Política

ELECCIONES 2015

Campeche: radiografía ante el escenario electoral

Este 7 de junio miles de campechanos son llamados a las urnas por los diferentes partidos para llevar adelante unas elecciones que sirvan de legitimación a un régimen desgastado.

Leah Muñoz

@DanmunozDan

Domingo 7 de junio de 2015 | 18:09

El día de hoy en el estado de Campeche lo que el gobierno está poniendo en juego es la elección del próximo gobernador, 21 diputados de mayoría relativa, 11 alcaldes, 11 regidores de ayuntamientos y 20 juntas municipales.

Estas elecciones se dan en un contexto donde el régimen viene intentando cerrar una crisis política de representatividad que cuestionó el movimiento por Ayotzinapa, y que ahora la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y el Movimiento Popular Guerrerense están poniendo en cuestión con sus acciones de boicot llevadas acabo en diferentes estados.

En varios estados del país, desde días anteriores ya se ha llevado el desplegado de elementos de la policía, gendarmería y el ejército; esto como una medida, tomada por el Instituto Nacional Electoral, que busca amedrentar y reprimir las manifestaciones que repudian la trampa electoral y, a la vez, obligar la realización de la misma.

En el estado, el Instituto Electoral del Estado de Campeche (IEEC) señaló el viernes pasado que 220 casillas estaban en riesgo de no ser instaladas ya que 6 municipios de los 11 son focos rojos para que se realicen las elecciones, por lo que los comicios podrían suspenderse sin reanudarse.

Ante esto, además de mantener bajo vigilancia los diferentes puntos, la Fiscalía General del Estado y la Secretaría de Seguridad Pública y Protección mantienen la posibilidad de desplegar a las fuerzas represivas, Policía Federal y Ejército Mexicano, para garantizar unas elecciones que en todo el país ya están manchadas de sangre.

El estado de Campeche desde hace más de 80 años es gobernado por el Partido Revolucionario Institucional. El gobierno saliente de Fernando Ortega Bernés deja a Campeche con problemas educativos, con el 45% de la población en la pobreza, ataques a los trabajadores y con la mayor deuda como ningún otro estado, con un incremento en el 71.2%, debido a las bajas en la venta del petróleo.

La inversión de millones de pesos en un bombardeo de propaganda y spots para que la gente asista a votar es como el régimen intenta darle oxígeno a una democracia degradada que lo único que ha hecho es militarizar el país y votar reformas que atentan contra los intereses del pueblo trabajador.

En Campeche, el principal estado petrolero del país, la reforma energética ha dejado el despido de más de 10 mil trabajadores petroleros, y el ataque a las garantías de su contrato colectivo de trabajo, que serán la mano de obra de las empresas privadas con sueldos cada vez más precarizados. Estos despidos son el inicio de los planes de ir desapareciendo un alto número de plazas.

Sumado a esto, las condiciones en las que trabajan los petroleros son de peligro sin que esto interese a ninguno de los partidos.

El pasado 5 de mayo, en la sonda Campeche, la plataforma PAE Troll Solution, de la empresa Typhoon -propiedad del empresario Ricardo Salinas Pliego-, dos trabajadores murieron por el ladeo de una de las piernas de la estructura. De igual forma el pasado 1 de abril se registró un incendio en la plataforma marina Abkkatún que dejó la muerte de 4 trabajadores, y demás lesionados.

Muchos trabajadores han mostrado la desconfianza en los candidatos como expresó el rechazo de los petroleros a la entrada de una candidata a sus instalaciones de trabajo en la campaña electoral.

A este contexto electoral se agregan las manifestaciones que hace unos meses mantenían los trabajadores despedidos de la empresa Oceanografía, contratista de Pemex, que fue descubierta involucrada en un escándalo de corrupción por utilizar facturas falsas de Pemex para obtener créditos del banco. De los 11,300 trabajadores con que contaba, ahora cuenta con alrededor de 1,300; el resto fue despedido y liquidado para no generar pérdidas por su suspensión por el escándalo.

Todos estos problemas estructurales son los que se niegan cuando el gobierno se llena la boca hablando de democracia, y a la vez insiste en que la población asista a votar por alguno de los que luego votan leyes contra los trabajadores y el pueblo.






Temas relacionados

Campeche   /   Elecciones 2015 en México   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO