ELECCIONES 2015

La utopía del voto útil

En el marco de la serie de artículos “La restauración priista y la utopía del voto útil”, debatimos con esta última propuesta.

Andrés Aullet

Abogado y maestro en Derechos Humanos

Martes 2 de junio de 2015 | 23:30

La alternancia resultó ser el mecanismo de desvío del descontento al priato para evitar su caída por la acción independiente de los trabajadores y sectores populares. En términos marxistas ocurrió una revolución desde arriba o revolución pasiva, esto es, una transformación desde el propio régimen para preservar el estatus quo de las clases dominantes y la dictadura del capital.

Pero ha sido en estos últimos ocho años donde hemos visto ampliamente la antidemocracia del régimen de la alternancia en su conjunto. Las direcciones que apostaron en el 2006 a conquistar posiciones vía electoral, dejaron como lección, que la lucha no dada en las calles y no construir una organización independiente de los trabajadores y la juventud dio paso a la “guerra contra el narco”, cientos de miles de muertos, desplazados, la militarización del país, el regreso del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la presidencia, y ahora, busca ampliarse en todos los puestos de representación popular.

Hoy nuevamente se convoca para que a través de las urnas se conquisten posiciones de en el Congreso y las gobernaturas para impedir que el PRI se fortalezca, llamando a votar al Morena (Movimiento Regeneración Nacional) o al mal menor. Se dice que anular el voto o no votar es impotente, porque se deja campo abierto para que opciones de recambio hagan contrapeso al PRI y se pluralicen las cámaras o los cargos públicos. Pero resulta que el voto útil no expresa las verdaderas aspiraciones de más de 70 millones de pobres que vienen sufriendo el castigo a los salarios, los despojos, las masacres y que va más allá de las elecciones mismas.

Si el PRI salió del poder en el 2000 fue gracias a que sobre las aspiraciones democráticas se montó la trampa del “cambio”, llevando el régimen el descontento de millones a las urnas.

Pero resulta que la “democracia” naciente, tampoco se transformó en mejores condiciones para los de abajo. Por el contrario, consolidó al régimen mismo que profundizó los planes neoliberales y las privatizaciones; peor aún, viene afirmando el despojo y entregando al mayoreo y menudeo el país.

Considerar que la antidemocrática alternancia que legisla en contra de los intereses de los trabajadores y el pueblo, que avala los mega proyectos de las trasnacionales y la patronal mexicana y que mantiene relaciones carnales con el crimen organizado va a democratizarse a través del voto, es una utopía.

Y por si no fuera suficiente, ninguno de los candidatos que se presenta como alternativa al PRI, PAN, PRD, PVEM no sólo no denuncian esos planes, sino que tampoco llaman –aunque fuera de palabra- a reconquistar la soberanía nacional rompiendo con el TLC, el pago de la deuda externa, la Iniciativa Mérida, etc., que atan y profundizan la dependencia económica, política y militar de la nación mexicana.

El posibilismo del voto útil para los candidatos del Morena no deja en mejor condición a los de abajo ni tampoco se condice con el descontento contra éste régimen antidemocrático y autoritario.

Aunque el voto útil sea capitalizado por el partido de Obrador, eso no implica una transformación radical del régimen. Al contrario tiende a legitimar y fortalecer la cuestionada alternancia desde la cual se implementan los planes dictados por Washington, el Fondo Monetaria Internacional y Banco Mundial. El voto útil termina por avalar de conjunto de las reformas estructurales, la corrupción, la militarización y las masacres, la impunidad y la injusticia, a personajes como Lorenzo Córdova, etcétera.

El voto útil tiende a liquidar las formas de organización independiente y de lucha contra el gobierno y el régimen, presentando como alternativa a las demandas de los oprimidos y explotados el camino de las instituciones -de estas instituciones- y a aquellos que desde el propio régimen se postulan a las candidaturas, los curules, las gobernaturas y las alcaldías, como los únicos capaces de llevar adelante las aspiraciones de los de abajo.

Y es precisamente sobre esta lógica, en la que la “restauración priísta” encuentra su campo más fértil para imponerse, es decir, que sólo el camino institucional dentro de la alternancia y el del voto por las alternativas opositoras, traerá mayor democracia para las grandes mayorías.






Temas relacionados

Voto útil   /   Voto nulo   /   Elecciones 2015 en México   /   Opinión

Comentarios

DEJAR COMENTARIO