EDUCACIÓN

Ante un auditorio lleno, se realizó conferencia sobre la historia de la Normal Superior

Docentes y estudiantes dialogaron sobre la necesidad de aprender de las experiencias del pasado para defender al normalismo y la educación pública ante los embates del Estado.

Martes 12 de septiembre | 22:41

El jueves 7 de septiembre se realizó en el auditorio “Manuel Patiño Yáñez” de la Escuela Normal Superior de México, la conferencia: “La ENSM en la historia del normalismo”, promovida por la Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase, con el respaldo de las coordinaciones de las especialidades de Español, Formación Cívica y Ética e Historia.

En punto de las 10:30 a.m., el auditorio estaba abarrotado con más de 150 estudiantes, en su mayoría de primer semestre y docentes de diferentes especialidades. Como ponentes estuvieron Enrique Ávila y Alejandro Miguel, distinguidos docentes de las especialidades de Historia y Español, respectivamente, con muchos años de servicio en la Normal. También participó como ponente Aldo Santos, estudiante de la ENSM e integrante de la Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase.

Una historia combativa

Alejandro Miguel destacó la tradición combativa del movimiento estudiantil normalista a lo largo de su historia y reivindicó las luchas de los normalistas por su derecho al trabajo, con las que conquistaron su derecho a una plaza automática al egresar de la normal, primero de 6 horas hasta alcanzar 19.

Esta conquista les fue arrebatada con el “examen de oposición” para ingresar al Servicio Profesional Docente, que impuso la reforma educativa de Nuño y Peña Nieto. Negando así a los egresados normalistas, profesionales de la educación formados con recursos del estado, su derecho a un lugar asegurado en el sistema educativo nacional.

El maestro hizo referencia a la participación de los normalistas en el movimiento magisterial de fines de los 50’ encabezado por Othón Salazar, que cuestionó masivamente al gobierno priista y a los charros del SNTE. Mencionó también que en los años 60s y 70s el movimiento estudiantil normalista estuvo fuertemente influido por la revolución cubana y la guerra de Vietnam.

Toco el turno a Enrique Ávila, quien señaló que el normalismo mexicano se desarrolló estrechamente vinculado a los sectores populares y a los principales movimientos sociales de nuestro país. Mencionó la participación de los normalistas en el movimiento estudiantil de 1968 y que fue representante de la Normal Superior ante el Consejo Nacional de Huelga.

El maestro contó cómo a fines de los 70’ y principios de los 80’, la Normal Superior se convirtió en cuna y sede del movimiento magisterial democrático que se organizó en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), para enfrentar al gobierno y al charrismo, así como luchar por mejores salarios y democracia sindical.

En la Normal Superior se desarrolló entonces un intenso proceso de politización y lucha, que se expresó en el rechazo de la mayoría de la comunidad a la reforma educativa de ese entonces y en la elección democrática del director de la escuela a partir de una terna. Proceso que fue abortado en 1984 con el desalojo y ocupación por los granaderos del edificio histórico de la Normal, en Fresno 15.

¿A dónde va el normalismo?

Aldo Santos se refirió a la historia reciente y al momento actual del normalismo. Cuestionó que la política oficial, lejos de fortalecer a las normales, pretende liquidar su sentido crítico, combativo y social. Y que busca alinearlas con el “nuevo modelo educativo”, dictado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y los empresarios, para formar docentes que “eduquen” a la mano de obra competente, disciplinada y con el conocimiento mínimo indispensable que requieren las empresas.

El estudiante cuestionó que se mantengan los filtros excluyentes y discriminatorios para el ingreso a las normales, como el examen del CENEVAL, que han propiciado la drástica reducción de su matrícula, así como cuotas de inscripción y reinscripción que atentan contra la gratuidad de la educación. Pero sobre todo que se hayan liquidado los derechos de los normalistas con la reforma educativa, condenándolos a un futuro de precariedad laboral.

También denunció que el gobierno impuso a los maestros y futuros maestros la reforma educativa a sangre y fuego, como demostró la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, la masacre de Nochixtlán y la represión brutal que siguen padeciendo los normalistas que protestan. Para poder avanzar con su reforma a las normales, Nuño necesita derrotar a su principal obstáculo: el movimiento estudiantil normalista que, junto al magisterio combativo, le puede hacer frente.

Por lo que llamó a los presentes a unirse y organizarse junto a los estudiantes de otras escuelas y entidades, con el magisterio combativo y otros sectores de trabajadores para enfrentar la represión, la reforma educativa y el resto de las reformas estructurales. A continuación, propuso realizar una reunión abierta la próxima semana, con representantes de todos los grupos, con el fin de organizar una gran jornada de protesta en la ENSM para el próximo 26 de septiembre, en el tercer aniversario de la desaparición de los 43.

Luego de una ronda de preguntas del público, los ponentes concluyeron el evento llamando a recuperar la tradición crítica y combativa del normalismo, a rechazar el individualismo, a organizarse, luchar y cuestionarlo todo… sobre todo lo que viene del gobierno y los partidos del régimen.






Temas relacionados

Escuela Normal Superior de México (ENSM)   /   Magisterio   /   Normalistas   /   Reforma educativa   /   Educación

Comentarios

DEJAR COMENTARIO