Sociedad

ASTRONOMÍA

Las auroras boreales de Júpiter: otro espectáculo captado por el Hubble

Este jueves, la Nasa ha difundido una serie de videos, realizados con imágenes del Telescopio Espacial Hubble, que muestran el resplandeciente fenómeno de las auroras boreales en Júpiter.

Nicolás Vazquez

Juventud del PTS FCEIA

Lunes 4 de julio de 2016

Júpiter no deja de ser una fuente inagotable de estudio para los astrónomos. En este caso, la atención se ha situado en sus auroras boreales. A diferencia de las que se producen en la Tierra, estas se forman de manera constante en su atmósfera, con un contenido energético 100 veces superior y con dimensiones aún más grandes que nuestro propio planeta.

En la Tierra, las auroras son causadas por tormentas solares. Cuando se producen explosiones en el Sol, generalmente se expulsa una nube de gas con partículas ionizadas, llamadas “viento solar”, que “choca” contra el campo magnético terrestre. Éste actúa como escudo protector, desviando la mayoría de las partículas cargadas y alejándolas de la Tierra. Sin embargo, el campo magnético también atrapa algunas de estas partículas y las canaliza hacia los polos, creando un enorme flujo de electricidad dentro de la atmósfera de nuestro planeta. Cuando estas partículas cargadas chocan con el aire a gran velocidad, los gases en la atmósfera se excitan y emiten luz. Ahí es cuando se produce el show de “fuegos artificiales” de las auroras, en donde el nitrógeno puede tornarse rojo, azul y violeta, y el oxígeno puede colorear el cielo de rojo y verde.

En el caso de Júpiter, hay que considerar, que el planeta gira sobre su eje cada 10 horas y arrastra con él a su campo magnético planetario, brutalmente más grande que el de la Tierra. Esto genera que alrededor de sus polos se formen campos eléctricos de aproximadamente 10 millones de voltios. Es tal la magnitud de los campos eléctricos en los polos, que capturan no sólo las partículas cargadas que provienen de los vientos solares, sino también las partículas ionizadas de su satélite Io, que lanza oxígeno e iones de azufre hacia el campo magnético giratorio de Júpiter, lo que hace que “caigan” violentamente sobre su atmósfera y se formen auroras constantemente.

Según los datos del “Journal of Geophysical Research: Space Physics”, las auroras boreales de este planeta son ocho veces más brillantes que las de la Tierra. El fenómeno es estudiado a través del telescopio espacial Hubble, que busca determinar sus características y, de forma paralela, por la sonda espacial Juno de la NASA, llegará el próximo 4 de julio a Júpiter para medir las propiedades del viento solar y sus efectos en el planeta.






Temas relacionados

Astronomía   /   Ciencia y Tecnología   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO