Política México

MILITARIZACIÓN

Impunidad para los responsables de la masacre de Tlatlaya: nada nuevo bajo el sol

Seis de los militares implicados fueron absueltos por la justicia castrense. El séptimo fue condenado a un año de prisión, ya cumplido. Todos libres.

Jueves 31 de marzo de 2016

Los abogados de Clara Gómez González, sobreviviente de la masacre y madre de Ericka, una joven de 16 años que fue asesinada por las balas de los militares, dieron a conocer que fueron absueltos en la corte castrense seis de los siete acusados. El séptimo recibió una condena de un año de prisión, por desobediencia.

El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), organización a la que pertenecen los abogados de Clara Gómez González, alertan que el caso puede quedar en la impunidad.

Esta organización de derechos humanos había dado a conocer en julio del año pasado una Orden de Relevo y Designación de Mando, emitida el 11 de junio de 2014 y dirigida al teniente de infantería Ezequiel Rodríguez.

En dicha orden se lee al pie que: “las tropas deberán operar en la noche en forma masiva y en el día reducir la actividad a fin de abatir delincuentes en horas de oscuridad”. Esta orden, según el Centro Prodh, incita a realizar ejecuciones de civiles sin juicio previo ni presunción de inocencia, siendo suficiente ser considerado sospechoso de realizar alguna actividad ilícita, para lo cual la orden tampoco ofrece elementos.

Ahora denuncia que la reforma a la justicia castrense habilita los juicios paralelos entre el fuero militar y el civil, y que la Procuraduría General de Justicia (PGR) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), nunca han indagado a los altos mandos castrenses sobre el caso, cuando son responsables políticos de las ejecuciones, más allá de que no hayan jalado el gatillo en Tlatlaya.

El gobierno de Peña Nieto y sus secuaces del PRI, del PAN y del PRD cobijan a militares y policías federales, estatales y municipales que desaparecen jóvenes y migrantes, y los entregan al narcotráfico, torturan y ejecutan bajo sus órdenes. Las fuerzas represivas le hacen el trabajo sucio. Son los peones entrenados bajo el manto de la Iniciativa Mérida por el ejército estadounidense. Buscan mantener sojuzgada a la mayoría de la población del país, para que las trasnacionales y el imperialismo estadounidense tengan vía libre para avanzar en la expoliación del país.






Temas relacionados

Política México   /   Tlatlaya   /   Militarización

Comentarios

DEJAR COMENTARIO