Mundo Obrero

DESPIDOS EN SALTA

¿Es cierto que Coca Cola está en crisis?

En medio de la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo tras el conflicto abierto entre los trabajadores y la empresa Salta Refrescos de Coca Cola, se abre un interrogante en torno a qué va a suceder con los 51 trabajadores despedidos el pasado lunes.

Pablo Silvestri

Trabajador de Coca Cola e hijo de asesinado por la Triple A | Agrupación Marrón de Aguas Gaseosas

Domingo 24 de julio de 2016

Según la empresa Coca Cola han bajado considerablemente sus ventas y argumenta estar pasando por una crisis que hace insostenible mantener el total del plantel de sus trabajadores. Los trabajadores despedidos esperan el resultado de las negociaciones entre el sindicato SUTIAGA de Salta, la patronal y el Ministerio de Trabajo.

¿Cuánto tiene de verdad el argumento de la empresa y cuánto de ello es una falacia para intentar justificar el despedido de 51 de sus trabajadores en esa planta del noroeste? Lo único que puede aclararlo frente a los ojos de todos los trabajadores es que la empresa abra sus libros de contabilidad y demuestre su verdadera situación económica y financiera.

Es por lo menos raro que una empresa que acumula millones de dólares en ganancias sostenga con total intransigencia el argumento de crisis, cuando en verdad han incrementado su capital y extendido su inversión adquiriendo otras empresas como el ingenio La Fronterita en Tucumán, por la cual abonó una suma de 40 millones de dólares hace apenas tres meses atrás.

Muchas veces las empresas argumentan crisis cuando no pueden lograr los objetivos de ventas que planificaron, lo que es muy distinto a que tengan sus números en rojo. Lo que sucede realmente es que no están ganando lo que pretenden, es decir que para mantener su nivel de ganancias achican sus costos despidiendo personal, suspendiendo o rebajando los salarios. En momentos como estos, las empresas como Coca Cola despiden trabajadores para producir lo mismo pero con menos personal, lo que lleva a un claro incremento de los ritmos de producción y por lo tanto también es un ataque al conjunto de los trabajadores no despedidos.

La situación económica en el país se sabe que no es para nada alentadora y se distingue por un plan de gobierno que aplica medidas a favor de las grandes compañías como las mineras, las petroleras y las empresas de los servicios, como así también favorece a los terratenientes de los campos que ganan millones con la exportación de la soja.

Para los trabajadores, que son los que producen las ganancias y los que mueven el país, el panorama es completamente distinto ya que son los que sufren a diario el ajuste del gobierno, las suspensiones, los despidos, la inflación, los tarifazos y viven haciendo malabares para llegar a fin de mes, dado que los aumentos salariales en la paritarias son a la baja en relación al verdadero costo de vida. Esto demuestra que si hay alguien en crisis en el país son los trabajadores y el pueblo pobre y no justamente las multinacionales como Coca Cola.

Esta empresa viene haciendo junto al gobierno de Cambiemos una campaña diciendo que invertirá miles de millones en el país. ¿Cómo se explican entonces los despidos de 51 obreros?

Los trabajadores solo deben confiar en sus fuerzas y mantenerse unidos como hasta ahora, exigiendo a la patronal y al gobierno de Urtubey la reincorporación de todos los despedidos sin excepción, respetando las mismas condiciones salariales.

No estamos hablando de cualquier empresa; estamos hablando de Coca Cola, que tiene una posición predominante en el mercado y que gana millones de dólares. No casualmente esta compañía vino a invertir a aquí: Argentina es el segundo país que más consume Coca Cola en el mundo, ubicándose detrás de México.

En la lucha de los trabajadores de Coca Cola de Salta, en su unidad y en no dejarse engañar por los falsos argumentos de la patronal, está la clave para que este conflicto triunfe. Al contrario de lo que muchas veces se dice para dar la idea de que los trabajadores somos un mero número y que no hay manera de vencer a una multinacional con la lucha obrera, hay experiencias recientes que demuestran lo contrario.

Como ejemplo están los trabajadores de Coca Cola FEMSA de las plantas Alcorta y Monte Grande de Buenos Aires, quienes durante los años 2015 y 2016, impulsados por la agrupación Marrón, han llevado adelante una gran lucha recuperando sus fuentes de trabajo tras haber sido despedidos de manera persecutoria por la patronal. Lucha que tuvo un fenomenal apoyo de distintos sindicatos, comisiones internas, diputados nacionales y provinciales, movimientos sociales, federaciones estudiantiles y organismos de derechos humanos.

La dureza que demuestra la empresa en su postura de dejar en la calle a 51 familias debe ser respondida con firmeza a través de nuestras organizaciones sindicales, y de ser necesario la FATAGA debería convocar a un paro nacional en todas las plantas del país en solidaridad con los despedidos de Salta Refrescos e imponer con la lucha, extendida a todo el territorio, la reincorporación de todos los compañeros.

La Agrupación Marrón se solidariza y se pone al servicio de todo lo que necesiten los compañeros de Coca Cola en la provincia de Salta.

¡Nos tocan a uno, nos tocan a todos! ¡Familias en la calle, Nunca Más!






Temas relacionados

Juan Manuel Urtubey   /   Coca-Cola   /   Despidos   /   Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO