Sociedad

TECNOLOGÍA Y SALUD

Académicos de la UNAM crean nuevo cicatrizante para quemaduras

Investigadores de la máxima casa de estudios a través de diversas pruebas, encontraron una nueva forma de reparación de tejidos lesionados y tratamiento de infecciones bacterianas en la piel.

Miércoles 10 de enero | 14:02

Gerardo Leyva Gómez, académico de la Facultad de Química de la UNAM, junto a su equipo desarrolló nuevos materiales para la reparación de tejidos causadas por quemaduras.

Las estadísticas en México hablan que anualmente 120 mil personas se ven afectadas, y sin tomar en cuenta las no contabilizadas, que dan un total de 3 veces el aforo del Estadio Azteca.

La mayoría de los pacientes son por accidentes de cocina principalmente por agua hirviendo, por trabajo, ya sea por electrocución o de tránsito, como por ejemplo caídas de motocicletas, por lo que mayoría de los casos se utilizan injertos.

Generalmente se utilizan como cubiertas, sustituyendo las barreras mecánicas perdidas por las lesiones, por lo que se busca crear nuevos materiales para sanarlos, sobre todo para niños entre 4 y 6 años.

Uno de los objetivos principales es que sea a bajo costo, incluso materiales que pueden abarcar parte de tejido del tórax -que ahora se tratan con un costo de hasta 40 mil pesos-. Este nuevo proyecto con geles darán más beneficios en lugares de bajos recursos.

Los estados donde predominan las quemaduras por agua hirviendo son Oaxaca, Guerrero y Chiapas, por lo que Gómez Leyva creó polímeros naturales o sintéticos, son biodegradables, accesibles, y compatibles con los tejidos.

Además generaron un entrecruzamiento de quitosano y poloxamero 407 a través de una fórmula de irradiación gamma por cobalto 60 y obtener un nuevo material de cicatrización.

Por lo que el quitosano es uno de los componentes del exoesqueleto de los crustáceos tales como el camarón y cangrejo, por lo que es económico y fácil de extraer.

Este nuevo material ya se está iniciando a emplear en farmacéuticas en heridas de animales con buenos resultados.

Así, con la fusión de ambos materiales logran crear nuevas combinaciones, y consiguieron un polímero de buena calidad.

También se consiguió la cicatrización de tejidos con infecciones bacterianas en etapas iniciales.

Por último, se busca crear una especie de capa o película en la cual no se necesite utilizar antibióticos, y sus nuevas investigaciones inicien el próximo año. El objetivo es desarrollar mecanismos de resistencia de las patologías y que sean de ayudan en la regeneración de la piel.






Temas relacionados

UNAM   /   Salud   /   Ciencia y Tecnología   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO