Política México

MUNDO OBRERO – CDMX

El Metro: un mundo subterráneo negligente y sobrepoblado

El boleto del colectivo cuesta $5 desde hace casi tres años, mientras el salario mínimo es de $73.04, es decir, todos los días gastamos más de una décima parte tan sólo en llegar a nuestro destino.

Cristina Sol

Estudiante de Derecho Internacional, Universidad Autónoma del Estado de México

Martes 5 de abril de 2016

De acuerdo con datos oficiales, en el 2014 más de mil quinientos millones de personas (1,614 millones 333 mil 594 usuarios) utilizaron el metro para llegar a sus escuelas y centros de trabajo. Eso significa que ¡una quinta parte de la población mundial pisó un convoy del metro de la CDMX!

Tlaltenco (línea 12) es la estación de menor afluencia, con 148 mil 671 usuarios, mientras que Indios Verdes (línea 3) es la de mayor afluencia, con 44 millones 066 mil 501 usuarios. En total, la afluencia del Metro en el 2014, en la Ciudad de México fue de mil 685 millones de pasajeros. Esta cifra que rebasa la población de China –el país más poblado de mundo–.

¿Cómo es la vida de un estudiante o de un trabajador que se transporta en el metro?

En el andén del metro es una imagen recurrente: no importa en qué línea te traslades, seguro encontrarás a alguien que mira impaciente el reloj y de manera recurrente se asoma al fondo del túnel preguntándose por qué el convoy tarda tanto. Miles de jóvenes y trabajadores nos trasladamos en metro todos los días, las más de las veces lo abordaremos luego de habernos transportado en algún camión desde nuestras casas al metro más cercano.

Una vez en el andén, volteas y encuentras que una mujer mayor, en quien la abnegación y el cansancio se refleja en su rostro, intenta con fervor quitar una goma de mascar pegada en el suelo, para después sacar el trapeador de las aguas sucias de la cubeta y ponerse a trapear y seguir limpiando. Cientos de adultos mayores están condenados a laborar sin prestación alguna en los servicios de intendencia que contrata el metro.

Por fin el tren se acerca al andén y desde lejos alcanzas a percibir que en el vagón no cabe un alfiler más, con suerte alguien bajará en ésa estación y te cederá su lugar a la orilla de la puerta. No sólo tendrás que lidiar con los tumultos de gente, sino también el calor sofocante, pues raro es encontrarse con un ventilador que funcione.

En los trenes tradicionales caben de 1,020 personas a 1,530 pasajeros a bordo, a excepción de los trenes de la Línea 2 que cuentan con conexiones entre los carros aumentan un 6% su capacidad y por tanto el peso que pueden contener. La red de servicio cuenta con 201.388 kilómetros, sin embargo el sistema es obsoleto e ineficiente pues no responde a las necesidades de las millones de personas que cruzan a diario en la ruta subterránea.

¡Urge darle solución a los problemas del metro!

Próximamente, se elegirá a quienes conformarán la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México. 40 de los 100 puestos disponibles ya están ocupados por personas de confianza de Enrique Peña Nieto y de Miguel Ángel Mancera, mientras que los otros 60 lugares serán disputados entre los candidatos de los partidos patronales y un sector de aspirantes independientes, quienes enfrentaron restrictivas trabas para inscribirse en el proceso y de quiénes en unos días se informará quiénes lograron el registro como candidatos.

Hace falta nacionalizar todo el transporte de la Ciudad de México bajo control y administración de sus trabajadores y usuarios, incluidos los servicios privados que se le subrogan al Metrobús. Que el boleto sea gratuito para estudiantes y trabajadores y se ofrezca un transporte público eficiente y seguro; reduciendo el tiempo que la población trabajadora y los estudiantes pierden en llegar en trasladarse entre su trabajo o escuela y su vivienda.

Decenas de jóvenes, mujeres, normalistas, maestros y trabajadores impulsamos la aspirantía de Sergio Moissen y Sulem Estrada, porque quienes legislan sobre transporte nunca en su vida han estado en el metro en hora pico por la noche, no conocen nuestras necesidades y tampoco la de los trabajadores del transporte. Necesitamos gente como nosotros que lleven nuestra voz a la Asamblea Constituyente.






Temas relacionados

Asamblea Constituyente CDMX   /   Política México   /   STC-Metro    /   Miguel Ángel Mancera   /   Transporte

Comentarios

DEJAR COMENTARIO