Política México

BAJA CALIFORNIA

Activistas denuncian a trasnacional por apropiarse del agua

Organizaciones campesinas, ciudadanas y populares del Valle de Mexicali señalaron los planes de una empresa cervecera estadounidense que intenta quedarse con el agua de la región dejando a miles de familias sin este vital recurso.

Jesús Pegueros

Estudiante de la Facultad de Economía de la UNAM | @DemoPegueros

Martes 28 de marzo de 2017 | 22:12

Se trata de la transnacional estadounidense Constellation Brands que tiene los derechos de las marcas de Grupo Modelo y plantea construir un acueducto y la planta cervecera en la región del Valle de Mexicali.

Este proyecto plantea extraer cerca de 20 millones de metros cúbicos de agua para el mantenimiento de la planta cervecera, lo cual afectará a millones de familias que depende de este importante recurso en uno de los estados donde la situación climática es ya el día de hoy bastante adversa. La situación está cruzada también por el reciente intento de privatización del recurso por parte del gobierno de dicha entidad.

Integrantes del Movimiento Ciudadano en Defensa del Agua de Mexicali, así como la Central Campesina Cardenista realizaron en días pasados una conferencia de prensa para continuar con la denuncia pública de esta serie de agravios. La población señaló que si bien afecta de manera inmediata a cerca de 15 mil familias, el daño es más profundo: dicha extracción propiciaría el deterioro de cultivos enteros en la región. Además, según denuncian los pobladores, no se generó un estudio ambiental detallado por lo cual es posible que afecte también la flora y fauna de la región.

"Kiko" Vega en unidad con los empresarios

Toda esta serie de agravios se han hecho con el consenso y respaldo tanto de autoridades locales como del propio gobernador del estado Francisco “Kiko” Vega, quien durante su mandato ha pauperizado los programas de apoyo agrario y de fomento a los productores de la región.

Sin embargo, a la luz de estos sucesos destinó más de 500 millones de pesos del presupuesto estatal para apoyar en la construcción de dichos proyectos extranjeros.

“Kiko” Vega, del Partido Acción Nacional, cuya gestión hace tan sólo algunas semanas pregonaba el respaldo a Peña Nieto en su llamado a la “unidad nacional” frente a los ataques del xenófobo Donald Trump y en supuesta defensa de mexicanos, hoy no puede aparecer más incongruente y cínico. Sus intereses se encuentran del lado de jugosos negocios, y pretende dar “luz verde” a los empresarios , para avanzar en la devastación de los recursos y pasar por encima del bienestar de los pobladores de Mexicali y el conjunto del estado de Baja California.

Retomar la experiencia previa

La demanda del respeto a los recursos naturales, principalmente el agua, fue uno de los detonantes de las masivas movilizaciones registradas en el estado a principios del año, como no se veían desde hace décadas.

Sumado a la precariedad cada vez más acentuada en el estado y el país, producto del alza de precios de los combustibles hicieron de Mexicali un verdadero estruendo de protestas; miles de manifestantes inundaron las principales plazas públicas al grito de “Fuera Kiko Vega!”, y así demostraron disposición a la movilización durante varios fines de semana consecutivos, con demandas de sectores estudiantiles y trabajadores, así como sectores populares.

Es un hecho que las movilizaciones han retrocedido en la región. Por lo cual, sin duda las autoridades pretenden aprovechar dicha situación para retomar los intentos de privatización y despojo a los pobladores bajacalifornianos. Sin embargo, cabe señalar que se logró detener la Ley de Aguas a principios de este año, como producto de la enorme acción popular.

Es posible conquistar victorias en las calles, mediante la movilización de amplios sectores de la población para lo cual ya hay una experiencia previa. En esas semanas de intensa agitación, el motor fue el hartazgo con la administración estatal y federal. Dicho hartazgo no ha desaparecido, como ejemplo de ello esta la experiencia de los valientes Jornaleros de San Quintín a quienes no se les ha dado solución a sus justas demandas y que se suman a la lista de promesas incumplidas y atrocidades por parte del actual régimen contra la clase trabajadora y demás sectores.

Como los mismos pobladores de Mexicali han señalado “Ni por cerveza cambiamos nuestra agua”. No vale la pena la construcción de fábricas como la que se está planteando Constellation Brands para supuestamente proporcionar “trabajo” a 750 trabajadores, si estos serán empleos mal pagados y el costo será cerca de 15 mil familias en la calle.

Es necesario retomar la organización independiente de los trabajadores, estudiantes y pobladores de la región para enfrentar a este atropello contra nuestros recursos y condiciones de vida ya de por si deterioradas. Organizar el descontento contra los partidos que se han demostrado serviles con los empresarios nacionales y extranjeros será el camino para frenar sus planes y del conjunto del gobierno que encabeza el gobierno hambreador de Peña Nieto.

Te puede interesar: Toman cervecera en el norte del país.






Temas relacionados

Mexicali   /   Política México   /   Cerveceras   /   Baja California   /   Privatizaciones   /   Agua   /   Empresarios

Comentarios

DEJAR COMENTARIO