Política EE. UU.

TRIBUNA ABIERTA

El imperialismo está utilizando los recursos que podrían combatir la Covid-19

La pandemia de Covid-19 está devastando a la clase trabajadora, especialmente a las personas de color. Sin embargo, el gobierno de EE. UU. no está dispuesto a tomar medidas para salvar vidas. En cambio, se gasta 738 mil millones por año en el ejército.

Martes 19 de mayo | 14:41

La pandemia en los Estados Unidos ha revelado una sociedad irracional y opresiva. Las autoridades informan que alrededor de 90,000 personas han sido asesinadas por la enfermedad. Pero como señala Democracy Now , "muchos investigadores creen que la cifra real es probablemente decenas de miles de muertes más elevada". Una estimación de FEMA (Agencia Federal para el Manejo de Emergencias) sugirió que la tasa de mortalidad podría aumentar a 3,000 por día en junio, pero la Casa Blanca desestimó el informe.

Aún así, el gobierno de los Estados Unidos no está tomando medidas de emergencia. 46 estados han reabierto negocios no esenciales o planean hacerlo, a veces condado por condado. Trump se negó a usar una máscara facial mientras recorría una fábrica de máscaras, pasando frente a los trabajadores con máscaras, ignorando las señales que requieren el uso de máscaras. 

Se presentan argumentos de modelado por computadora para sugerir que el uso inmediato de una máscara universal es imprescindible para reducir en gran medida la propagación catastrófica. Esta puede ser una variable explicativa importante entre países donde la enfermedad es catastrófica, como Estados Unidos, y donde no lo es, como Japón. 

En lugar de la prevención científica, Estados Unidos está intensificando la vigilancia racista. En Nueva York, 35 personas negras, cuatro latinas y una blanca fueron arrestadas por infringir el distanciamiento social y Donni Wright fue brutalmente golpeado.

Estados Unidos no tiene licencia pagada para trabajadores adultos mayores, pago de riesgos, atención médica gratuita para todos, Equipo de Protección Personal adecuado, pruebas suficientes o prevención real. Lo que sí tiene Estados Unidos es un presupuesto militar de 738 mil millones de dólares. Incluyendo fondos relacionados y clasificados, Estados Unidos gasta cerca de 1 billón de dólares al año en guerra.

Después del 11 de septiembre, el Estado de EE. UU. fusionó sus agencias de espionaje en un nuevo departamento de "Seguridad Nacional". Este aparato ha estado profundamente involucrado en guerras de agresión, deportaciones y torturas. Pero no ha hecho nada para asegurar a los residentes estadounidenses contra una enfermedad mortal.

Supuestamente, la atención médica para todos sería demasiado costosa y la prevención sofisticada, incluidas las pruebas masivas, es simplemente imposible. Pero cada año se paga una inmensa máquina militar. El gobierno de los Estados Unidos prioriza las armas nucleares, la supremacía aérea y naval y el dominio sobre China. El imperialismo no es abstracto: es una disposición homicida de recursos monetarios.

Misiles Nucleares y Aviones de Combate

Desde 2013, el gobierno de los Estados Unidos ha llevado a cabo una enorme "modernización" de 30 años para reemplazar su provisión de "Tríada nuclear” (misiles nucleares, lanzados desde tierra, aviones y por submarinos). Los planes incluyen una nueva flota de submarinos de misiles nucleares, nuevos misiles balísticos intercontinentales y un nuevo bombardero de largo alcance, así como las propias bombas.

Se proyectó que el plan de 30 años de Obama costaría 1 billón de dólares. En su solicitud de presupuesto para 2017 afirmaba: "Estamos contrarrestando las políticas agresivas de Rusia a través de inversiones en una amplia gama de capacidades ... [incluyendo] nuestro arsenal nuclear".

Cuando Trump asumió el cargo, la Oficina de Presupuesto del Congreso informó que la "modernización" nuclear en realidad costaría 1.2 billones, y el New York Times cita a expertos que esperan que cueste 1.7 billones. Para 2021, Trump solicitó 46 mil millones de dólares para armas nucleares, junto con lo que Reutersdescribe como "el mayor presupuesto de investigación y desarrollo del Pentágono en 70 años ... para contrarrestar la creciente fuerza de China y Rusia".

Otro megaproyecto militar es el avión de combate F-35, iniciado en 2001. El Pentágono ha estimado que la adquisición y operación de este super-jet hasta 2070 totalizará 1.5 billones de dólares. El avión fue diseñado para el sigilo, la maniobrabilidad y el control digital, y los portavoces de la industria se jactan de que puede derribar 20 aviones enemigos por cada pérdida. Estados Unidos planea vender F-35 a todos sus aliados más cercanos. (Y curiosamente, si bien Bernie Sanders ha criticado el hinchado presupuesto militar, ha apoyado abiertamente al F-35).

Contra China

Estados Unidos quiere mantener su dominio militar en Asia. En 2011, Obama declaró al parlamento australiano: "Como nación del Pacífico, Estados Unidos desempeñará un papel más amplio y a largo plazo en la configuración de esta región y su futuro".

El secretario de Defensa, Leon Panetta, anunció un cambio de una proporción de 50-50 a una proporción de 60-40 de buques de guerra en el Pacífico y el Atlántico. Se hicieron planes para estacionar 2,500 marines estadounidenses en el norte de Australia, y se construyeron y enviaron nuevos barcos costeros de combate a Singapur.

El gobierno de Obama negó que sus acciones fueran una estrategia de contención contra China. Panetta declaró: “Rechazo esa opinión por completo. Nuestro esfuerzo por renovar e intensificar nuestra participación en Asia es totalmente compatible con el desarrollo y el crecimiento de China. De hecho, una mayor participación de Estados Unidos en esta región beneficiará a China a medida que avancen nuestra seguridad y prosperidad compartidas ".

En 2009, los comandantes de la Marina y la Fuerza Aérea de los EE. UU. firmaron un memorando que respaldaba una doctrina llamada AirSea Battle . Esto implicaba descontento por la adquisición de misiles, tecnología digital y embarcaciones marítimas y aéreas cada vez más avanzadas por parte de China, lo que Estados Unidos llama "A2/AD", (armas de negación de área o anti-acceso) armas con la capacidad de atacar acorazados, aviones y bases estadounidenses en una amplia zona alrededor de China. Esto se consideró un "desafío" a las "capacidades de proyección de poder de Estados Unidos".

AirSea Battle significaba preparar planes de contingencia para vencer tales armas, lo que requeriría bombardeos masivos. No es sorprendente que un portavoz militar chino interpretara esto como una agresión y sugirió que China se vio obligada a hacer contra-planes. En 2015, el Pentágono dejó de usar este nombre provocativamente ingenuo, y AirSea Battle fue renombrado "el Concepto Conjunto para el Acceso y Maniobra en los Comunes Globales".

La Estrategia de Seguridad Nacional (NSS) de Trump de 2017 continuó la competencia contra China. El documento prácticamente prometió gobernar el mundo por la gracia de Dios, llamando a "dominar la energía", "paz a través de la fuerza", "ventaja competitiva" y "avanzar en la influencia estadounidense", mientras que arrogantemente promete que la influencia estadounidense será "una fuerza positiva que puede ayudar a establecer las condiciones para la paz y la prosperidad y para desarrollar sociedades exitosas ".

El documento afirmaba que después de la Guerra Fría y en los años de Obama, el ejército de los Estados Unidos carecía de fondos suficientes, lo que condujo "a la erosión del dominio militar de Estados Unidos". Declaró: “La competencia de grandes potencias regresó. China y Rusia comenzaron a reafirmar su influencia regional y global ... Están impugnando nuestras ventajas geopolíticas y tratando de cambiar el orden internacional a su favor ".

El NSS denunció la "campaña de modernización militar rápida de China diseñada para limitar el acceso de Estados Unidos a la región [Indo-Pacífico] y proporcionar a China una mano más libre allí". Se opuso a las "inversiones en infraestructura y estrategias comerciales" de China y afirmó que el ejército de los Estados Unidos está llamado a defender la soberanía de las naciones asiáticas menos poderosas del imperialismo chino.

En 2018, el "Comando del Pacífico de los EE. UU." de la Armada pasó a llamarse "Comando del Indo-Pacífico de los EE. UU." En un posterior Foro Empresarial del Indo-Pacífico, el Secretario de Estado Mike Pompeo pidió un futuro asiático “donde los bienes comunes globales sean accesibles para todos, las disputas se resuelvan pacíficamente y una región económicamente ’abierta’ que incluya comercio justo y recíproco, entornos de inversión abierta, acuerdo transparente entre naciones y conectividad mejorada ". En la guerra comercial de Trump contra China, Estados Unidos cobró aranceles a la mitad de las importaciones chinas en 2018.

El mar del Sur de China

Un área importante de confrontación es el Mar del Sur de China entre China, Vietnam, Malasia, Filipinas y Taiwán. China reclama cualquier isla dentro de más del 80 por ciento de este Mar, exigiendo hegemonía incluso en aguas mucho más cercanas a sus vecinos más pequeños. China ha construido algunas pequeñas islas y bancos de arena en franjas aéreas reforzadas y bases militares en este mar.

Estados Unidos ha respondido enviando regularmente acorazados para navegar por el mar en lo que llama "operaciones de libertad de navegación". Vuela tanto aviones de reconocimiento de alta tecnología como bombarderos B-52 sobre el Mar del Sur de China, llamando a los sobrevuelos B-52 "misiones de entrenamiento de rutina".

Cada año, se envían 3.4 billones de dólares de comercio internacional a través del Mar del Sur de China. El 80% de las importaciones de petróleo de China llegan por el Estrecho de Malaca a Singapur y pasan por el mar. También se cree que tiene grandes reservas de petróleo y gas sin explotar .

Estados Unidos ha buscado nuevas alianzas militares para preservar su posición. En 2015, firmó un acuerdo de cooperación militar con Vietnam. En marzo de 2020, el portaaviones USS Roosevelt y un crucero de misiles guiados atracaron en Vietnam. Estados Unidos ha formado una alianza militar cada vez más profunda con India, llevando a cabo ejercicios navales conjuntos , aumentando las ventas de armas y colocando un agregado indio en el Comando Naval Central de Estados Unidos en Bahrein.

Existe un amplio apoyo entre la clase dominante estadounidense para la beligerancia hacia China. David Rothkopf, ex funcionario de la administración Clinton, director ejecutivo de la revista Foreign Policyy escritor de la fundación Carnegie, publicó un artículo de opinión titulado "Un movimiento de política exterior que Trump está haciendo bien: mantener el pivote de Obama en Asia". Durante las primarias, Joe Biden comparó a China con Jack el Destripador, y ahora ha publicado un anuncio que declara : "Trump se entregó a los chinos". En esencia, ambas partes están tratando de competir entre sí por ser más hostiles a China.

Republicanos y demócratas

Durante la pandemia de Covid-19, la hostilidad entre los Estados Unidos y China se ha intensificado. Los dos países expulsaron a un número sustancial de periodistas del otro. Trump ha llamado continuamente al coronavirus "el virus chino" y le dijo a la gente que "preguntara a China" en respuesta a los fracasos de su gobierno. Y en abril, Estados Unidos volvió a enviar buques navales al Mar del Sur de China.

Ninguna parte del stablishment estadounidense cuestiona seriamente la acumulación de armas o la "proyección de poder" en Asia. Estas políticas han sido desarrolladas y apoyadas por republicanos y demócratas.

Un sistema que produce nuevos aviones de combate, submarinos y misiles, pero no suficientes máscaras y batas médicas, es totalmente irracional. El imperialismo divide el mundo entre las diferentes clases dominantes capitalistas y desvía montañas de trabajo humano hacia los medios de destrucción en todo el mundo, mientras que en sus hogares los trabajadores esenciales en supermercados, almacenes, hospitales, transporte y plantas empacadoras de carne son condenados a muerte por sus patrones.

A los trabajadores estadounidenses se les enseña que debemos apoyar "nuestra" maquinaria militar contra otras naciones. Las historias sobre la "libertad" estadounidense se utilizan para convencernos. Pero este ejército imperialista absorbe recursos que podrían utilizarse para satisfacer las necesidades humanas, en casa y en todo el mundo.

Si queremos atención médica, derechos en el trabajo, mejor calidad de vida y la oportunidad de detener el cambio climático, entonces debemos unirnos con otros trabajadores a través de todas las fronteras y destruir la maquinaria de guerra de todas las grandes potencias, comenzando con el imperialismo estadounidense.

Esta es una publicación invitada . Las publicaciones de invitados no reflejan necesariamente las opiniones del comité editorial de Left Voice. Si desea enviar una colaboración, contáctenos.

[Este artículo se publicó en la página de Left Voice, edición estadounidense de la red internacional La Izquierda Diario. del cual ofrecemos su traducción al español.]

Traducido por Raúl Dosta para La Izquierda Diario México.






Temas relacionados

Covid-19   /   Ejército estadounidense   /   Política EE. UU.   /   Left Voice   /   Donald Trump   /   Imperialismo   /   China   /   Barack Obama

Comentarios

DEJAR COMENTARIO