Juventud

CLASES EN LÍNEA

IPN: 35 mil estudiantes sin clases en línea, 15 mil dados de baja

Hace casi 4 meses que todas las instituciones educativas, de todos los niveles, cerraron sus puertas. En el nivel superior, la mayoría optó por adoptar la modalidad de clases en línea para terminar los semestres en curso.

Miércoles 15 de julio | 14:43

El Instituto Politécnico Nacional (IPN) no fue la excepción e impuso las clases en línea a sus 175 mil alumnos, en sus escuelas de nivel superior y medio superior. Es decir, de un día a otro, sin las herramientas necesarias, sin garantizar el acceso al equipo necesario y sin preparación alguna, la modalidad educativa se transformó.

En días pasados, el Director General del IPN, Mario Alberto Rodríguez Casas, presentó como un éxito esta modalidad, reportando que el 80% de los alumnos han continuado con sus estudios, y afirmando que sólo el 20% no lo ha hecho por “causas diversas”

Pero ¿cuáles son estas causas?

Sin dar detalles y hablando de generalidades como “falta de conectividad”, borró de un comentario a aproximadamente 35 mil estudiantes que no han podido continuar sus estudios. De la misma manera se informó que casi 15 mil estudiantes han dado de baja una o varias materias, han tramitado bajas temporales o han abandonado definitivamente sus estudios.

A lo anterior se suma que casi el 10% de las y los académicos no han impartido clases en la nueva modalidad impuesta, y que no considera ni las condiciones ni los conocimientos para poder usar las herramientas en la labor docente.

Deserción, crisis económica y las universidades

No hay duda, la pandemia mundial por el coronavirus ha golpeado brutalmente la cotidianeidad de millones de personas. Sólo en México se estima que cuando acabe la pandemia se habrán perdido 4 millones de empleos formales y se estima que el doble en empleos informales, es decir, 12 millones de personas se quedarán sin ingresos.

La realidad de miles cambió repentinamente, en medio de un fuerte crisis económica que está pulverizando los salarios y que ha arrebatado miles de vidas, sobre todo de la gente más pobre de este país.

En ese contexto, la Dirección General del príista Rodriguez Casas, busca que el IPN continúe como si nada, mientras miles de sus alumnos se ven obligados a abandonar sus estudios, no sólo por falta de herramientas, muy seguramente también porque sus familias han sido víctimas de la pandemia o se han quedado sin empleo.

Las universidades públicas deben tener como objetivo estar al servicio de las necesidades de las sociedades a las que imparten clases, y en este momento, las necesidades no están en la ciega necedad de tomar clases, sino en poner el equipo y conocimiento al servicio de aminorar las consecuencias de la pandemia.

Ahora que se impusieron las clases en línea, es necesario que se garantice el acceso a las herramientas pedagógicas para que los planes y programas de estudio se puedan aprovechar, es necesario garantizar el acceso a computadoras y conexiones óptimas para esta labor, pero sobre todo es necesario considerar las duras condiciones en las que se van a encontrar tanto docentes como alumnos para poder realizar la labor académica.

En suma, la prioridad no es empezar ya con las clases, sino garantizar con celeridad que los 175 mil alumnos y toda la planta docente tenga las condiciones para poder acceder al derecho a la educación. Primero esto, después todas las demás cifras, que no sirven de nada mientras 35 mil jóvenes dejan sus estudios, es decir, no podemos continuar con nuestro semestre, mientras miles se ven obligados a dejar la universidad.






Temas relacionados

Covid-19   /   Pandemia   /   IPN   /   Educación   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO