Cultura

ANIVERSARIO

La Revolución Nicaragüense, una heroica lucha de las masas

Se cumplen 37 años de la victoria de la revolución nicaragüense. La lucha de un pueblo que supo derrotar al ejército, para terminar con la despótica dinastía Somoza.

Martes 19 de julio de 2016 | 11:15

1 / 4

El último triunfo revolucionario en el continente americano

Nicaragua es uno de los países mas pobres de Centroamérica Desde 1911 las tropas norteamericanas controlaban este territorio, hecho que provocó la lucha de Augusto Cesar Sandino, iniciando una guerra de guerrillas entre 1926-1933 y expulsar a las tropas yankis. Antes de su retirada, EE.UU. crea la Guardia Nacional, una fuerza militar que terminará gobernando junto con los distintos miembros de la familia Somoza, que se sucederán hasta 1979.

Luego de la revolución cubana en 1959 y las guerras de liberación en África, muchos sectores de la pequeña burguesía y del estudiantado universitario en América, comenzarán a adoptar la lucha guerrillera tanto en el campo, como en la ciudad; las guerrillas se caracterizarán por su nacionalismo estrecho y programas más antiimperialistas que de revolución socialista, teniendo en la teoría del foco, su estrategia principal. Las dictaduras militares que ejercen el poder y el rol de EE.UU. como el promotor de las mismas, unida a las penurias de los sectores populares, irán configurando una inestable situación en la región.

La dinastía Somoza, la expresión del capitalismo parasitario nicaragüense

Es conocida la frase del presidente norteamericano Roosevelt: "Somoza es un hijo de puta… ¡pero es nuestro hijo de puta!". Desde que asume el poder en 1934, Anastasio Somoza se basará en el ejército y la Guardia Nacional, de la que es su jefe, así como la jefatura del Partido Liberación Nacional, para controlar todos los resortes del poder en su persona, actuando como un gobierno bonapartista, elevándose por encima de las clases y los distintos estratos dominantes de la sociedad. En el momento que los sandinistas derrocan al gobierno de Anastasio Somoza, este es dueño de casi toda Nicaragua: manejan trescientas sesenta y cuatro empresas monopolistas, que abarcan bancos, transporte aéreo, marítimo y terrestre, centros comerciales, centrales azucareras, agencias publicitarias, periódicos destilerías y emisoras, y controlan la producción de textiles, cigarrillos, abonos, adoquines, clavos, hielo, cobre, cítricos casas prefabricadas, cemento y otras.

A comienzos de los 60 comenzarán a desarrollarse diferencias en la burguesía nicaragüense, dividiéndose la oligarquía aliada a Somoza de la burguesía beneficiada por la expansión económica de esos años, los sectores agro exportadores, agroindustriales y de la banca. En estos años también comenzarán a desarrollarse luchas de varios sectores de la población. Ya desde la década anterior comenzaban a operar pequeños grupos guerrilleros, que se enfrentaban a la temible Guardia Nacional. 

En 1963 surge el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) producto de la fusión de varios sectores y militantes que venían actuando en organizaciones políticas y armadas. Esta guerrilla no tendrá una estrategia y un programa definidos en su formación, sino que en la práctica irá enarbolando una estrategia político-militar, más parecida a la vietnamita. El sandinismo se caracterizará por su concepción etapista de la revolución, influenciado por el estalinismo. Su objetivo fue conformar un frente de lucha con sectores de la burguesía, la pequeña burguesía y el clero para derrocar a la dictadura.

El sujeto llamada a liderar la lucha para ellos serían los combatientes guerrilleros y no la clase obrera. La juventud y sectores intelectuales integrarán sus filas. Ideológicamente sera una fuerza nacionalista pequeño-burguesa.

Durante 1973 y 1974 se producirán importantes huelgas y serán brutalmente reprimidas. La represión del gobierno de Somoza sera cada vez más cruenta, siendo en 1976 asesinado el máximo dirigente sandinista, Carlos Fonseca Amador. En 1977 se forma en Costa Rica el "Grupo de los Doce", que estaba integrado por empresarios, intelectuales y sacerdotes, que declaraban su apoyo al FSLN.

La ofensiva de las masas y la caída de la dictadura somocista

Luego de la muerte de Fonseca, el FSLN se escinde en tres tendencias; la que adopta la estrategia de la guerra popular prolongada, que postulaba a la burguesía como una fuerza antiimperialista necesaria para la liberación nacional; la proletaria, que se enfoco en el trabajo urbano en los sindicatos y el estudiantado combinándose con acciones militares,y la "tercerista" lidera por Daniel Ortega, el sector puramente militarista. 

En 1978 es asesinado el líder de la burguesía opositora y del Partido Conservador Pedro Joaquín Chamorro, dueño del diario La Prensa, el más importante de Nicaragua. Este hecho recrudece el enfrentamiento de los distintos sectores a la dictadura, llevando a la burguesía opositora a desafiar mas frontalmente al gobierno. Pero a medida que el movimiento de masas entraba en acción, la burguesía ira buscando contenerlo y conciliar con el gobierno.

En mayo de ese año se forma el Frente Amplio Opositor (FAO) con partidos políticos y centrales sindicales, se incorpora el Grupo de los Doce, lo que provoca grandes movilizaciones. En el mismo mes surge el Movimiento Pueblo Unido (MPU), coordinado por el FSLN e integrado por distintas organizaciones de masas.

El sandinismo lanza su ofensiva militar en varias ciudades, política aventurerista que llevó a la masacre de cerca de 10.000 trabajadores, jóvenes y estudiantes asesinados, además de una brutal represión que no amedrenta a las masas, que en su embestida contra el gobierno, redoblará sus energías revolucionarias pese a las acciones putchistas de la guerrilla. En agosto un comando toma el Palacio Nacional, donde se encuentran todos los funcionarios políticos del gobierno y la oposición luego de varios días el FSLN consigue sus demandas, la liberación de todos sus militantes detenidos y dinero.

El gobierno de Somoza está herido de muerte. En 1979 comienzan una serie de huelgas generales, ocupaciones de tierras, levantamientos urbanos protagonizados por trabajadores y campesinos, surgiendo milicias populares independientes que luego se integrarán al FSLN, sucesos que anunciaban la entrada en acción de las masas y las vísperas de la revolución.

En febrero del 79 se constituye Frente Patriótico Nacional, donde se integran el Grupo de los 12 y el FA. El sandinismo llama en junio al armamento general del pueblo y convoca a una huelga general. Somoza renuncia y deja a la Guardia Nacional en el gobierno. En Costa Rica el sandinismo había formado la Junta de Reconstrucción Nacional, integrada por dos de sus miembros, sectores de la burguesía como Violeta Chamorro y sectores de la iglesia, claramente un gobierno de colaboración de clases. La Guardia Nacional llama a deponer las armas a los combatientes, estos se niegan al pedido y se enfrentan y los derrotan el 19 de Julio. Al otro día entran en Managua, la dirección sandinista junto con la Junta de Gobierno y declaran la derrota de la dictadura somocista.

Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional. A la izquierda Daniel Ortega. En el centro Violeta Chamorro

A modo de conclusión

La revolución sandinista representó la heroica lucha del pueblo nicaragüense que adoptó todas las formas posibles. El sandinismo logró liderarla al no existir un partido revolucionario al frente de las masas, y por esto mismo su política fue de unidad con sectores burgueses, de las clases medias y de la iglesia. 

La dirección del FSLN nunca declaró como objetivo un gobierno de los trabajadores, nunca tuvo como actores centrales a los mismos y como el mismo Daniel Ortega supo reconocer: "Siempre se pensó en las masas, pero se pensó en ellas mas bien como un apoyo a la guerrilla, para que la guerrilla como tal pudiera quebrar a la Guardia Nacional, y no como se dio en la practica: fue la guerrilla la que sirvió de apoyo a las masas para que estas, a través de la insurrección desbarataran al enemigo". El FSLN nunca impulsó organismos de tipos soviéticos ni la conformación de un partido revolucionario que con la clase obrera al frente acaudillara a los campesinos y sectores populares. Incluso cuando sectores luchadores reclamaron la independencia de los sindicatos del Estado, mando a reprimir y a expulsar de su territorio, como fue el caso de la Brigada Simón Bolivar, grupo de militantes colombianos pertenecientes a la corriente trotskista del morenismo.

La dirección sandinista mantuvo acuerdos con sectores de la burguesía antes y después del triunfo, como así también con sectores eclesiásticos, incluso formarán parte de su gobierno. Siempre tuvo una política etapista en cuanto a la dinámica de la revolución primero hacer un frente con diferentes sectores, incluidos burgueses para derrocar a la sangrienta dictadura, para en un tiempo más lejano pelear por el socialismo. Los resultados fueron los contrarios, a pesar de los heroicos combates que protagonizará el pueblo nicaragüense de las diferentes intervenciones militares de EE.UU. a través de los "contra" y del aislamiento de otras revoluciones, como la cubana y el estalinismo a nivel mundial, terminará deponiendo las armas y entregando el poder a Violeta Chamorro en 1990, miembro de la burguesía parasitaria nicaragüense.






Temas relacionados

revolución nicaragüense   /   Historia   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO