Cultura

CINEFOTÓGRAFOS MEXICANOS

Alex Phillips precursor de la fotografía como un arte en el cine mexicano

El fotógrafo estuvo en la Opera Prima de Arturo Ripstein, "Tiempos de morir" y con él mismo hizo "El castillo de la pureza", labor que retoma su hijo Alex Phillips Jr. en dicha película, pasando la batuta a la siguiente generación.

Viernes 11 de enero | 21:08

Alexander Pelepiok nace un 11 de enero de 1900 en Ontario, Canadá. De familia rusa realiza sus estudios primarios en Europa, pero regresa a América. Quien tomará el nombre de Alex Philips fallece en México el 14 de junio de 1977 tras haber tenido una prolífica carrera la lente particpando en cerca de 200 filmes.

Durante la Primera Guerra Mundial, mientras Alexander luchaba como parte de la armada canadiense, su familia desaparece víctima de un ataque alemán. Es el este tiempo que conoce a quien será su futura esposa, Mari Pickford quien le ofrece ayuda si va a Hollywood.

Tras su recuperación en un hospital de Londres por una herida de guerra, Pelepiok viaja a Estados Unidos para reencontrarse con Mary en la Meca del Cine.

Después de mucho peregrinar por los estudios de grabación, en 1921 un golpe de suerte en Christy Commedies lo pone tras la lente, Alexander tiene experiencia como fotógrafo ya que en Francia trabajó durante la guerra en la Canadian Official Photography.

De ese tiempo, Phillips recuerda que se hicieron rodajes con dos cámaras porque querían dos negativos uno para Europa y otro para Estados Unidos. En Christy se hacían comedias al estilo de Chaplin, ahí surge la idea al fotógrafo que la imagen debería ser plana sin efectos para que nada distrajera los ojos del actor.

También editó películas, y aprendió a proyectar los rushes(técnica de edición rápida para monitorear el avance de la filmación),y por las noches estudiaba en la escuela de fotografía. Trabajó con los mejores fotógrafos hollywoodenses; George Barnes, Edison y Miller, este último fotógrafo de John Ford.

Alex Phillips estuvo en los Estados Unidos hasta 1929 donde tiene el crédito en 8 películas. Lo invitaron para fotografiar la primera película sonora mexicana Santa (1931) del director Antonio Moreno, el fotógrafo viajó con una cámara prestada por George Barnes.

Antes de regresar a Hollywood lo invitaron a filmar Águilas frente al sol (1931). A partir de esta, un viaje que sería de 5 semanas se prolongó toda una vida en la que cosechó más de 200 películas. Con el director de origen ruso Arcady Boytler (1893-1965) trabajó en La mujer del puerto (1933), Mano a mano (1933), Celos 1935, y El capitán aventurero (1938).

Con el director Luciano “Chano” Urueta (1895-1997) rodó La noche de los mayas (1939) donde Phillips es influenciado por la cinta ¡Qué viva México! (1931) de Eisenstein. Con Fernando de Fuentes (1894-1958) realizó los filmes El tigre de Yautepec (1933), Cruz Diablo (1934) y la más recordada Doña Bárbara (1943).

Con Julio Bracho (1909-1978) el cinefotógrafo realizó; Crepúsculo (1944), El monje blanco (1945) y La mujer de todos (1946). Con el realizador argentino José Bohr (1901-1994) realiza, La sangre manda (1933), ¿Quién mató a Eva? (1934) y Marihuana (El monstruo verde) o La caravana de la muerte (1936).

Phillips también trabajó con la directora Adela Sequeyro (1901-1992) en La mujer de nadie (1937). Realizó al lado de Miguel Contreras las cintas históricas Juárez y Maximiliano (1933), El padre Morelos (1942), María Magdalena (1945) y Reina de Reinas (1945) las dos últimas de corte bíblico.

Con Roberto Gavaldón realiza el clásico recientemente restaurado por la filmoteca de la UNAM La diosa arrodillada (1947). Con Alberto Gout (1907-1966) realiza dos de sus cintas más recordadas El gallo giro (1948) y Aventurera (1949).

Ya en la década de los 50 Alex Phillips realiza Robinson Crusoe (1952) con Luis Buñuel, Tizoc (1957) con Ismael Rodríguez y Escuela de rateros (1956) de Rogelio A. González una de las últimas películas de Pedro Infante.

En los años 60’s se hace cargo de fotografiar otro clásico Viento negro (1964) de Servando González. Alex Phillips padre participó en la opera prima de Arturo Ripstein, Tiempo de morir (1965) y rodó El castillo de la pureza (1972) en ese momento pasa la estafeta a su hijo Alex Phillips Jr. quien venía desarrollándose como fotógrafo desde 1960 y terminó esta filmación..

En 1975 Ripstein filmaba su cuarto largometraje Foxtrot, en el que llevaba la cámara el joven Alex Phillips Jr. El padre de este último llegó al foro y recuerda el cineasta Claudio Isaac

“… don Alex llegó al foro en silla de ruedas… al ver su silueta avanzando desde la gran puerta del foro los técnicos, todos los miembros del staff, se comenzaron a congregar en una clara actitud de reverencia…”

Habían pasado cinco décadas de trabajo, cuatro de ellas en México, Alex Phillips se había formado como fotógrafo y comparaba su oficio con el de los pintores mexicanos pero reconociendo las limitaciones técnicas. Dejó un legado para los futuros cinefotógrafos y su hijo perpetuaría esta tradición de pintar con la luz.

El legado de los Phillips se pude rastrear hasta los cinefotógrafos mexicanos galardonados en los últimos tiempos.

Fuentes consultadas: Cuadernos de la Cineteca Nacional, Testimonios para la historia del cine mexicano tomo 1, coordinadora Eugenia Meyer, Editada por Cineteca Nacional, México 1986.

Tesis, Historias narrada con luz, Tres décadas de labor cinematográfica de Alex Phillips (1921-1949), autora Claudia Negrete Álvarez, para obtener el grado de doctora en Historia del arte, Facultada de Filosofía y Letras, UNAM, Ciudad Universitaria, 2009.

Para muestra basta un botón: Trailer de El castillo de la pureza:






Temas relacionados

Cine de oro mexicano   /   Cine mexicano   /   Cineteca Nacional   /   Cine   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO