Cultura

HISTORIA

La conquista de México contada de forma gráfica

A 500 años de que las tropas de Cortés iniciaran su travesía para conquistar la capital del Imperio Mexica, un intento por contar la historia se da en formato de webcomic.

Óscar Fernández

@OscarFdz94

Miércoles 23 de septiembre | 23:11

Imagen: Reporte Índigo

El 23 de septiembre de 1519, Hernán Cortés y sus tropas, junto con sus aliados totonacas y otomíes, entraban a una de las capitales de la República Tlaxcalteca: Tiztalán.

La entrada de los españoles vino luego de largas deliberaciones entre los allegados de ambas partes. Por un lado, Cortés y sus tropas habían sido atacados por los soldados tlaxcaltecas a pesar de haber enviado mensajeros para intentar concretar una entrada tranquila y ofreciendo asistencia contra Moctezuma; por el otro, Xicoténcatl hijo, uno de los principales guerreros tlaxcaltecas, proponía la lucha sin cuartel intentando convencer a su padre, uno de los señores de Tlaxcala, de no permitirles el paso a los peninsulares.

Los tlaxcaltecas se enorgullecían de su independencia. A pesar de ser una de las tribus nahuatlacas, su organización social era muy diferente de la de los mexicas. A diferencia de éstos, que tenían un sistema teocrático-militar, los tlaxcaltecas se organizaban en una confederación donde se elegían representantes de cada uno de los cuatro señoríos: Tepeticpac, Tizatlán, Ocotelulco y Quiahuiztlán. Esta manera de elección democrática, con representantes de cada pueblo, fue incluso retomada por los hermanos Ricardo y Enrique Flores Magón, quienes proponían una organización basada en el anarco-sindicalismo pero con una fuerte influencia de la organización tlaxcalteca.

Justamente esta independencia es la que orillaba a Xicoténcatl padre a no confiar en primera instancia en Cortés, pues resultaba sospechoso que un extranjero propusiera un mensaje de paz y alianza cuando la confederación tlaxcalteca se encontraba rodeada de señoríos tributarios de los mexicas, a la vez que éstos no conquistaban a los otros nahuatlacas para tener rivales contra los cuales entrenar a sus guerreros en las llamadas "Guerras Floridas". Es así que los españoles son sorprendidos por los tlaxcaltecas, desatando la batalla de Tzompantzinco cerca de Tehuatzingo, en el actual estado de Puebla.

La superioridad armamentística de los españoles provocaron la huida de los tlaxcaltecas, quienes a pesar de la derrota siguieron combatiendo a los peninsulares. Según relata Bernal Díaz del Castillo, los españoles estaban agotados y resistiendo el frío de la sierra de Puebla, mientras que Xicoténcatl probablemente dudaba de si establecer la alianza con los extranjeros o arriesgarse a que éstos prefirieran aliarse con los mexicas.

Finalmente, Cortés logró que los tlaxcaltecas permitieran la entrada en su territorio y se concretó la alianza que dos años después pondría fin a la ciudad en el lago de Texcoco. Así inició el sometimiento de los pueblos originarios en México y el saqueo de recursos, que no ha cesado desde entonces, aunque cambiaron los saqueadores. Lejos de que continuara el ciclo de conquistas de los pueblos originarios siendo tributarios de ligas y alianzas locales, ahora los indígenas eran sometidos a un sistema de castas y evangelizados para servir al imperio español, el cual se enriqueció con los recursos del Nuevo Mundo para adornar sus catedrales y palacios e impulsar el progreso del comercio mundial, mientras que las poblaciones indígenas sufrían genocidios y esclavitud a manos de los peninsulares.

Te puede interesar: Una visión crítica de la conquista de América

500 años después, artistas relatan la historia

Ciertamente estos sucesos y otros ocurridos hace medio milenio (¡!) no pueden sino interesar a varios, pues incluso pareciera que son una leyenda de la cual podrían hacerse series y películas como la que hiciera el estudio Dreamworks de El Camino Hacia El Dorado, pero sucedieron y son la base de lo que conforma la historia de nuestro país.

Es así que el artista Paul Ginan, el ilustrador David Hann, junto con otros historiadores y consultores, traen al siglo XXI los eventos acaecidos a lo largo de la conquista de Tenochtitlán. Efectivamente, como dicen sus creadores, "la historia es más extraña que la ficción".

Los escritos de Pedro de Alvarado y de Bernal Díaz del Castillo, de los pocos registros de los soldados de Cortés que existen, parecería que son similares a los últimos diálogos que relata Platón, en los que describe la ciudad de Atlantis, pero con la diferencia de que la ciudad de México-Tenochtitlán y su gemela, México-Tlatelolco (cuyo Huey Teocalli gemelo era incluso más grande que el de Tenochtitlán y con un mercado en "una plaza tan grande como dos veces la ciudad de Salamanca") sí existieron y sus vestigios pueden recorrerse hoy en día.

La atención al detalle es constante, e incluso hay anotaciones en las páginas del webcomic explicando algunos de los atuendos, tomando referencias de distintas fuentes para dar una visión lo más cercana a como ocurrieron las cosas y con la suficiente apertura para aceptar correcciones de otros historiadores y conocedores del tema en errores que puedan haberse escapado al equipo de ilustración.

Puedes ver los episodios del webcomic acá.






Temas relacionados

Tenochtitlán   /   Azteca   /   Historia   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO