Sociedad

ECOLOGÍA Y SOCIALISMO

Destrucción ambiental: ¿por qué el estalinismo fracasó en cumplir con medidas ecológicas?

En el debate de cómo enfrentar la crisis climática, el legado del llamado "socialismo real" siempre se pone en la palestra. La economía en los estados burocráticamente deformados ciertamente no cumplió con las necesidades ecológicas necesarias. ¿Por qué fue así?

Jueves 26 de noviembre de 2020

Foto de Wendelin Jacober en Pexels

Reproducimos a continuación este artículo publicado originalmente en nuestro sitio hermano en alemán, Klasse Gegen Klasse en torno a la discusión sobre socialismo y medio ambiente.

El principal objetivo en el debate sobre el cambio climático y la degradación ambiental es encontrar una salida a la crisis. La creciente explosividad del cambio climático y las acciones del movimiento Fridays For Future han puesto el tema en la agenda política cotidiana. Es claro que para muchos el “business as usual” no se puede reconciliar con los límites ecológicos del planeta. En vista del creciente fracaso de las instituciones burguesas de contrarrestar con seriedad la catástrofe climática, surgen dudas sobre si el capitalismo siquiera puede tener armonía con los límites ecológicos, en especial entre la juventud hay una rabia creciente de que las promesas magnánimas de los Acuerdos de París son en su mayoría papel mojado.

En el debate sobre si el capitalismo, sus partidos e instituciones no son parte de la solución, sino del problema, se discute cada vez más la cuestión de las alternativas. Para presentar el capitalismo como carente de alternativas, se suele hacer referencia a la gran destrucción del medio ambiente en la Unión Soviética y en los demás países denominados del "socialismo real".

Esto es contestado por los eco-socialistas diciendo que en el "marxismo clásico" había un pensamiento general sobre el progreso. Christian Zeller argumenta en su libro Revolution für das Klima (Revolución por el clima) que un pasaje del prefacio de Marx a la crítica de la economía política ha llevado a menudo a malentendidos. En él describe que a partir de un cierto momento las relaciones de producción inhibirían el desarrollo de las fuerzas productivas. Según Zeller, esto sirvió a la burocracia estalinista para justificar la sobreexplotación de la naturaleza.

Sin embargo, es un error atribuir todo el asunto a una mala interpretación. Estaba mucho más en línea con los intereses objetivos de la burocracia en los estados obreros burocráticamente deformados para impulsar la industrialización a cualquier costo para poder construir el "socialismo en un solo país". No sólo el aumento de la industrialización, sino sobre todo la extracción extensiva de recursos, tenía consecuencias catastróficas para los ecosistemas sensibles. Estos últimos, en particular, al igual que la colectivización de la agricultura, sirvieron para generar divisas a través de las exportaciones a los países capitalistas. Para construir el socialismo en un país, la burocracia estalinista dependía urgentemente de las importaciones de los países capitalistas extranjeros.

La "teoría" del socialismo en el propio país, a su vez, correspondía a los intereses objetivos de la burocracia estalinista para actuar como administrador de la escasez. Este papel está estrechamente relacionado con el fracaso de la revolución mundial. Con el atraso de la economía rusa y el aislamiento de la Revolución Rusa, la burocracia levantó lentamente la cabeza para elevarse por encima de las masas. En el árido campo de la revolución mundial, asumió el papel de administrador. La sobreexplotación de la naturaleza para la extracción de divisas fue la base para pretender construir "el socialismo en un solo país".

La victoria en la Segunda Guerra Mundial no hizo nada para cambiar eso. La burocracia estalinista se limitó a exportar su modelo a otros países, donde instaló funcionarios administrativos como casta gobernante, reclutados de los partidos comunistas de los respectivos países que habían huido del fascismo a la Unión Soviética. También aquí la economía se subordinó a la extracción de divisas para conseguir las importaciones necesarias y, por supuesto, también para proporcionar privilegios a la burocracia como casta gobernante.

Te puede interesar: La Segunda Guerra Mundial: una historia de contrarrevolución

Al mismo tiempo, comenzó al inicio de la era de Jruschov [1] un sistema de competencia. Para mantenerse a la par del Occidente capitalista, no sólo invirtió en el sistema de carreteras y promovió la motorización de las masas, sino que incluso luchó en una "carrera a la luna". Fue precisamente esta competencia entre los sistemas, que surgió del papel de la burocracia como administradora de la revolución podrida, la que impulsó sin piedad la destrucción del medio ambiente en los países del bloque oriental.

Como una expresión especial de este período, podemos referirnos al libro Planeta de la Muerte de Stanislaw Lem. En esta novela de ciencia ficción, el joven autor describe, ya en 1954, cómo la Unión Soviética comenzó en 2001 a utilizar la tecnología más moderna para fundir el Ártico con el fin de explotar los depósitos de materias primas que allí se encontraban. Esto parece absurdo, especialmente desde el punto de vista actual, donde son precisamente las corporaciones capitalistas las que todavía pueden ganar algo con el cambio climático con esta estrategia. El gobierno de Groenlandia, en particular, sueña con un auge económico para poder comprar su salida de la antigua potencia colonial Dinamarca mediante la venta de licencias de producción. Irónicamente, hay grandes depósitos de tierras raras aquí, que son precisamente necesarias para las nuevas "tecnologías verdes". El capital sigue haciendo negocios con el cambio climático de dos maneras.

En Revolución por el clima Zeller se refiere al libro de Trotsky Literatura y revolución, en el que, según Zeller, se permite "un concepto de viabilidad tecnológica de gran alcance". Con ello intenta subrayar su argumento de que hay una idea inherente de progreso en el marxismo clásico, sacando a relucir la crítica más aguda a la burocracia estalinista y a la teoría del socialismo en un solo país.

Pero la cuestión es mucho más sobre de quién es el control de la tecnología. En el caso del llamado "socialismo real", estaba en manos de las castas burocráticas que intentaban con su ayuda construir el socialismo en un solo país. La cita de Trotsky mencionada, por otra parte, no se refiere al estalinismo, que distorsionó el concepto de socialismo más allá de su reconocimiento, sino al socialismo bajo gestión democrática por la clase obrera organizada en consejos:

La posición actual de las montañas y los ríos, los campos y prados, las estepas, los bosques y las costas no se puede calificar de definitiva. [...] Si la fe prometió alguna vez mover montañas, la tecnología no le quitará nada a la "buena fe", en realidad removerá y moverá montañas. [...] El hombre se ocupará de la reagrupación de montañas y ríos y corregirá seria y repetidamente a la naturaleza. En última instancia, reformará la tierra a su imagen y semejanza, o al menos a su gusto. No tenemos ninguna razón para temer que este gusto sea malo.

No se refería a la casta burocrática o a la burguesía, sino al hombre liberado. De hecho, toda civilización ha comenzado, incluso la más primitiva, a hacer el mundo a su propia imagen. Siempre fue la imagen de las condiciones imperantes. Zeller dice que, paradójicamente, fue Stalin quien puso en práctica la visión utópica de Trotsky cuando desvió los ríos que fluían hacia el Mar Ártico y permitió que fluyeran hacia el sur. Lejos de ello: a Stalin sólo le interesaba generar más divisas mediante el aumento de los rendimientos de los cultivos para poder construir mejor el socialismo en un país.

En cambio, en una sociedad socialista organizada en consejos, la necesidad fundamental de toda la humanidad de detener la catástrofe climática tendrá un peso central. Sólo si la clase obrera, en alianza con las masas pobres del planeta, debate y aplica medidas integrales y coordinadas, en lugar de dejarlas a la búsqueda del beneficio y la oportunidad del mercado capitalista, existe la posibilidad de revertir el cambio climático. La administración y el control democrático de la producción por parte de la clase obrera es la condición previa y la única garantía para reconciliar las fuerzas productivas con los límites del planeta.

Por supuesto, la sociedad socialista utilizará ayudas técnicas para contrarrestar la degradación del medio ambiente y el cambio climático. Para ello, la sociedad socialista no tendrá que depender de ninguna cura milagrosa. Plantará bosques, reagrupará ciudades y construirá cruces para devolver a la naturaleza el lugar que le corresponde. Trasplantará árboles a capas profundas de la tierra para almacenar el carbono almacenado en ellos. Con la ayuda de la tecnología, imitará los ciclos naturales para devolver el carbono a la tierra, al igual que los mayas una vez hicieron el suelo de la selva tropical cultivable para la agricultura, sólo que a escala industrial.

Los capitalistas, en cambio, sólo quieren utilizar estas tecnologías para ganar tiempo, para poder aumentar aún más sus beneficios, antes de que la catástrofe climática vuelva a ser un efecto yo-yo. El uso de tales tecnologías para influir en el clima significa en las manos de los capitalistas algo completamente diferente que en las manos del proletariado.

Así que vimos cómo la degradación ambiental está relacionada con la tesis del socialismo en un país y el papel de la burocracia. Contra el intento de Zeller de poner a Trotsky y Stalin al mismo nivel en el progreso tecnológico, hemos planteado la objeción de que la cuestión es quién tiene el control de la tecnología. Sin que el poder pase de las manos de los capitalistas a las manos del proletariado organizado en consejos —y no a las manos de una casta burocrática privilegiada— cualquier tecnología, no importa cuán verde sea, se convertirá en su opuesto. Entonces la luz al final del túnel será en realidad sólo el faro del tren que viene. La revolución por sí sola no salvará el medio ambiente, pero sin una revolución socialista el medio ambiente será solamente el interés de lucro de los capitalistas y es seguro que será destruido.



[1Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética de 1953 a 1964; se distanció superficialmente del culto a la personalidad estalinista para negar su propia responsabilidad en la implantación del sistema totalitario.





Comentarios

DEJAR COMENTARIO