Política México

JALISCO

Crisis en Jalisco por "tráiler de la muerte"

El hallazgo de los casi 300 cuerpos abandonados en contenedores de tráiler en Jalisco es una muestra de la situación que se vive en el estado, producto de la "guerra contra el narco" y la militarización.

Lunes 24 de septiembre de 2018 | 13:26

El Gobierno de Aristóteles Sandoval intenta cerrar rápidamente el caso de los contenedores ambulantes encontrados en Jalisco la semanada pasada con alrededor de 300 cuerpos y que estaban al resguardo de la Fiscalía General del Estado, cesando a los titulares de las dependencias que supuestamente estaban a cargo del resguardo y cuidado de los cuerpos.

Lo anterior evidencia la negligencia y el trato indignante que se le da a cuerpos no identificados en el tercer estado con más desaparecidos en el país, sólo después de Tamaulipas y el Estado de México.

La utilización de contenedores refrigerantes para almacenar cientos de cuerpos no identificados desde al menos un par de años debido a la saturación del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), es ya por sí mismo escandaloso. Evidencia el brutal aumento en el número de asesinatos en el estado a tal grado que se triplicó la capacidad de almacenamiento de cuerpos en la morgue del IJCF y el nulo interés de las instituciones por resolver el problema.

Pero como si la idea enferma de solucionar el problema rentando contenedores refrigerantes durante años no fuera suficiente, debido a una visita próxima de la Comisión de Derechos Humanos, los altos funcionarios tomaron la decisión de mover los cuerpos lejos del IJFC a otros almacenes y predios como si se tratara de una mercancía incómoda y no de los cuerpos de un padre, una madre, un esposo o esposa, una hija o un hijo que son buscados por sus familias.

Aristóteles Sandoval ha querido ocultar los terribles estragos de la militarización producto de la “Guerra contra el narco” como quien quiere tapar el sol con un dedo y así cerrar la crisis que se le abre en el Estado de Jalisco por el atroz actuar de las instituciones a su cargo.

A eso responde el cese del titular del IJCF, Luis Octavio Cotero Bernal, y del Fiscal General del Estado de Jalisco, Raúl Sánchez Jiménez, así como de las promesas de resolver el problema de la capacidad de resguardo para mediados del mes de octubre, medida que bien pudo haberse tomado hace un par de años cuando se rentaron los primeros contenedores.

Los organizamos de derechos humanos así como las organizaciones de familiares de desaparecidos le exigen al gobierno un trato digno para los cientos de cuerpos que se encuentran bajo su resguardo, así como facilidades para los trabajos de identificación de los mismos.

La reciente noticia de la creación de nuevos espacios para el resguardo de los cuerpos de personas no identificadas no disminuye el reclamo de los cientos de familias que exigen la aparición con vida de sus seres queridos, así como el fin de la guerra contra el narcotráfico que ha traído consigo las monstruosas cifras de muertes y desapariciones con las que nos enfrentamos día a día.

Lo que ahora se necesita en el estado de Jalisco y en el país entero no es el aumento de espacios para el resguardo de cuerpos de personas no identificadas sino el fin de la guerra y la respectiva identificación de los cuerpos así como la entrega de ellos a sus familiares. Esto sólo será posible con la movilización independiente de los familiares de desaparecidos, estudiantes, las mujeres y el pueblo trabajador en perspectiva de levantar un gran movimiento nacional contra las desapariciones forzadas, la militarización y la guerra contra el narcotráfico.






Temas relacionados

Aristóteles Sandoval   /   Política México   /   Desaparición   /   Desaparición forzada   /   Jalisco   /   Desaparecidos y desaparecidas   /   Desaparecidos por la policía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO