Mundo Obrero

CRÓNICAS

Cosas de desocupados

Viernes 17 de octubre de 2014

Lunes por la noche, me llama mi amigo Gabi.

  •  Poné C5N, está Christian Castillo debatiendo con uno del Frente Para la Victoria por el conflicto de Lear y un par más. Está re-sacado Castillo.
  •  No tengo tele, le dije
  •  Para que acerco el celu a la tele. ¿Escuchás ahí?
  •  Si si, perfecto.

    De fondo se escuchaba al Chipi Castillo indignado, diciéndole a Lorenzino, el diputado del gobierno. "Desde la izquierda luchamos por defender las fuentes de trabajo y donde está la izquierda se hacen públicos los despidos y se lucha por su reincorporación". Lorenzino parecía un loro, repetía y repetía siempre lo mismo: "este gobierno defiende la fuentes de trabajos logradas con la reactivación económica y la izquierda no confía en el sistema y usa a los trabajadores generando el conflicto, es su forma de militancia". Castillo lo rebatía: “¿es falso lo que estás diciendo, el conflicto lo generó la empresa con los despidos ilegales y si ustedes defienden las fuentes de trabajo como vos decís, por qué no reincorporan a los 40 despedidos de Lear con innumerables fallos a favor, así no hay mas conflicto?". Lorenzino seguía: “ustedes solo quieren cortar la Panamericana y hay otros métodos y formas de lucha”. Y vuelve a repetir como loro “la izquierda quiere generar desestabilización”. No dice "caos" porque sabe que es una frase típica de fachos; ellos y el relato son “progresistas”.

    El relato supera la ficción

    El método del gobierno para mantener los puestos de trabajo es sencillo: se trata de no hacer nada cuando las empresas despiden, y reprimir a los que reclaman. El problema “no existe”.

    Hoy estoy desocupado, perdí la cuenta de los meses. Mientras camino hacia los buitres de las agencias, se me viene a la mente un programa de TN que conduce María Laura Santillán. Resulta que la conductora había invitado a los manager de las agencias de trabajo, “expertos en selección de personal" (para no decir buitres negreros). Todos decían lo mismo, se dirigían al espectador con el mismo mensaje: no existe el problema del desempleo en Argentina sino simplemente de actitud. Entonces pienso: ¿será una ilusión óptica producto de nuestra mente? ¿un espíritu de vagos? ¿O será que no me estoy vendiendo bien...?

    No solo de mentiras vive el hombre

    Vivo en zona norte del Gran Buenos Aires. Todos los días paso por la Panamericana y veo la carpa de los obreros de Lear, tengo un amigo que está suspendido de la Peugeot hace un año y cobra el 60% del sueldo, otro que trabajaba en la autopartista Johnson Controls y lo despidieron hace un tiempo. Bueno, pienso, capaz que exagero y no es tan así la realidad, seré yo que debo ser muy vago para conseguir trabajo. Llego a la consultora y veo media cuadra de cola. "Ya fue, me vuelvo a mi casa" es lo primero que te viene a la mente, pero casi por inercia uno empieza hacer la cola con la esperanza de que por ahí es tu día. En la cola uno se entera de todo y te encontrás con todos: yo trabajaba en Gestamp, yo en Lear, yo en Sancor, yo busco y no hay nada, yo hago changas hace 3, 4, 5 meses que no trabajo. Y así...

    Ese día tuve la suerte de conseguir una entrevista, pero a la hora me llamaron para cancelarla y decidí ir igual. Eramos 4 los postulantes para un puesto.
    La espera se hacía eterna. En la oficina de Recursos Humanos era la cita. De fondo se escuchaba una conversación entre un jefe de planta y un administrativo. "¿Lo despido hoy o mañana? preguntaba el administrativo. "No mejor esperemos hasta mañana que seguro no va avisar y lo despedimos con causa”, decidía el jefe de planta.

    Los que estábamos en la espera nos miramos entre todos con sonrisa cómplice que decía “ahí está la vacante por la que venimos”. Sin decirlo, se desataba una lucha entre nosotros para ver quien se quedaba con el puesto. Parecíamos nosotros los entrevistadores, para sacar data y saber de las condiciones del competidor: ¿cuántos años tenés?, ¿ya trabajaste en esto?, ¿cuanto vas a poner de remuneración pretendida?
    ¡Nos estábamos probando la ropa del difunto!

    Pasado el momento nos quedamos cara a cara, un rato largo, esperando que la verdadera entrevistadora termine de hablar sus 25 minutos por teléfono. Ahí empezamos a conversar temas típicos de los busca trabajo ya crónicos. Surgen todo tipos de teorías, tácticas. Jorge dice "trabajaba en Sancor y hace 4 meses que no trabajo, salgo a buscar solo los días que tengo plata, los lunes y martes. Ahora dicen que hay que dejar directo en las fabricas (táctica), son tantos los postulantes que las empresas no tienen necesidad de las consultoras( hipótesis teórica) y así se ahorran plata. Dice José que "estaba trabajando en un puesto en José C. Paz y me pagaban $90 por día, y un sándwich de milanesa sale 30 pesos”.
    Inmediatamente hicimos una ecuación matemática: 2 milas = 60 + 10 de sube + 10 de coca + un Phillip Morris = 90$

  •  Pero no alcanza ¡faltan 50 centavos!, dijimos todos entre risas.
    Cosas de desocupados…




    Temas relacionados

    Lear   /   Desocupados   /   Christian Castillo   /   Mundo Obrero

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO