Cultura

MÚSICA LATINOAMERICANA

Amparo Ochoa, un canto de protesta

Este 8 de febrero se cumplen 25 años de la muerte de Amparo Ochoa, cantante mexicana, comprometida con las causas sociales y exponente de la Nueva Canción.

Viernes 8 de febrero

Amparo Ochoa fue una cantante mexicana, parte del movimiento musical "Nueva Canción" desarrollado en América Latina y España, que apareció aproximadamente por la década de los años 1960. Dentro de este movimiento también destacan Gabino Palomares y Oscar Chávez en México.

Otros de los exponentes de la región son Violeta Parra, Víctor Jara, Mercedes Sosa, Atahualpa Yupanqui, Soledad Bravo, Silvio Rodríguez, Daniel Viglietti, Alfredo Zitarrosa, así como los grupos Quilapayún e Inti Illimani, entre otros.

La Nueva Canción se caracterizó por el contenido social y político de las canciones que abordaban temas referentes a la clase obrera, las luchas estudiantiles, el campesinado, y en contra de la intervención extranjera. Fue un movimiento de protesta y compromiso social en un contexto de explotación, opresión y violencia de Estado sobre la población más numerosa de América Latina.

María Amparo Ochoa Castaños nació el 29 de septiembre de 1946 en Culiacán, Sinaloa y falleció el 8 de febrero de 1994. Además de ser cantante, fue maestra rural en Sinaloa.

Su compromiso social en el ámbito musical se extendió más allá de México, prueba de ello fue la grabación de un disco en solidaridad con el pueblo chileno después del golpe de Estado de 1973, con el cual Augusto Pinochet llegó al poder.

Amparo tuvo una colaboración con el cantante mexicano Gabino Palomares. La canción Maldición de Malinche que ambos popularizaron, comienza con el relato de la colonización de nuestro continente por parte de los españoles para aterrizar en el intervencionismo extranjero contemporáneo.

Maldición de Malinche fue interpretada por Amparo Ochoa y Gabino Palomares en el marco del Concierto por la Paz en Centroamérica, llevado a cabo en 1983 en la Plaza de la Revolución en Managua, Nicaragua. Esta canción formó parte del álbum Abril en Managua que recupera la canciones de dicho concierto.

La preocupación de Amparo Ochoa por el México campesino e indígena también se refleja en varias de sus canciones tales como Jacinto Cenobio, donde cuenta la historia de aquellos que tuvieron que migrar del campo a la ciudad.

El barzón, escrita por Luis Pérez Meza, “el trovador del campo”, es una canción de la lucha social, también interpretada por Amparo Ochoa, en ella se hace alusión al México rural, denuncia el caciquismo y la explotación de los campesinos. La versión de Amparo Ochoa, concluye diciendo ¡Viva la revolución! ¡Muera el supremo gobierno!

La cantante sinaloense también se involucró en temas de género en La mujer (se va la vida compañera), denunciando la opresión y en su conocida canción Mujer, señala: Mujer, si te han crecido las ideas, de ti van a decir cosas muy feas, que, que no eres buena, que, que si tal cosa, que cuando callas te ves mucho más hermosa.

En esa misma canción denuncia el destino que se les impone a las mujeres de ser madres:

Mujer si te han crecido las ideas,
de ti van a decir cositas muy feas,
cuando no quieras ser incubadora
dirán: no sirven estas mujeres de ahora.

Muchas de las canciones de Amparo Ochoa también retoman el periodo de la Revolución Mexicana, algunas de ellas son Juan sin tierra, La Adelita, El adiós del soldado, Corrido de la muerte de Emiliano Zapata, Corrido de Pancho Villa.

Amparo Ochoa fue una voz comprometida con la situación social y política en México, denunció las injusticias de los más vulnerables, como las personas del campo, las mujeres y los niños. Definitivamente reflejó la historia de opresión y explotación en el México de los de abajo.






Temas relacionados

Poesía comprometida   /   Música popular mexicana   /   Violeta Parra   /   Música   /   Música popular   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO