Internacional

NEGOCIADOS Y TEATRO

Dilma y Lula contienen al PT contra el opositor Eduardo Cunha

El gobierno brasilero está actuando en los bastidores para ganar tiempo e impedir que el PT vote la impugnación del mandato del presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha (PMDB-RJ), en el Consejo de Ética del recinto.

Miércoles 28 de octubre de 2015

Según evalúa el ejecutivo, es probable que con el agravamiento de las denuncias, Cunha sea obligado a dejar el comando de la Cámara antes incluso de la instauración del proceso interno en su contra, cuyo relator debe ser elegido a comienzo de noviembre.

El caso Cunha y el coro en contra del ministro de Hacienda, Joaquim Levy, prometen agitar las reuniones del Ejecutivo y del Directorio Nacional del PT, esta semana en Brasilia. En los dos capítulos, los movimientos del Planalto y del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva -que participará del encuentro de la cúpula del partido e jueves- indican un retroceso estratégico, al menos por ahora.

Todo fue planificado para que el PT no pida más en público la cabeza de Levy, aun que el gobierno sepa que no podrá contener críticas a la política económica. La posición sobre Cunha, sin embargo, todavía divide al partido.

Ocho corrientes petistas, entre ellas Mensaje al Partido -grupo del ministro de Justica, José Eduardo Cardozo, otro blanco del “fuego amigo”- presionan al PT para que cierre el tema y obligue a sus tres representantes en el Consejo de Ética a que defiendan la impugnación de Cunha. A pesar de dividida, la tendencia Construyendo un Nuevo Brasil (CNB) -integrada por Lula y mayoritaria en el PT- quiere desviar el foco de ese embate.

Lula hace un doble juego tanto en la cuestión de Cunha como en la de Levy, por un lado incentiva a la CUT, el MST y el MTST y el “Frente Pueblo sin Miedo” a levantar esas reivindicaciones, por un lado centraliza los diputados y senadores al rededor de la mediación con Cunha. Ese movimiento es solo aparentemente contradictorio, y tiene una cohesión.

Se trata de ayudar a colocar a los “movimientos sociales” activos en la calle, cueste lo que cueste, para blindar al gobierno y desviar el ataque real al gobierno, levantando consignas contra Levy pero no metiéndose a derrotar los ajustes. Incentivando a que tomen las calles contra Cunha, que aparece como un espantapájaros de derecha que blinda al propio petismo de su autoría y coautoría de medidas junto con Cunha, como es el caso del Proyecto de Ley 5069 que ataca los derechos de las mujeres, del que un diputado petista es co-autor con Cunha. Lula pretende hablar de los ataques de Cunha a los derechos de las mujeres y la comunidad LGBT pero apagar que en 12 años de gobierno del PT no se ha logrado el derecho al aborto e incluso el kit educativo antihomofobia fue vetado.

Todo un movimiento para sacar el ajuste de foco e intentar contener el proceso de rupturas con el PT. Por otro lado, esa “fuerza” es usada para mejor negociar con Cunha y así salvarlo en su lecho de muerte, y de paso, con el doble juego, imponerse cada vez más día a día sobre el conjunto de los rumbos del gobierno de Dilma.

En medio de todos los juegos teatrales de negociatas con Cunha y los actos contra él que blindan a Dilma y al PT, el servicio principal al que Lula, Dilma y el PT se prestan a los empresarios sigue en curso: los ajustes.

Esquerda Diário con información de Agência Estado






Temas relacionados

Eduardo Cunha   /   Dilma Rousseff   /   Lula da Silva   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO