Internacional

BRASIL

Diana Assunção: “Estamos en contra del impeachment y de las maniobras y arbitrariedades judiciales”

Entrevistamos a Diana Assunção (DA), directora del Sindicato de los trabajadores de la Universidad de San Pablo (SINTUSP) y dirigente del Movimiento Revolucionario de Trabajadores (MRT), acerca del fallo judicial contra la asunción de Lula.

Jueves 17 de marzo de 2016 | 18:00

El juez que emitió el fallo que impidió la asunción de Lula reconoció haber participado de las manifestaciones por el impeachment de Dilma. ¿Cuál es la posición del MRT sobre la crisis abierta?

“Nosotros del MRT, que estamos por la investigación y el castigo de toda corrupción, y no solamente la de los petistas como quiere la Lava Jato, y que luchamos también en primera fila contra el brutal ajuste de Dilma y el PT, sin embargo nos oponemos a que este gobierno caiga por la decisión de un poder que nadie eligió, como el Poder Judicial. Así mismo de un parlamento dominado por los también corruptos PMDB y PSDB. El PT, al asimilar los métodos de esta democracia de las coimas para gobernar e impedir que los sindicatos luchen contra los ajustes y la impunidad abre el camino para que la derecha se lave la cara con su falso discurso anticorrupción y se fortalezca para imponer ataques aún más duros que los que Dilma ya está haciendo. El poder judicial está actuando para favorecer unos sectores capitalistas contra otros y conseguir mayor legitimidad para implementar nuevos ataques.

Nuestro partido, que es una corriente socialista revolucionaria, que está en contra del sistema capitalista y la corrupción inevitable que este sistema basado en la ganancia implica, se opone a que el gobierno de Dilma sea volteado por maniobras y arbitrariedades jurídicas que buscan desatar la movilización de sectores de masas de clase media acomodada, para intentar acortar los mandatos que no le aseguran ‘gobernabilidad’ para aplicar sus políticas.

¿Y qué alternativa proponen?

Nosotros estamos por una Asamblea Constituyente que barra este régimen político basado en los ataques contra el pueblo trabajador. Luchamos por una Constituyente Libre y Soberana donde plantearemos que se tomen medidas para que la crisis la paguen los capitalistas, y donde también lucharemos por medidas democrático-radicales elementales como la revocación de mandatos por los electores cada vez que un gobierno entre en crisis por perder apoyo de los que le eligieron. Nos oponemos a que lo volteen camarillas corrompidas de parlamentarios y de la justicia como es el caso ahora. Lucharemos por la elección directa de jueces y fiscales por el voto popular y no que sean definidos por los propios dueños del poder cómo es hoy. El jurado popular, una institución que ya existe en Brasil para crimines dolosos contra la vida, debería extenderse también para el crimen de corrupción. Y lucharemos también para que los salarios de políticos y todos los funcionarios públicos sean iguales a los de un trabajador calificado para acabar con los privilegios que existen hoy y por el control obrero en los servicios públicos para acabar con los privilegios que existen hoy. Para nosotros solamente así se puede atacar por la raíz el problema de la corrupción.

El gobierno de Lula y Dilma está lejos de defender los intereses populares. Al contrario, está atacando a los trabajadores. Pero esto no le basta a las patronales esclavistas como la FIESP y los bancos, que piden la renuncia ya de Dilma. Buscan apoyarse en el triunfo del derechista Mauricio Macri en Argentina e de la oposición de derecha en las elecciones parlamentares de Venezuela para forzar una situación más a la derecha también en Brasil. Nosotros sabemos que no lo hacen porque se hayan vuelto ‘democráticos’, sino porque quieren un gobierno con más fuerza para atacar nuestro empleo, nuestro salario y nuestras organizaciones.

Con esta perspectiva de conjunto, rechazamos los métodos ‘bonapartistas’, es decir, basados en instituciones como el poder judicial que nadie eligió. ¿Por qué, a pesar de que Alckmin y Aécio Neves fueran rechazados como corruptos incluso en la manifestación de la derecha el último domingo, la operación Lava Jato no pone escuchas sobre ellos y no hace espectáculos para llevar a FHC preso a declarar? Hasta ahora la Lava Jato está dirigida apenas contra el PT y sus “empresas amigas”, mientras hay numerosos indicios que la corrupción involucra también los políticos de la oposición. Esto es otra prueba más de que el juez Moro, que para muchos sectores de clase madia es considerado un héroe, ataca solo a un sector de los que aparecen en las delaciones premiadas.

¿Y por qué como socialistas revolucionarios se oponen a un ajuste de cuentas entre capitalistas y sus políticos?

DA: Muy sencillo: porque si un ex presidente con el apoyo popular que tiene Lula le pueden allanar la casa y llevarlo a declarar obligatoriamente sin haberse negado a hacerlo, imagínense que nos queda para los trabajadores comunes si se profundiza este método que atenta contra las libertades democráticas más elementales. Esto puede fortalecer y agravar las violaciones a derechos civiles que ya se dan permanentemente en las favelas con las Unidades de Policía Pacificadora implementadas por el PT.

Nosotros, que estamos en contra de la Constitución en la medida en que defiende la propiedad privada de los grandes medios de producción, defendemos las libertades democráticas estén o no consagradas en ella y que son pisoteadas día a día por las clases dominantes. Y luchamos por ampliar esas libertades porque facilitan el camino para la organización de los trabajadores y la lucha contra todo el régimen social y político de explotación y opresión.

Estas infames maniobras e zancadillas deben ser rechazadas. Por esto luchamos por que la izquierda se unifique y exija a los sindicatos que rompan con el gobierno y luchen contra los planes de ajuste de Dilma y del PT y por una Asamblea Constituyente Libre y soberana para encarar las medidas democráticas que recién planteadas. Además, nosotros y toda la izquierda plantearemos ahí, como venimos haciendo, para que la crisis debe ser pagada por los bancos, la FIESP y los gobiernos que la produjeron y no nosotros los trabajadores.






Temas relacionados

Diana Assunção   /   PT   /   Brasil   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO