Juventud

Argentina

A UN AÑO DE AYOTZINAPA

Gran concentración en la Embajada de México exigiendo la aparición de los 43 normalistas

En la víspera del aniversario a la desaparición de los 43 normalistas se realizó una jornada en la Embajada de México. Una nutrida conferencia de prensa y varias intervenciones artísticas fueron parte de la concentración.

Sebastián Teilor

Estudiante UTN.BA

Sábado 26 de septiembre de 2015 | 13:47

A un año de la desaparicón de los 43 normalistas, acción frente a la Embajada de México - YouTube

Fotos: La Izquierda Diario

Pareciera ayer, pero hoy hace ya un año desde que los 43 normalistas de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa fueron desaparecidos en la ciudad de Iguala, en el estado de Guerrero a manos del ejército mexicano y bajo directa responsabilidad del Estado dirigido por Peña Nieto. Desde entonces poco se avanzó en la investigación de los hechos, y mucho en la experiencia de miles de jóvenes, familiares y amigos que solo confían en sus fuerzas para seguir exigiendo la aparición con vida de ellos, que hoy siguen faltando.

En ese marco, la Asamblea de Mexicanxs en Argentina convocó a una jornada internacional en la puerta de la embajada mexicana, en el barrio de Belgrano, a partir de las 15 hs del viernes 25. Estudiantes, trabajadores, organizaciones de derechos humanos, políticas y centros de estudiantes fueron congregándose alrededor del vallado de la embajada, el cuál fue “decorado” con las fotos de los 43 estudiantes, banderas, y frases como "Son más los muertos a tu nombre, que vivos que te votan. Andate Peña Nieto".

Ante centenas de personas, a las 17hs tomó lugar la conferencia de prensa abierta a todas las organizaciones participantes. Jessica Gutierrez, de la Asamblea de Mexicanxs en Argentina, comenzó recordando a las seis personas asesinadas, entre ellas tres compañeros normalistas, a manos del Estado Mexicano. “El grito de lucha ha recorrido el mundo y ha sido acompañado por miles. La desaparición física, la tortura y el asesinato son la vergonzosa respuesta que el Estado Mexicano tiene para todo aquel que decida cuestionar su narcoestado, disfrazado burdamente de democracia.”

Cachito Fukman, de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, decía que “La única forma de responder a la desaparición forzada es juntarse, organizarse, denunciar, levantar la bandera de aquellos que fueron desaparecidos. No nos dejemos ganar por el miedo, continuemos luchando por nuestros ideales y de esa forma unir ambos gritos: 30.000 comapañeros desaparecidos, ¡Presente! Con vida se los llevaron, ¡Con vida los queremos!”

Por su parte, Patricio del Corro, legislador electo por el FIT y dirigente de la Juventud del PTS, remarcó que si la lucha de los normalistas se transformó en una lucha testigo, fue porque se ha decidido salir a luchar. “Ya a un año, tenemos que decir que hay que desmilitarizar México, que ya quedó comprobado que el Estado fue responsable primero del asesinato y la desaparición, y después de que el caso no salga a la luz, de que no se haga justicia. Cada vez que se empezaba a buscar, se encontraban más cuerpos en fosas comunes, y ninguno de los 43, lo que demuestra que hay un genocidio en México, y que la juventud y los trabajadores son los que sufren las consecuencias. Fue el mismo Estado que reprime en Uruguay y en Chile a los estudiantes, el que sale a reprimir a las jornadas juveniles y de trabajadores en Brasil. El mismo estado que persigue a todos los que salimos a luchar en el mundo por nuestros derechos, y que solo tiene represión como respuesta. Por eso la lucha de los normalistas es nuestra lucha, por eso tenemos que decir que vivos se los llevaron, vivos los queremos.”

Luego de la conferencia y entre diferentes expresiones artísticas que se iban realizando, la gran bandera mexicana con la insignia de “43 Fue el Estado” fue desplegada entre todos los participantes, quienes cantaban y la agitaban bajo ella exigiendo la aparición.

La jornada se extendió hasta recibir el día de hoy con más actividades artísticas, la proyección del documental “Ayotzinapa, crónica de un crimen de estado” y una olla popular. La jornada dejó un claro mensaje: nada se puede esperar de los Estados, solo la organización y la confianza en la fuerzas de los trabajadores y la juventud son las que nos permitirán esclarecer los hechos y gritar bien fuerte "Vivos los llevaron… ¡Vivos los queremos!"






Comentarios

DEJAR COMENTARIO