ataques, sobre todo hacia la juventud que ya vive en el país neogranadino bajo todo un régimen neoliberal que se emparenta al modelo chileno, es el papel desempeñado por el Comité Nacional del Paro que se han adjudicado el papel de dirección. Su objetivo ha sido más bien de descomprimir, al no avanzar en la profundización de las movilizaciones y atacar en los sectores más estratégicos como el de transporte y de producción para llevar adelante una efectiva paralización y hacerlo sentir en el escenario nacional.

Aún hoy, tras siete reuniones con el Gobierno de Duque, éste mantiene entretenido a estas direcciones sindicales y de algunos movimientos sociales, con el cuento de establecer “la metodología, el cronograma y la agenda de trabajo”, con el agravante de que, a tres meses de protestas, los hacen sabido mantener en que si es “una mesa de diálogo o de negociación”. Pero Duque no ha perdido el tiempo, avanzando, como ya vimos, con políticas más ofensivas sobre el pueblo trabajador, pero sobre todo de la juventud.

Pero a pesar del papel que vienen desempeñando estas direcciones, las movilizaciones no han cesado, e incluso la del 21 de enero mostró nuevamente su fuerza, cuando se creía que el largo período vacacional y de celebraciones de fin de año mermaría los ánimos. Es que, como escribimos antes, en nada ha retrocedido el Gobierno de Duque, todo lo contrario.

Las marchas del magisterio de ayer, y las que se prefiguran para el día de hoy, que se combinará con la presencia en las calles de la juventud, sobre todo universitaria, de los movimientos sociales, a tres meses del gran paro nacional, puede seguir mostrando esta dinámica de disposición a seguir en las calles. Mientras escribimos este artículo, aún se preparan los puntos de concentración de la protesta para este 21F para las marchas que recorrerán las principales calles y avenidas.

Una vez más se plantea en Colombia desplegar toda la fuerza social capaz de derrotar los planes de un gobierno hambreador y opresivo, avanzando en mayores niveles de organización que coloque en perspectiva una verdadera huelga general, levantando un verdadero plan de lucha para conquistar las demandas.






Temas relacionados

Iván Duque   /   Protestas   /   Docentes   /   Colombia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO