Mundo Obrero México

PRECARIZACIÓN LABORAL

¿El «Home Office» se queda?

En el retorno a la "nueva normalidad", expertos analizan continuar con «Home Office». ¿Qué implica esto para las y los trabajadores?

Joss Espinosa

@Joss_font

Lunes 25 de mayo | 14:52

A raíz del supuesto “aplanamiento de la curva”, pese a que hay miles de nuevos contagios cada día, AMLO declaro que en junio iniciará la “nueva normalidad”. Esto se da después de dos meses de la Jornada de Sana Distancia, que implicaba el cierre de restaurantes, comercios y centros de trabajo que no fueron declarados esenciales.

En este regreso a la “nueva normalidad” expertos han mencionado que no se puede volver por completo en todos los centros de trabajo, y que el regreso a las actividades tiene que ser paulatino y por etapas. Esto a demás tendría que incluir medidas extremadas de seguridad e higiene que contemplen insumos para protección, como cubrebocas, gel antibacterial.

A demás de protocolos para resguardar distancia entre las y los trabajadores en los centros de trabajo. La pregunta es si la patronal cumplirá realmente con estas medidas mínimas, pues hemos visto que lo que ha imperado es la negligencia patronal que no lleva acabo las medidas de higiene y seguridad.

Durante la jornada de sana distancia, algunos sectores laborales, sobre todo el administrativo, adaptó su trabajo para que siguieran las labores y dictó Home Office. Entre las medidas de higiene y seguridad, hay expertos que señalan que las empresas que puedan adaptarse al Home Office debería seguir haciéndolo durante el regreso paulatino a las actividades.

Sin embargo, pese a que las y los trabajadores que realizaron «Home Office» en los últimos meses pudieron resguardarse y cumplir la cuarentena, la contra cara de esto es el aumento de ´la carga laboral, y la jornada de trabajo. Muchos trabajadores y trabajadoras dieron cuenta de que la carga es excesiva y rebasa las tareas que usualmente realizaban en las oficinas, modifica los horarios laborales y extiende las jornadas a través de plataformas como whats app.

Esto también fue denunciado por trabajadores de la educación, que denunciaban que las autoridades exigían excesivas prueba de las clases y tareas que se realizan en línea.

Te puede interesar: Home Office, un salto en la precarización de millones

Esto se suma a muchos más factores: hacinamiento en los hogares, no contar con un espacio de trabajo adecuado, no contar con un horario fijo de trabajo, haciendo que las labores estén cruzadas en el día.

Para las mujeres es aún más complejo, pues muchas son madres y tienen que encargarse del cuidado de les niñes que, además, cuando están en edad escolar tiene que cumplir con las tareas de las clases en línea. Además, aumenta el trabajo del hogar que se incrementa por la permanencia de las personas en casa y el aumento de las medidas sanitarias.

Precarización e inestabilidad

Para algunos sectores el Home Office es la regla. Muchos jóvenes ya ni siquiera contamos con contratos y trabajamos por destajo, cuando hay trabajo. Esto implica una terrible inestabilidad y constante ansiedad de no poder contar con un ingreso fijo.

Además, no contamos con ningún tipo de prestación social, seguridad social ni podemos acceder al crédito para la vivienda, no contamos con vacaciones pagadas, aguinaldo o bonos. Ni pensar jubilarnos en algún momento .

Las empresas utilizan ahora el home Office,para continuar con labores “sin exponer a trabajadores” o, dicho de otra forma, para no hacerse cargo de lo que pueda pasar a sus empleados durante la pandemia. Expertos mencionan que las patronales deberían entregar todos los materiales de seguridad e higiene, incluso a quienes realizan Home Office.

La pandemia ya está siendo utilizada a nivel internacional para aplicar planes de austeridad y precarización, con despidos masivos, recortes. Y quienes trabajamos bajo este esquema sabemos que la permanencia del Home Office es una vía también para profundizar la precarización y que las patronales se deslinden de toda responsabilidad para con sus empleades.

En primer lugar, denunciamos que no se puede regresar a actividades y llamar a una “nueva normalidad” mientras los contagios y muertes continúan propagándose. Por otro lado, para quienes realizamos Home Office, las patronales deben garantizar todas las medidas para que realicemos el trabajo en las mejores condiciones.

Cuando se vuelva a los centros de trabajo, es vital que se cumplan todas las medidas de seguridad e higiene y, para garantizar eso, es necesario imponer comisiones de higiene y seguridad de las y los trabajadores, independientes de la patronal, para que entre ellos se discuta y resuelva qué medidas, materiales y protocolos son necesarios para que la vuelta a las actividades no implique un riesgo.

Está en manos de las y los trabajadores que esta pandemia no de oportunidad para que las patronales amplíen sus formas de explotación.






Temas relacionados

Precarización laboral juvenil   /   Mundo Obrero México   /   Precariedad laboral   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO