Mundo Obrero

MUNDO OBRERO / SAN LUIS POTOSÍ

Goodyear deja a 330 empleados ingleses sin trabajo para “probar suerte” en San Luis Potosí

La empresa Goodyear se muda de Inglaterra a México, país en el que puede pagar salarios más bajos que en su antigua sede. Una medida que evita que la empresa pierda sus ganancias y que ataca a los intereses de los trabajadores y sus familias.

Maestra Tania Vonki

Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase

Miércoles 5 de agosto de 2015

El 23 de abril de este año la compañía presentó oficialmente en la ciudad de México la instalación de la planta Goodyear Tire & Rubber Co en el Estado de San Luis Potosí, en la zona del World Trade Center Industrial. Con este motivo se realizó una ceremonia en la residencia presidencial de Los Pinos a la que asistió el gobernador de San Luis Potosí, Fernando Toranzo Fernández.

El presidente y director general de la compañía, Richard J. Kramer, intervino en el acto diciendo que esta nueva planta de manufactura “de clase mundial” satisfará las necesidades llanteras nacionales.

Mientras tanto, los administrativos de la sede en Wolverhampton, Inglaterra, avisaron a sus empleados que la empresa se mudaría de domicilio cruzando el océano Atlántico, lo que para 330 empleados ingleses significa el desempleo y que tendrán que buscar una nueva forma de mantener a sus familias.

Lo que se espera de Goodyear en San Luis Potosí

La sede central de la empresa Goodyear se encuentra en Akron, Ohio, desde donde se presupuestarán alrededor de 500 millones de dólares (450 millones de euros) para la construcción de la planta, diseñada con una capacidad de productividad anual de 6 millones de unidades.

Eduardo Argüelles Rivera, director de Comunicación y Marketing de la empresa Goodyear en Latinoamérica, declaró que se espera que cerca de 28 personas extranjeras lleguen a San Luis Potosí para la apertura de la nueva sede de la fábrica. Éstos no serán trabajadores provenientes de la antigua planta en Inglaterra, sino capacitadores de todo el mundo. Se pretende que en un año los trabajadores de planta sean todos mexicanos.

La industria automotriz en México

La industria automotriz representa uno de los principales sectores de la producción para el país, sin embargo, las condiciones de pauperización como bajos salarios y condiciones laborales inhumanas, como el caso de Mazda, muestran que el crecimiento económico generado por el sector ha sido gracias a que la sobreexplotación de sus trabajadores, que genera excedentes millonarios para los empresarios. Y a que los sindicatos y demás organizaciones laborales que se supone están para apoyar a los trabajadores, buscan contener el descontento de los trabajadores, siendo garantes de que los empresarios puedan arrebatar todo el excedente posible de las ganancias laborales sin que los trabajadores protesten.

Actualmente, México se encuentra entre los principales países productores y exportadores de vehículos en el mundo, “BBVA Research Análisis Económico indica que la industria automotriz en la economía mexicana contribuye con 3.6% del Producto Interno Bruto (PIB), 20.3% al PIB manufacturero y 28.4% a las exportaciones manufactureras del país.”

México es uno de los países preferidos para la inversión automovilística, uno de los sectores más golpeados por los bajos salarios que reciben los trabajadores y las peligrosas condiciones a las que se exponen debido a la falta de equipo y de medidas de seguridad.

Hay que tomar en cuenta que los dos principales países que reciben las exportaciones automotrices son Estados Unidos y Canadá, mismos que se encuentran favorecidos por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que permite el traslado casi irrestricto de productos y mercancías entre las empresas norteamericanas y sus filiales.

Aunado a esto, la aprobación de las reformas estructurales ha puesto de manera legal a México como un país al servicio de los intereses de los empresarios extranjeros y nacionales, en detrimento de los derechos de los trabajadores.

Por su parte, los representantes de organizaciones empresariales califican como “positiva” la entrada de la empresa llantera a San Luis Potosí. Gustavo Puente Estrada, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), señaló que ésta es una oportunidad para la generación de empleos en el Estado, que se suma a la inversión de la Bayerische Motoren Werke («Fábricas bávaras de motores», BMW) y las proveedoras que se espera que lleguen próximamente, como las anunciadas Toyota y Ford que vienen con planes de expansión.

Situación terrible para los trabajadores de la empresa en Inglaterra
Según el diario inglés The Mirror, la sede en Wolverhampton cerrará en un año, por lo que ofreció a sus empleados mudarse a San Luis Potosí para que puedan continuar trabajando. Esto sin tomar en cuenta las dificultades de los trabajadores para adaptarse a un modo de vida totalmente diferente y en el que tendrían que empezar desde cero.

Además, el presidente de la Confederación Mexicana de Trabajadores (CTM) en la entidad, Emilio de Jesús Ramírez Guerrero, declaró que los empleos sindicalizados en México no podían ser dados a personal extranjero -más allá de que los trabajadores pudieran llegar a naturalizarse-, pues la ley señala que se debe dar prioridad a los trabajadores mexicanos.

La compañía estadounidense, respaldada por Erich Fric, director general de la sede en Inglaterra, dijo que el plan de transferir las operaciones del sitio sería para "fortalecer su competitividad frente a un desafiante entorno de negocios".

Esta sede de Goodyear fue la primera en abrir fuera de Estados Unidos. La compañía ha tenido su sede en la ciudad durante casi 90 años. Actualmente en la zona de Wolverhampton se planea avanzar con la construcción de un área habitacional que ha comenzado ya e incluso ha tenido ventas de casi el 100% de las casas construidas (poco menos de 100).

Mientras los trabajadores nacionales se encuentran descontentos, es bastante probable que los 330 del sitio de Wolverhampton pierdan sus puestos y los sindicatos se han limitado a decir que la decisión de la empresa fue “vergonzosa”.

A nivel mundial, Goodyear emplea a aproximadamente 75.000 personas con más de 50 fábricas en los Estados Unidos, Sudamérica, Europa y Asia. Ahora se muda a un país en el que puede pagar salarios más bajos que en Inglaterra, mientras despide a sus trabajadores en aquel país.

Con información de: La Jornada, El Sol de San Luis, BBC News, El Portal, Express and Star, y Forbes México.






Temas relacionados

Goodyear Oxo   /   Industria automotriz   /   Inglaterra   /   Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO