Deportes

JUEGOS PANAMERICANOS

Camila Argüelles: hija de exiliados y representante argentina del tenis de mesa

Nacida en Francia hace 29 años, es parte de la Selección femenina argentina de tenis de mesa. Entrevistamos a la atleta feminista que quiere dejar a la Argentina en lo más alto del podio.

Leila Grayani

@chinagrayani

Viernes 2 de agosto

Fotos: Marcelo Scoppa (@marceloscoppa).

Camila tiene una historia particular, como escrita para un cuento. Nació en Francia pero es más argentina que el dulce de leche. Su mamá y su papá, argentinos, se conocieron en París tras exiliarse al término de la dictadura cívico-militar. Ella llegó al tenis de mesa por querer estudiar italiano y se convirtió en una de las mejores tenistas de su región. Hoy, representa al país en busca de una medalla.

LID - ¿Cómo te estás preparando para los Panamericanos?

CA - Estamos entrenando doble turno, practicando dobles y dobles mixtos. Esta temporada fue muy difícil para mí porque estuve desde septiembre hasta hace muy poco lesionada. Me estoy recuperando de a poco. Por un lado, no siento tanta presión porque después de tanto tiempo sin poder entrenar ahora estoy disfrutando mucho el momento de volver a entrenar con normalidad, así que eso me saca un poco de presión. Estoy muy enfocada en disfrutar y sentirme bien físicamente. Por otro lado, tenemos muchas expectativas porque llegamos con un equipo muy bueno. Con las chicas hace mucho que venimos jugando juntas. Con mi compañera de dobles sacamos medalla en el último Campeonato Panamericano en Chile así que esperemos que se pueda repetir eso. En dobles mixto también hay chances ya que mi compañero salió subcampeón individual. En dobles masculino también están muy bien. Y en individual, si quedo entre las ocho primeras va a ser un muy buen resultado.

¿Cómo manejas los tiempos de entrenamiento entre Francia y Argentina?

Yo vivo en Francia, entreno allá y viajo para los torneos. Si no tengo liga trato de llegar una semana antes para poder entrenar con los chicos, juntarme con el equipo y acomodarme a los horarios porque son cinco horas de diferencia. Al principio era muy difícil porque capaz llegaba un domingo y el lunes arrancaba y estaba toda volada con los horarios. Ahora con una semana estoy bien.

Si bien Camila vive en el Viejo Continente, no es ajena al vaciamiento económico y al negocio inmobiliario que quiere llevar a cabo el Gobierno nacional en el Cenard (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo). Este hecho la interpela y cuenta que cada vez es más difícil sostener una carrera deportiva sin ayuda extra. El cambio de rango en la ex Secretaria de Deportes, ahora Agencia nacional, generó un atraso en el pago de las becas y una amenaza de quita para quien no ganara una medalla en los Panamericanos. Bajo esas condiciones nuestros atletas están compitiendo en Perú.

¿Cómo impactó en los deportistas la sustitución de la Secretaría de deportes por la Agencia nacional?

A nosotros nos cambiaron bastante las cosas. Por ejemplo, para los juegos de Toronto estuvimos dos semanas entrenando en Europa, nos habían pagado dos torneos internacionales del circuito mundial. Ahora no nos bancan más nada. Para los Panamericanos, desde el ENARD a muchos no nos dieron apoyo porque piensan que no tenemos chances de medallas. Y claramente, a nivel de preparación, se siente. Tenemos mucho menos apoyo que antes. Hay retraso de pagos. De hecho, hasta hace unos días, el plan del ENARD era bajarle las becas a quienes no saquen medalla en Lima. Aparentemente, ahora eso lo postergaron para diciembre, para después de las elecciones.

Otro de los cambios que el actual Gobierno tiene pensado para los atletas argentinos es el traslado del Cenard al Parque Olímpico, ese que fue creado para los Juegos de la Juventud disputados el año pasado en Buenos Aires del cual muchos deportistas no quieren saber nada. Y así lo hicieron saber en la campaña #SalvemosElCenard donde varios referentes de distintas disciplinas expusieron sus argumentos de por qué no comparten la idea del cambio de locación, y con justa razón.

¿Qué sabés sobre el traslado del Cenard al Parque Olímpico?

Nos quieren sacar de acá y llevar a un lugar donde se están cayendo los edificios. Además el hecho de trasladarlo a un punto tan complejo para llegar te demuestra también el lugar que ocupa el deporte para el Estado. Acá estamos en una zona muy céntrica y cambiarnos sería una mala decisión. Por eso me parece importante que nos organicemos como deportistas y defendamos lo nuestro.

Sobre el feminismo

En su muñeca lleva un pañuelo verde. Tiene un aro del mismo color y otro violeta. Piensa llevarlos a la próxima competencia porque sabe que quizá el pañuelo se lo saquen, como le pasó en el Mundial femenino de fútbol cuando fue a alentar a la Selección. Camila milita en Argentina, en Francia y donde sea. “Allá, la ventaja que tenemos es que el aborto es legal. El año pasado hubo muchos quilombos en la Casa argentina, en París. Organizaron un pañuelazo y el director no les renovó el contrato a varios de los que estuvieron en la movida. Fue muy grave lo que pasó. Encima él había ido al pañuelazo, se declaró a favor pero dijo que no podía permitir que se haga eso en la Casa. Patotearon a los pibes, les sacaron las cosas de las habitaciones y les hicieron preguntas. Fue una situación muy fea.

Para vos ¿qué importancia tiene el aborto legal, seguro y gratuito específicamente para las deportistas?

La planificación y la decisión. Es fundamental poder decidir y elegir porque la verdad es que se te puede terminar la carrera. Hay deportes que tienen muy poco tiempo, que no los podés practicar durante muchos años entonces no podés arriesgarte. Nuestro cuerpo es nuestra herramienta de trabajo.

Una argentina nacida en Francia

La historia de sus padres es atrapante. Camila es hija de Laura Franchi y de Carlos Argüelles, ambos argentinos exiliados en París tras la dictadura cívico-militar. Su mamá estuvo presa en pleno proceso y a su papá lo dejaron en la calle por declararse en contra de una guerra. “Mi mamá y su marido eran militantes del ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo). Tuvieron una hija en 1971, María Laura, y otra en 1975, Silvina, que nació en cautiverio. En medio de todo eso, a mi mamá le desaparecieron al marido. Y en 1981, ella logró salir del país con una de las últimas visas para Francia, donde estuvo un año para poder recuperar a mis hermanas.

Mi papá se fue de Argentina en 1971 para ser corredor de autos. Estuvo viviendo en Brasil, en Estados Unidos y por último en Inglaterra para correr en Fórmula Ford y Fórmula 3. Le iba bien. Había conseguido sponsor para la temporada de 1982, donde se iba a probar en Fórmula 1. No tenía mucha plata y hacía todo a pulmón. También trabajaba de periodista para Carburando, transmitía las carreras desde allá y a veces él competía y después entrevistaba a sus compañeros. Y un día, hablando al aire, se expresó en contra de la Guerra de Malvinas y el Estado británico le congeló la cuenta de banco. Se quedó sin nada de la noche a la mañana y de ahí se fue a Francia.

En 1983, en París, conoció a mi mamá. Había muchas movidas de argentinos exiliados. Todos los jueves hacían una marcha en la puerta de la embajada para reclamar por los desaparecidos. Y ahí se vieron algunas veces, aunque la primera vez fue en el subte. Mi viejo no tenía un mango y tocaba la guitarra, ahí la conoció a mi mamá”.

Esta tenista con doble nacionalidad no solo impacta con la historia de su familia, también lo hace en su carrera profesional. Tiene un doctorado de biología molecular y llegó a estar en el top diez de París. Pero cuenta que llegó a este deporte solo por sus ganas de estudiar otro idioma.

¿Cómo iniciaste tu carrera?

Cuando terminé la escuela primera tenía que anotarme en otro colegio y en Francia, para evitar la concentración de los mejores alumnos, lo que hacen es que cada ciudad está dividida en barrios y cada uno tiene un colegio asignado, entonces vos no te podés salir de ese círculo, a menos que vayas a escuela privada o que pidas un colegio específico. Y bueno, en el colegio estudias dos idiomas, en casi todos te dan inglés y alemán, y en algunos (muy pocos) tenés, como por ejemplo, italiano. Y como yo era bilingüe, quería aprender italiano. Había un colegio que me quedaba cerca y daba ese idioma pero yo estaba justo en el límite y no podía anotarme. Pero como tenían un convenio con el club de tenis de mesa de la ciudad, me metí por ahí. Me acuerdo de haberle dicho a mi mamá que no quería terminar jugando sola, en una mesa, frente a una cámara de televisión, lo que estoy haciendo ahora, jaja. De hecho me preguntaron cuál era mi motivación para estar en esa escuela y yo, como buena hija que no miente, dije que solo quería aprender italiano. Así que tuvo que llamar mi mamá, decir que yo tenía muy buenas notas y convencerlos. Me aceptaron y así arranqué.

¿Y cómo llegaste al seleccionado argentino?

De Argentina no conocía a nadie. Yo jugaba en Francia y estaba entre las mejores de la región. En el 2005, para mi cumpleaños de 15, viajamos al norte argentino y la invitamos a mi entrenadora y ella fue la que tuvo la idea de buscar algo en el país. Ahí nos contactamos con River, fui a jugar con Kim Hae Ja, una histórica del tenis de mesa que me dio una paliza bárbara, y quedamos en contacto. Después volví en el 2008, mandé un mail a un entrenador de la federación contando quién era y me invitaron para entrenar. En el 2010 ya me asenté en Argentina pero no pude competir en el Nacional porque no tenían cupo para Capital Federal. Recién dos años más tarde pude jugarlo. Lo gané, salí campeona individual y en equipos y ahí se me abrieron las puertas. Me invitaron para un selectivo en 2013, entré primera y ahí empecé a competir para la selección.

Los Juegos Panamericanos se están llevando a cabo en Lima, Perú, y Argentina jugará del 4 a 10 en la Villa deportiva nacional, Videna. Camila mostrará sus habilidades en dobles mixtos, dobles femenino, equipos y en individuales. El domingo participará por segunda vez en esta competencia y quiere dejar a la Argentina en lo más alto del podio tras recuperarse de una lesión.






Temas relacionados

Camila Argüelles   /   Tenis de mesa   /   Juegos Panamericanos   /   Dictadura cívico-militar-eclesiástica   /   Deportes   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO