Internacional

MÉXICO

Continúan los despidos y los cierres

Aunque invisibilizados por los medios masivos de comunicación, los despidos, recortes y cierres de empresas nacionales y extranjeras, continúan. La canadiense Bombardier, la mexicana PEMEX, entre otras, son solo algunas de las empresas que han comenzado el año anunciando despidos y recortes. Otras como la minera mexicana Paradox, en Sinaloa, cierran y dejan en la calle a cientos de trabajadores.

Jorge Piña

México D.F.

Viernes 23 de enero de 2015

Bombardier: Medidas precautorias

Debido a la falta de demanda en su modelo de avión ejecutivo Lear jet 85, la canadiense Bombardier, anunció que despedirá a mil trabajadores de sus plantas de México y Estados Unidos como medida ante la baja rentabilidad. En México la planta en Colón, Querétaro, inaugurada en 2010, es la que se encarga de fabricar el 85% del Lear jet, con lo cual será en México donde ocurra una buena parte de despidos.

2 Mineras, 770 despedidos

Todavía no termina enero y dos empresas mineras, una canadiense y una mexicana, han decidido cerrar sus operaciones en dos minas, despidiendo a cientos de trabajadores.

Propiedad de la empresa canadiense Aura Minerals Inc., la mina Aranzazú, ubicada en el municipio de Concepción del Oro, Zacatecas, cerró “temporalmente” todas sus operaciones. En un comunicado emitido por Aura Minerals desde Toronto, Canadá, la empresa justifica el cierre debido a que su filial en México no ha sido capaz “de generar internamente o recaudar la financiación necesaria en el entorno de la minería y el precio de los productos básicos”, así como los recursos “para mantener o ampliar las operaciones actuales”. Debido a esto 400 trabajadores más se quedaron sin empleo.

El otro caso es el del cierre definitivo de la mina Paradox dedicada a la extracción de hierro, en Choix, Sinaloa, que ha dejado a 300 trabajadores desempleados. Ya desde diciembre del año pasado Paradox, propiedad de los empresarios mexicanos María Hermila Márquez Rodríguez y su esposo, Rodrigo Herrera Franco, había dejado de otorgar el pago a los trabajadores.

Uno de los despedidos denunció “Nos despidieron, nos sacaron, y no nos liquidaron.” “Fuimos a Los Mochis (cabecera municipal de Ahome) y el licenciado Rodrigo (uno de los dueños) nos dijo que no hay dinero.”

A su vez, Goldcorp, también de origen canadiense y operadora de la mina Peñasquito en el municipio de Mazapil, Sinaloa, con una planta de 3 mil trabajadores, anunció recientemente que “analiza la posibilidad de despedir un número aún indeterminado de trabajadores” so pretexto del bloqueo que realiza un grupo de ejidatarios que exigen la construcción de una carretera y de un hospital, entre otras cosas, en dicho municipio.

Pemex y su política de austeridad

Recién inició el año 10 mil trabajadores subcontratados de PEMEX en Ciudad del Carmen en Campeche, fueron despedidos debido a la “política de austeridad” de dicha empresa ante la caída internacional del precio del petróleo. Esto, como primer medida del plan del gobierno federal y la paraestatal para despedir a 60 mil trabajadores en un lapso no mayor a dos años.

Para el dirigente sindical de los trabajadores petroleros, Carlos Romero Deschamps, los 10 mil despidos son justificables ya que” los despedidos no eran trabajadores sindicalizados”. Y Por su parte el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, entiende la medida tan solo como un desajuste temporal, tras asegurar que “al ser trabajadores calificados podrán encontrar empleo en alguna de las empresas petroleras trasnacionales que iniciarán operaciones en el país gracias a la reforma energética”.

Sin embargo estos despidos no son más que la consecuencia ineludible de la reforma energética que fue aprobada apenas el año pasado y que tiene como fin último abrir el sector energético a la inversión privada nacional y extranjera. Lejos quedan los grandes discursos y la campaña mediática donde el gobierno peñista prometía “generación de empleos”, porque lo que se viene son más recortes y despidos para los trabajadores de PEMEX.

2015 ¿y el trabajo?

En los esfuerzos mediáticos realizados por el gobierno de Peña Nieto para impulsar sus reformas estructurales en 2014, se prometía por ejemplo que con la reforma energética se podrían generar miles de nuevos empleos. Sin embargo, la realidad en 2015 es muy distinta, ya que los ataques a las fuentes de trabajo en las áreas de servicios, industrial y energéticos amenazan con convertirse en la piedra de toque de la rentabilidad empresarial. Esto deja en claro que ante la crisis económica y los bajos costos del petróleo internacional, la apuesta del gobierno y los empresarios es que los trabajadores paguen los platos rotos.






Temas relacionados

Trabajadores   /   Despidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO