Política

TUCUMÁN

“El gobierno de Manzur es cómplice del bussismo”

Se realizó una presentación en la Legislatura contra el legislador que asumió y juró por "la memoria del General Bussi".

Martes 5 de noviembre | 22:45

Hoy por la mañana se presentó ante la Legislatura un repudio al legislador Mario Huesen, quien asumió jurando por la “memoria del General Bussi”, en alusión al fallecido genocida condenado por delitos de lesa humanidad.

“Realizamos esta presentación porque es inadmisible que se jure por la ‘memoria’ de una de las figuras más abominables de la dictadura genocida. Este acto negacionista resulta una provocación que el oficialismo deja pasar y en vez de abucheos, Huesen fue aplaudido. Los acuerdos en la Legislatura y en los concejos deliberantes mostraron que el gobierno de Manzur es un cómplice del bussismo, una fuerza política que hace gala de la reivindicación del genocidio”, aseguró Alejandra Arregez (PTS-Frente de Izquierda) durante la presentación.

La jura de Huesen no fue un rayo en cielo sereno. Por estos días, sobran gestos por parte del gobierno provincial que marcaron el contexto de impunidad oportuno para dar rienda suelta a la provocación reaccionaria.

El 22 de octubre, asumieron los concejales municipales en San Miguel de Tucumán y en el medio de un escándalo se eligieron las autoridades de la mesa. Allí, saltó a la luz el acuerdo pergeñado por Manzur y Fuerza Republicana en un pacto donde el primero se hizo de la presidencia del cuerpo que quedó en manos de Fernando Juri y el bussista Eduardo Verón Guerra fue nombrado vicepresidente segundo.

El mismo acuerdo, fue luego replicado en la Legislatura pocas horas después de la indignante jura de Huesen, quien además fuera aplaudido por todos los bloques presentes en la ceremonia que continuó de manera protocolar sin penas ni glorias. Y así, nuevamente el oficialismo se ubicó en la presidencia subrogante del cuerpo de la mano de Regino Amado y cumpliendo con su palabra, el bussismo ocupa la segunda vicepresidencia. Al día siguiente, la misma cámara honró con un minuto de silencio a José Luis Bussi, ex legislador aliado del alperovichismo que murió sin retractarse jamás de la reivindicación pública a lo actuado por su padre.

Ya en los debates de candidatos a diputados había corrido por cuenta exclusiva de los representantes del Frente de Izquierda enfrentar la reivindicación liviana de los candidatos de Fuerza Republicana, que en el caso de Nadima Pecci, no dudó en decir que el terrorismo de Estado y los más aberrantes crímenes que cometieron los militares entre el Operativo Independencia y el último golpe a partir del 76 se trató de “una guerra”. Apropiándose del lenguaje con el que los militares se dirigían a la juventud, se atrevió a instar a Alejandra Arreguez a que “deje de leer esos libros” y en el medio de la polémica negó la cifra de desaparecidos.






Temas relacionados

Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO