Mundo Obrero

BUROCRACIA JUDICIAL/BUROCRACIA SINDICAL

A Moyano le están llenando el camión de expedientes

En dos días le allanaron dos veces la sede central del sindicato y el club de fútbol Camioneros. Enseguida salió a denunciar la persecución judicial empujada por Macri (a quien llamó a votar hace apenas dos años).

Sábado 19 de mayo de 2018

Como informó este diario, el jueves se abrió un nuevo capítulo en la puja entre Hugo Moyano y el Poder Judicial. Ese día la jueza de garantías de Moreno Adriana Julián ordenó a la división de Investigaciones Federales de la Policía Federal allanar la sede central del sindicato de Camioneros, ubicada en el barrio porteño de Constitución. Fue en el marco de la causa que se abrió por denuncias de extorsión que realizaron algunos empresarios de alimentos congelados.

Ayer otra jueza, Wilma López (titular del juzgado nacional en lo criminal y correccional Nº 38), ordenó a la Dirección General de Investigación del Delito Complejo de la Federal allanar la misma sede de San José 1781 y también la secretaría de Deportes del Club Atlético Social y Deportivo “Camioneros”, de Víctor Hugo 2545. La orden fue secuestrar pruebas en el marco de una investigación judicial abierta a partir de una denuncia de Nancy Pastorino, dueña de la empresa Transporte Pontevedra de Merlo, quien asegura que miembros del sindicato la extorsionaron.

Como contragolpe, desde Camioneros denunciaron que la Federal ingresó al sindicato “como en la época de la dictadura” y difundieron un video de un trabajador de la empresa Pontevedra que fue despedido mientras se encontraba convaleciente en un hospital público de la Provincia de Buenos Aires y denuncia maltrato patronal de la misma Pastorino.

Al momento de ingresar la Federal, Hugo Moyano estaba en su oficina y, según relataron algunos medios, se retiró en un auto sin hacer declaraciones. Poco después dio algunas entrevistas periodísticas en las que acusó directamente al gobierno de Macri (al que llamó a votar hace dos años pero ahora define como “gorila” e “incapaz”) de estar detrás de una persecución política.

Patricia Bullrich, añeja contrincante de Moyano y hoy al frente del hiperactivo Ministerio de Seguridad, en un rapto de euforia decidió darle cierta razón al burócrata sindical, expresando en un tuit toda la concepción macrista acerca de la tan cacareada “división de poderes”.

Como se recordará, hace algunos días fue allanada la sede San Miguel de Camioneros (donde se incautaron unos U$S 130 mil de una caja fuerte) y en marzo el juez Claudio Bonadio ya había ordenado allanar la sede porteña, haciendo cumplir un exhorto del juez federal de Córdoba Alejandro Sánchez Freytes, quien investiga un presunto fraude alrededor de una compra de inmuebles en La Falda por parte del sindicato (y por lo que a fines de mayo Moyano está citado a indagatoria).

Leé también Moyano, el último vandorista

Sin dudas la situación judicial de Moyano no está nada fácil. Y él mismo aprovecha esa dificultad personal para posar de combativo. De hecho acusa que esta persecución se da como represalia a su organización gremial, que está planteando una exigencia de aumento del 27 % para las paritarias del sector, un número alejado del magro 15 % con el que han cerrado o cerrarán otros burócratas sindicales más afines a las pretensiones de la Casa Rosada.

Tan dispuesto a aprovechar el embate está que anoche, en una entrevista por C5N, el propio Moyano se animó a decir (¡en primera persona del plural!) que “estamos frenándole al Gobierno la reforma laboral” (¿?) y reiteró que está dispuesto a tomarse varios cafecitos con los más diversos dirigentes del peronismo (incluyendo la expresidente Cristina Fernández de Kirchner) para ver cómo reorganizar al partido para hacerle frente a Macri.

Hace poco menos de un mes, el 27 de abril, en el acto del “Movimiento 21F” en Ferro, Moyano dijo que “hay que dar la pelea no solo con las armas del movimiento obrero, el paro o la movilización, sino (lo que es muy importante) que cuando tengamos que decidir en las urnas no se vuelva a equivocar el pueblo. Reitero: que en las urnas no se vuelva a equivocar el pueblo”. Era ni más ni menos que la misma idea que viene planteando la oposición peronista: prepararse para 2019.

Está claro que a pesar de los brutales tarifazos, de la inflación galopante y de la enorme bronca popular por la vuelta al FMI de parte del Gobierno, lejos llamar a masivas movilizaciones y a un paro general como parte de un plan de lucha de todo el movimiento obrero, el sindicalismo opositor sigue evitando unificar la lucha contra el ajuste. En el caso de Moyano, a la luz de las noticias que le van pasando sus abogados, esa cuestión vital para la clase trabajadora parece interesarle cada vez menos.






Temas relacionados

Camioneros    /   Sindicato de Camioneros   /   Patricia Bullrich   /   Burocracia sindical   /   Peronismo   /   Hugo Moyano   /   Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO