Cultura

LITERATURA

Cinco grandes poemas de México hoy: “el poeta es un revólver en medio del dolor del mundo”

Una polémica surgió a raíz de la publicación de México 20. La nouvelle poésie mexicaine. Una antología, es siempre una selección.

Domingo 18 de septiembre de 2016 | 14:50

México 20. La nouvelle poésie mexicaine nació a raíz de una promoción de la cultura gubernamental de la cultura “mexicana” en el extranjero. Sus directores fueron Jorge Esquinca, Myriam Moscona y Tedi López Mills y fue difundida en París por Luis Felipe Fabre, Julián Hebert, Oscar de Pablo y Paula Abramo. Esta selección causó una polémica: la selección no fue justificada.

La idea era difundir la poesía joven: en la selección existen poetas de más de 40 años. Un pequeño escándalo. Lo decente de la selección es el prólogo de Phillipe Olle Laprune, es muy ameno y correcto. Aún así, la selección es un enorme absurdo. Una centena de jóvenes poetas desde 2008 son la levadura del futuro y no fueron incluidos en dicha selección.

Evidentemente la selección de México 20 no representa una afrenta a los poetas jóvenes mexicanos. Al contrario: no ser seleccionados para esta traducción al francés constituye un orgullo. Ellos están al margen y son un pequeño embrión del futuro de la poesía en México. Los editores de La nouvelle poésie mexicaine viven en un pequeño terruño imaginario, el futuro de la poesía en México está en las calles y no quiere reconocimientos ni medallas, no busca condecoraciones ni premios.

El poeta es un revólver en medio del dolor del mundo y sus mejores exponentes irrumpieron después del 2012 y no están en dicha selección: ni lo buscaron. No viven de becas del gobierno, ni de proyectos del Fondo Nacional para las Cultura y las Artes (FONCA) y sin embargo, escriben poemas fascinantes, han organizado festivales y viven más allá de las 4 paredes de una oficina de una secretaría: su oficio verdadero es la poesía.

Sus textos se leen en las calles, impulsan cartoneras, irrumpen en actos callejeros, usan megáfonos y son parte de lo mejor de una generación que enfrentó los ataques de un sistema que nos aniquila. El veterano Edgar Artaud, poeta infrarrealista, dijo que desde 2012 surgió en México un movimiento poético irreverente, contestatario y global parecido al de los de 1960.

La red de los Poetas Salvajes congregaron en México algunos de sus brotes pero hoy podemos decir que sus obras de madurez exceden una proyección juvenil y serán consultados por los investigadores del futuro, como decía el joven poeta Yaxkin Melchy. En 2013 dejaron un pequeño documento visual: el documental El poeta es un revólver en medio del dolor del mundo en el que se puede ver una generación de la nueva poesía mexicana. Si en Chile el movimiento estudiantil y juvenil dejó diversos grupos de Hip Hop, en México contundentemente lo que dejó el fenómeno juvenil que comenzó con #YoSoy132, fue la poesía.

Son cientos con nombres fascinantes, son un zoológico pequeño: Augusto Sonrics, Mallinalli Balazo, Mosca Terremoto,La Cínica Chávez, Karloz Atl, Juan Perro, Nimay Caitanya Das , Rayénari Radha Kanta, Lorenza Franco Rolón, Fred Cancino, Jaime Tzompantzi, Sara Raca, Jesús Turbina, Kev Mara, Diego Espíritu, Alan Casas, Yaxkin Melchy, Nydia Pando, Ewor Unounouno, Lorena Jamás, Ahuizotl.

Del centenar de poetas de esta generación queremos hablar de cinco poemas. No constituyen una selección, pero requerimos su lectura: son sólo cinco grandes poemas de una infinita constelación de lo que hoy podemos llamar la poesía en México. Son los poemas de 5 jóvenes autores: Genkidama, David Meza, Yaxkin, Javier Raya y Lorenza Franco. Estos 5 poemas de forma independiente han marcado los nuevos tiempos de la poesía del futuro. Sus poemas divergen: unos son más experimentales, otros más contestatarios, otro más son un espíritu, uno que otro son un manifiesto. Son tan sólo una muestra de lo vigoroso de la poesía que se escribe en el país, como un revólver.

El de David Meza es un verdadero Manifiesto, el de Javier Raya es una bomba molotov épica que se leyó en las manifestaciones por la presentación de los 43, Genki requiere conocerle: él es un pequeño poema, los versos de Yaxkin son ser discutidos un día en repetidas ocasiones, los de Lorenza para guardarlos como pequeñas reliquias llenas de recuerdos. Acá cinco textos y videos en medio de una constelación.

Uno
David Meza: "El Manifiesto a las próximas generaciones" (Extracto)

Quiero que la poesía se confunda con la narrativa y la narrativa con un tratado científico y este con un nuevo sistema planetario
Quiero que mi clase social sea la vida
Quiero que los poetas tengan miedo a la inmortalidad y a la permanencia
Quiero ser llamado universitario no por estar en la universidad sino por estar en el uni-verso
Quiero que el poema se confunda con un tratado filosófico o un tratado político o un venado herido en la mitad del bosque
Quiero que mi nacionalidad sea la vida
Quiero que cuanta persona lea este manifiesto lo destruya y construya otro más auténtico y hermoso
Quiero que los grupos literarios de esta época contemplen entre sus integrantes a las rocas y a los ríos y a los superhéroes del espacio
Quiero que los artistas arrojen sus obras a los mares y comiencen a escribir sobre sus cuerpos
Quiero que mi edad sea la vida
Quiero que la literatura universal sea llamada en el futuro la historia de la preliteratura
Y quiero que los poemas más hermosos de mi generación sean escritos en las paredes del metro.

Dos
Javier Raya: "Disentimientos de la nación" (Extracto)

Disiento cuando dejo de creer en tu himno:
no, patria, no soy un soldado que en cada hijo te dio,
no soy un hijo de ningún concepto nacional
aunque retumben en sus centros la tierra, Masiosare,
porque no puedo estar a favor de tanto
bélico acento.

Cuando dices que los índices de pobreza
están bajando, mientras el señor de los mazapanes
a la vuelta de mi oficina
me grita “tengo hambre”, como si me culpara,
justamente, yo disiento.
Cuando la imagen del señor
de los mazapanes se me confunde
en la cabeza con la del señor
de los cielos, y me dices que vamos ganando
la guerra civil, la lucha contra el narco, yo disiento.
Cuando veo que es más fácil en este país
conseguir mota, perico, pastas, polvo, piedra
que una hoja rosa del IMSS,
que una ficha para la universidad,
yo disiento.

Yo disiento de tu versión de la salud
como enfermedad que se cura a balazos.
Yo disiento de tu versión de la educación
que deja a las mentes más brillantes
de mi generación
condenados a empleos de telemarketing
o viviendo con sus padres hasta los 30,
cogiendo sin hacer mucho ruido

Tres
Yaxkin Melchy: "Niños, les voy a cantar un poema"

niñ@s les voy a cantar un poema

Hace falta locura en el mundo mexicano hacen falta banderas que salgan de los cuatro puntos cardinales que son notas sonoras Hace falta un teclado infinito para ponerse a brincar y romper toda la música porque la música ya estaba rota y hay que romperla más porque la vida ya estaba rota y hay que romperla más porque la familia ya estaba rota y hay que romperla más porque el lenguaje ya estaba roto y hay que romperlo más porque en lo roto está nuestra hoguera nuestra hermosa llamarada que es como una flor de fuego que crece en la basura porque ya no hay agua porque ya casi no hay estrellas porque han matado a todos los perros callejeros y ahora tenemos que llenar ese espacio con vagabundos porque los edificios ya se han hundido porque las escuelas ya están hundidas y las universidades no asoman nada ni una luz para el futuro porque es hora de atrapar con los corazones las palabras como si los corazones fueran atrapamoscas como si nosotros fuéramos plantas carnívoras devorándolo todo devorando todos los libros las canciones los grafittis y no pueden decirnos nada y pueden reprochárnoslo todo hemos sido cada vez más delincuenciales porque nos revolcamos haciendo el amor delincuencialmente porque nuestros pezones son flores porque tus pezones son flores porque la garganta es el sombrero de un mago porque solo había conejos en nuestro corazón porque la vida está cada vez más a la baja y la rutina se cotiza mejor en el mercado porque este ya no es un grito ni un chillido porque nos debemos quedar mudos escuchando este poema como si tuviéramos que llenar luego un cuestionario porque debemos o deberíamos en- tender de alguna manera qué hacemos aquí pero no sabemos ni por qué estamos aquí abriendo un hoyo a la bandera nacional haciendo un terrible escándalo con los minutos entregados en vez de estar recitando los más lindos poemas de amor porque esto es un poema de amor un poema del mayor amor posible que es el amor que se le tiene a lo que aún no se sueña que es el amor que se le tiene a tu niño del futuro el amor que se tiene a la poesía pero a una poesía de la vida un amor que no es a la patria ni al aula ni a un estilo de vida sino a los cuadernos ray- ados a los cuadernos dibujados y apuntados con nombres que luego no podemos borrar y teléfonos que ya no recordamos y pequeñas cartas que nos salvan otras veinticuatro horas porque fumamos y nos gusta porque nos emborrachamos y luego no nos gusta pero tampoco nos gusta cantar el himno nacional y preferimos litros de cervezas vaciándose en la fiesta y entonces entonamos cualquier nuevo himno nacional porque como dijo mario santiago no queremos que nos oculten como a un niño marica a vivir en un barril sin fondo barril sin fondo barril sin fondo repetimos repetimos hasta que se acabe la humanidad no entendí nada no entendimos nada sólo entendemos que cuando vengan los extraterrestres y encuentren esta casa hecha un enorme chiquero nos dirán qué de malo hemos hecho y quizá entonces estemos corriendo desnudos acariciándonos desnudos abotonándonos unos zapatos rotos y quizá estemos drogados demasiados drogados o hayamos visto demasiadas películas sin saber que esto también era una película o hayamos leído tan- tos cómics sin saber que esto también era un cómic anime con chicos y chicos besándose y chicas y chicas besándose y todos besándose y así irnos excitándonos para besar a los más lindos y a los más feos y así irnos provocando unas ganas inmensas de cantar en la oscura habitación con las estrellas apagadas con el universo apagado con la máquina de luces encendida porque si estuviera triste escucharía una y otra vez la misma canción una y otra vez la misma canción pero ya ni nos dejan hacer eso y seguimos tristes y en nuestra mente tenemos unas ganas demasiado hermosas demasiado radicales y demasiado desesperadas de cantar de cantar de cantar de cantar

Cuatro
Genkidama: NOVA ZEZZY

es un orto sin personalidad/ línimo vreniac estofado
& sebudo/ marica román ex agente de la kgv
dro boris arrg sin expectativas/ bailando techno de mierda
brillantísimo rufi pateando el umbral/ caroso guai & taxi draiver
añicos de satín yang i tasajo/ vhs tragamundos/ cualquiera diría
es un rapid ext basipta jugando nintendo 64
& al margen del éxtasis echando hunos con barbacoas telépatas al ornitorrinco

cualquiera diría & mojándose la mui chairos & sin rostro/ melenudos sudados

como helados de vómitos/ fumarían la pan de curros diarreicos i no
es un rabo culposo i lamo intermitente/ esnifándose
la cosmética vulevu de los panter cuirs que guitarras & salo
como un rengo chorro nurse/ se mula rancio bromato
sarco lup dei novro & piensa en memfis/ se pudre huichol i
mui alterado graspa las dentas del barracuda al mando

saico nomás entre riscos/ delfín yori en trusa tam tam
coi esp & todos preguntan.

Cinco:
Lorenza Franco "Arde ya la yedra"

Profecía de la era eléctrica, donde escondes la armonía ptagoórica de las parcelas del silicio?, la historia del enigma que haz venido a descifrar, lo leeremos entre blogs ACHETEMELE donde estás, palabra mutando imágenes destrucción e implante, dónde estás enigma en el INTERNET¿ acaso llegaremos a los dioses inscritos en la lluvia apocalíptica la yedra eléctrica vendrá, y auto corren en un run run run, que se cargan y recargar con la glándula pineal de la clavija, la yedra eléctrica, nueva era posterior a la de bronce...






Temas relacionados

Literatura mexicana   /   Poesía   /   Literatura   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO