Sociedad

Mendoza

Con estadísticas no se resuelve la crisis educativa

Jueves 11 de septiembre de 2014

El ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, junto a los ministros de educación de todo el país se reunieron en Mendoza y aprovecharon para anunciar la "obligatoriedad" de la Sala de 4 y presupuesto para tal fin. Presentado como un gran anuncio, no pudo, sin embargo, esconder una tremenda realidad de la provincia en este nivel: la existencia de los SEOS, servicios educativos financiados por el Estado, a cargo de ONG, Iglesias, empresas y punteros políticos, que cubren el bache de la falta de edificios y ofertas educativas para el nivel, sobre todo en los barrios populares, con formas de contratación completamente precarias y sin ningún derecho laboral.

Ampliar pero sin invertir en serio

Este nuevo intento de mejorar las estadísticas no resuelve la crisis educativa. Para este modesto parche invertirán unos modestos 750 millones de pesos. Mientras los “pagadores seriales” se jactan de que ya dilapidaron u$s 190 mil millones en la deuda externa.

El ministro Alberto Sileoni dijo que el plan es construir 4000 aulas en un plazo de dos años, para albergar 100 mil niños. Sí, las cuentas no dan. Pero, además, sería importante recordar que en todo el país unos 600 mil chicos de 3 y 4 años no tienen vacantes en el nivel inicial (considerando que son datos del Indec). Como anunció Kicilof, solamente en septiembre: “Vamos a pagar (....) 200 millones de dólares. Los tenemos. Queremos pagar y lo vamos a hacer". Estamos hablando, que dólar oficial mediante (suponiendo que es de 8, 20) de $ 1640 millones de pesos. Es decir que la preocupación en presupuesto anual, por la extensión de la educación y la inclusión es de prácticamente la mitad de los fondos que quieren destinar al pago de los vencimientos, solamente de septiembre. Es decir, un 0, 2 de lo destinado a la deuda es lo que, según Sileoni, garantizaría mejores condiciones de aprendizaje e igualdad, y disminuiría la repitencia.

Sin hablar que, Ley de Educación Nacional mediante, copiado textual de la, para incluso los k, nefasta Ley Federal de Educación, serán las provincias las que deban asumir la responsabilidad financiera, reproduciendo desigualdades a nivel nacional. Para muestra basta un botón y son, por ejemplo las provincias de Tucumán, Formosa y Misiones las que menos cobertura de nivel inicial tienen. Entre los niños de 3 y 4 años, cubren sólo el 30.2, 26.8 y 25.6% respectivamente.

Todo un negocio para las escuelas privadas

La sala de 5 ya es obligatoria en nuestro país, y como todo discurso vacío, es el pueblo trabajador el que sufre los padecimientos para garantizar lo que se vota desde las cómodas sillas del Congreso recorriendo escuelas, acampando para pelear por una vacante, y teniendo, en última instancia que recurrir a la privada.

Para la obligatoriedad de la Sala de 5 incluso se cerraron salas no obligatorias, para poder conseguir aulas. y paralelamente se ha dado un crecimiento de la matrícula privada, y particularmente las subsidiadas escuelas parroquiales. Solamente el Obispado de San Isidro, en la Provincia de Buenos Aires, tiene 55 colegios, con 30 mil alumnos y 4 mil empleados, entre docentes y no docentes. Además están habilitados por la LEN para conseguir aportes y donaciones patronales de empresas que se meten en la educación y disponen de voz para orientar el contenido de la Educación. En la década ganada la escuela pública ha perdido el 15% de su matrícula a manos de la educación privada y el 25% por ciento del sistema educativo nacional ya es privado.

Por los números, no por los pibes

Pero mientras el discurso oficial habla de inclusión y crecimiento de matrícula cualquier docente a lo largo y ancho del país sabe que los números son mentirosos. Se esconde que hay una deserción encubierta. Los números de las estadísticas no pueden esconder esta realidad.

Allí donde hay edificios, docentes y alumnos, la mayoría de las veces son las comunidades educativas las que se hacen cargo de pintar escuelas, arreglar instalaciones eléctricas, de gas, realizar peñas, fiestas, ferias para juntar dinero y comprar elementos básicos para desarrollar las actividades pedagógicas.
Mientras tanto, y con los sindicatos docentes atados al gobierno nacional, las condiciones de enseñanza /aprendizaje empeoran día a día. Ahora este anuncio anticipa otro lastre para familias y docentes: conseguir vacantes, esperar a que se construya una escuela, esperar la partida para la creación de cargos y que los cargos no sean contratos precarios. Estos anuncios son una buena oportunidad para recordar que la pelea por la universalización de la educación desde los 45 días, el aumento de presupuesto en base al no pago de la deuda externa y quita de subsidios a la educación privada, que haya planes de obras reales, y en base a las necesidades, controlados por la comunidad y los docentes y pelear por las condiciones laborales y el salario, ya que otro problema que se suma es la falta de docentes y el enorme avance de la precariedad en educación.






Temas relacionados

Alberto Sileoni   /   Educación   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO