Internacional

CHEQUIA EXTREMA DERECHA

Grupo islamófobo disfrazado del Estado Islámico simula un ataque en Praga

Un grupo islamófobo disfrazado del Estado Islámico ingresó en un jeep y simulando disparos a la Ciudad vieja de Praga el 21 de agosto. El crecimiento de la islamofobia en el Este de Europa.

Josefina L. Martínez

@josefinamar14

Martes 30 de agosto de 2016

La Plaza de la Ciudad vieja de Praga convoca cada día a decenas de miles de turistas que recorren sus calles, admiran sus edificios históricos y se amontonan para ver el reloj astronómico medieval en la pared del antiguo Ayuntamiento.

El pasado domingo 21 de agosto esta rutina se rompió de forma sorpresiva cuando un grupo de hombres vestidos como milicianos ingresaron en un jeep que portaba la bandera del Estado islámico, simulando que disparaban armas y gritando ‘Dios es grande’ en árabe. Una mujer vestida con un mono naranja como los que llevan los prisioneros de ISIS completaba el cuadro, al que se sumaba un hombre montado a un camello.

Se trataban de una “representación”, pero nadie lo sabía. El pánico se apoderó inmediatamente de decenas de personas que corrieron derribando sillas y mesas de las cafeterías de la zona a su paso. Increíble pero real.

Lo que completa toda la escena es que la policía municipal no hizo nada para frenar a los que llevaban adelante semejante montaje, hasta que intentaron “ajusticiar” a su supuesta prisionera. La fuerza municipal justificó su accionar ante la prensa, asegurando que el grupo contaba con la autorización del Ayuntamiento de Praga.

El responsable de la “performance” es Martin Konvicka, un activista xenófobo e islamófobo de Chequia, conocido por sus manifestaciones racistas y de extrema derecha. Después del acto del domingo, Konvicka aseguró que estaba satisfecho la acción, que había sido “un recordatorio de la ocupación 21 de agosto de 1968” por la Unión Soviética. "La ocupación soviética estaba lejos de ser la única amenaza a la libertad, hoy en día existen peligros mucho mayores", aseguró.

La actividad racista e islamófoba de Konvicka no es un hecho aislado. En el aniversario de la caída del régimen estalinista, el 17 de noviembre del 2015, el actual presidente de la República Checa, Milos Zeman, compartió una tribuna en un acto público con Martin Konvička, líder del movimiento islamófobo ‘Bloque contra el islam’.

La islamofobia y el racismo son fenómenos crecientes en países como Chequia (que formaba la ex Checoslovaquia junto con Eslovaquia), Polonia y Hungría, todos pertenecientes al Pacto de Varsovia dirigido desde Moscú durante el período estalinista. Actualmente estos cuatro países integran el grupo de Viisegrado: este bloque viene siendo el más firme en cuestionar por derecha la política migratoria de la Unión Europea, oponiéndose a la política de “cuotas” propuesta por Bruselas y proponiendo un fortalecimiento de las fronteras.

La xenofobia y la islamofobia son fenómenos crecientes en gran parte de Europa, profundizados al calor de la desafección con los partidos tradicionales y el crecimiento de la crisis de la UE, potenciados por el miedo ante los atentados reaccionarios del Estado Islámico. Pero en el Este de Europa este fenómeno no puede explicarse por fuera de la propia historia reciente de estos países y el legado de la dictadura estalinista.

Aunque la presencia de inmigrantes y refugiados en estos países es considerablemente menor que en el resto de Europa, los partidos conservadores y de extrema derecha han convertido a los inmigrantes y las poblaciones árabes en un “nuevo enemigo” a combatir, una amenaza para los “valores occidentales” capitalistas y “europeos” en los que estos países se han introducido en los últimos 30 años.






Temas relacionados

Islamofobia   /   Praga   /   Polonia   /   Hungría   /   Xenofobia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO