Géneros y Sexualidades

DERECHO AL ABORTO

El celeste que cuesta vida: una imposición contra las pibas

El color ahora es bandera de todos los antiderechos que recorren lo alto y ancho del país, contra la “ideología de género” en las aulas, en los hospitales, contra los derechos sexuales y reproductivos ya conquistados como la interrupción del embarazo en casos de violación y riesgo para la salud o la vida de la mujer.

Evelin Cano

Miembro del CeProDH | Estudiante de Derecho UBA

Miércoles 12 de junio | 11:25

El pañuelo celeste fue presentado por primera vez por la organización +Vida, nucleado junto a otras 150 organizaciones en la Unión PRO Vida, surgida en el 2018 como respuesta a las movilizaciones por el derecho al aborto. Algunos nombres de las agrupaciones son +Vida, Centro de Asistencia a la Vida Naciente (GRAVIDA), Asociación Civil CULTIVIDA, Pro Vida Déjalo Vivir, La merced Vida, Elegimos la Vida (Buenos Aires), Argentinos Alerta, Fundación Argentina del Mañana. Entre muchas otras que dicen ser “la ola celeste”.

Asesores que antes colaboraban con el Papa Francisco, como Guillermo Marcó, junto a pastores evangélicos pusieron su “granito de arena” para que creciera una organización. Junto con expertos en comunicaciones, periodistas como Mariano Obarrio y consultores políticos, viralizaron videos en las redes y crearon un slogan: “Cuidemos las dos vidas”.

Así fue cómo se armó la respuesta a millones de personas en las calles que ganaban la opinión pública. Estos sectores no sólo montaron convocatorias para mostrar fuerza -aunque siempre menor- sino para ejercer presión y campaña hacia los diputados, senadores, gobernadores y funcionarios políticos. Toda una maquinaria puesta en en marcha para frenar, luego de la media sanción que está cumpliendo un año, el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo en Senadores. Tampoco es tan “novedoso”, frente al voto femenino, el divorcio, el matrimonio igualitario, la ESI, surgieron estas respuestas.

Los celestes que siguen ahí

Su última convocatoria en twitter, hace unas semanas decía así: “Llenemos de celeste las calles de Plaza de Mayo al Congreso en apoyo al Dr. Leandro Rodriguez Lastra”.

Leandro Rodríguez Lastra fue condenado por la Justicia de Río Negro por incumplimiento de los deberes de funcionario público al no ejecutar el protocolo de interrupción legal del embarazo en el caso de una víctima de violación cuando se desempeñaba como jefe del Servicio de Ginecología del Hospital de Cipolletti.
Este médico forma parte de la agrupación #MedicosPorLaVida y en el juicio manifestó: "Sigo convencido de mi inocencia". La mujer de 18 años, abusada sexualmente fue obligada a seguir con el embarazo.

Ver también: Declaran culpable al médico Rodríguez Lastra por negar un aborto no punible

Niñas no madres

"Admiración hacia las niñas madres", se leía en el editorial de La Nación frente a las niñas violadas en Jujuy y Tucumán que fueron obligadas a ser madres. “Niñas No Madres” fue la respuesta que dió no sólo el movimiento de mujeres, sino gran parte de la opinión pública frente a la política de los gobernadores Gerardo Morales (Cambiemos) y Juan Manzur (PJ). Quien fuera el ex ministro de Salud de Cristina Fernández se fotografió marchando con los “celestes” a tres días del debate del proyecto en diputados. Ahora acompaña la fórmula Fernández-Fernández.

Te puede interesar: Alberto Fernández festejó el triunfo de Manzur, enemigo de los derechos de las mujeres

La marea verde no se detiene

Con el pasar de los meses insistieron más aún con la necesidad de mezclar pañuelos verdes y celestes en una fuerza común, que no hay que enojarse con la Iglesia, y convencer de que no es momento para avanzar con el derecho al aborto. Mientras, vemos cómo el pañuelo celeste significa la militancia por condenar a la muerte a cientas de mujeres pobres, obligar a niñas y mujeres abusadas a seguir con embarazos contra su voluntad, callar a los docentes que quieran enseñar y a les pibes que quieren ESI en las escuelas. Los dinosaurios que deciden contra nosotras no sólo siguen allí, sino que van a engrosar las listas hacia octubre, tanto del oficialismo como de la falsa oposición.

Te puede interesar: Maite Lanata: "El debate de los pañuelos celestes y verdes hace a la injerencia de la Iglesia"

Muchas seguimos con el pañuelo verde agitándose en lo alto, para nosotras el verde significa la lucha por decidir y no morir por ello, enfrentando un régimen patriarcal y de explotación de clase. Somos millones, lo demostramos en las calles.

Ver también: Myriam Bregman: "Con el ajuste y sin el aborto legal no hay ni una menos"






Temas relacionados

Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO