Mundo Obrero

INFLACIÓN Y AJUSTE

Imposible tomar leche: el precio se duplicó en un año y el consumo tuvo una caída histórica

En la actualidad se consume un 21% menos que en 2016 y el enorme aumento de los precios impacta sobre otros derivados lácteos, cuyo consumo es el más bajo en los últimos 16 años.

Viernes 14 de junio | 10:24

El precio del litro de la leche es cada vez más inalcanzable para millones de familias, que no tienen más remedio que prescindir o disminuir su consumo, que afecta esencialmente a niños y niñas.

Según relevamientos realizados por las consultoras Focus Market y Scanntech, la leche fue el segundo producto que más se encareció en el último año: un 95,4%. Entre 10 artículos comparados, de sachet y larga vida, el valor pasó de rondar los $ 24,30 por litro en mayo de 2018 a unos $ 50,10 el mes pasado.

El sachet más económico de primera marca, a $ 22,50 hace un año, hoy no baja de $ 45, el doble. Si se toma la botella de litro, también de primera marca, el aumento anual fue de $ 33 a $ 64: un 94%.

El aumento de la leche impactó en todos sus derivados. De acuerdo al informe del Índice de Precios al Consumidor que este jueves difundió el Indec, los lácteos fueron los alimentos más afectados por la inflación en lo que va del año. En los últimos 12 meses ya se encarecieron un 81,1%, contra una inflación del 63% en el total de los alimentos y un índice general del 56,8%.

Algunos ejemplos: el yogur firme que hace un año costaba $ 23,50 ahora se vende a $ 50, un 113% más caro. Por otro lado, el kilo de queso cremoso que un año atrás valía $ 164, ahora tiene un costo de $ 326.

Esta suba de precios implicó además un enorme derrumbe del consumo. Este cayó más del 21% en lo que hace a la leche en polvo y los yogures; el 18,5% en cuanto a manteca; 11% en los quesos. Más prescindibles, los postres lácteos y flanes se consumieron 30,9% menos y las leches chocolatadas y saborizadas, un 51,5% menos.

Según las consultoras señaladas, el consumo es el más bajo de los últimos 16 años.

Empresas ricas, productos cada vez más caros y de mala calidad

En marzo pasado, La Serenísima -la principal empresa láctea del país que abarca el 80% del mercado- lanzó un “alimento lácteo a base de leche”. Se trataba de una especie de derivado de la leche, compuesto por un 70 % de materia prima y por un 30% de una mezcla de agua y lactosa.

Te puede interesar: Por especulación de La Serenísima, se vende una "cuasi leche" de mala calidad

Este invento de la empresa que tiene como lema "la verdad láctea" es una mentira en sachet. Esta decisión fue tomada ante la creciente demanda de su segunda marca Armonía, que tenía un costo menor para la población y le rendía menos ganancias.

Los costos de la inflación y el ajuste permanente recaen esencialmente sobre las mayorías populares. Para la clase trabajadora y sus familias, cada nueva suba de los alimentos implica una mayor caída en sus condiciones de vida.






Temas relacionados

Leche   /   La Serenísima   /   Consumo   /   Inflación   /   Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO