Cultura

EL CÍRCULO ROJO

Las cinco vidas de Jane Fonda

La actriz de 83 años recibió el premio Cecil B. Mille a la trayectoria en la última ceremonia de los Golden Globe. De París a Washington, pasando por Hanoi.

Celeste Murillo

@rompe_teclas

Sábado 6 de marzo | 11:48

· Jane Fonda recibió el premio Cecil B. DeMille a la trayectoria en la última ceremonia de los Golden Globe (Cecil B. DeMille es el director de Los diez mandamientos, entre otros clásicos de Hollywood).

Escuchá la columna completa acá

· El documental Jane Fonda en 5 actos cuenta algunas de las vidas de la actriz estadounidense. De los cinco actos, cuatro llevan el nombre de un varón. Henry (Fonda, su padre, actor muy conocido de Hollywood), Vadim (Roger, su primer marido, director de cine francés), Tom (Hayden, activista de Estados Unidos, su segundo marido), Ted (Turner, su tercer marido y magnate mediático. Recién el último acto lleva el nombre de una mujer: Jane Fonda.

· El documental no pretende ser una foto espontánea ni un recortado a la medida de un personaje que conocemos. No es algo tan común. La incomodidad, los errores o las cosas que no encajan en lo que queremos mostrar de nosotros mismos son borradas en la narrativa.

· El documental se sale un poco de esa línea. Jane Fonda habla de cosas que hizo mal (la relación con su hija, con sus maridos, “ninguno de mis matrimonios fue democrático”) o de las que se arrepiente (la controvertida fotografía en Vietnam) o hubiera hecho de otra manera pero todas son parte de la persona que es hoy

Cinco vidas en una

· Cuando Jane Fonda decidió ser actriz conseguía trabajo muy fácil, su papá era un monumento del cine y era una chica linda. Pero no estaba contenta con esa carrera y a finales de los años ‘50 se fue a Francia porque estaba la nouvelle vague, una tendencia nueva del cine francés.

· A los 30, vía la actriz Simone Signoret empezó a interesarse en lo que pasaba en Vietnam. Al poco tiempo se divorció de Vadim y volvió a EE. UU. con su hija y se unió al movimiento antiguerra. No como algo part time, le dedica todo su tiempo. Era tan relevante, que era espiada por el gobierno de Richard Nixon (hay un audio de él diciendo: “Qué carajo le pasa a Jane Fonda? Me da lástima por su padre”).

· Durante la guerra, viajó a Vietnam y terminó posando con autoridades del Ejército de Vietnam del Norte con un cañón antiaéreo. La controversia por esa fotografía duró décadas. Cuando volvió se disculpó con las familias de los soldados, que formaban parte del movimiento, pero sobre todo porque la derecha usó la imagen para su campaña reaccionaria contra quienes criticaban la guerra. Le decían Hanoi Jane (por la capital de Vietnam) de forma despectiva.

· Ejercicios y dólares. En los años ‘80 hizo un video de ejercicios que generó 17 millones de dólares en ganancias y vendió más videocaseteras y VHS que cualquier campaña publicitaria (es una de las pocas personas no productoras que es parte del Salón de la Fama del Video). ¿Saben para qué usó toda esa plata? Para la Campaña para una Democracia Económica, una organización por la igualdad en Estados Unidos. Mucha gente, incluso aquella que la odiaba, no sabía que cada vez que compraba un video para hacer ejercicio financiaba una organización que peleaba por la igualdad.

Antes de que el arcoíris fuera parte del merchandising

· Lo más interesante de la figura de Jane Fonda es que defendió la lucha antirracista antes de que fuera un requisito en el currículum del progresista promedio.

· Hoy casi no hay estrella de cine que no apoye a Black Lives Matter. Fonda apoyó y financió a las Panteras Negras. Defendió los derechos LGBT antes de que el arcoíris fuera parte del merchandising de Hollywood.

· Hay una entrevista de los años ‘70 donde hablan de revolución y cambio social, ¿será violento o no? “Pienso que el capitalismo está destinado a morir. No pienso que pueda durar para siempre. Esto puede pasar de forma no violenta, uno quisiera eso pero probablemente que la gente tenga el poder no va a suceder sin pelea. Puede haber violencia algún día. Hay violencia ahora”.

· Jane Fonda tiene 83 años y nada impide que se quede en su casa viviendo de sus credenciales combativas de los ‘70, pero sigue usando el megáfono de Hollywood.

· Aprovechando la explosión del movimiento Me Too impulsó el “Me too de las trabajadoras”, y exigió junto a las trabajadoras de casas particulares y agrícolas, dos sectores de mano de obra femenina y latina que las leyes laborales las protejan del acoso sexual y laboral de jefes y capataces.

· Se puede estar más o menos de acuerdo con sus ideas políticas. Apoyó la campaña del actual presidente Joe Biden pero, cuando la noche que se conocieron los resultados, dijo “no importa quién gane, el que sea hay que presionarlo. Si es necesario, hay que bloquear al gobierno y no estoy haciendo un chiste”. Se refiere sobre todo a la política relacionada con la crisis climática, su compromiso con esta causa la llevó a terminar detenida cada viernes por protestar en la ciudad de Washington contra las políticas ambientales de Donald Trump.

· La mejor Jane Fonda es la de 1979, después de las protestas más violentas después de la revuelta de Stonewall en 1969. Le preguntaron si el movimiento LGBT estaba usando su fama. Ella le contestó: “Ojalá me usen” y cuando captó el cinismo del periodista, le subió la apuesta y le dijo que ojalá la usen las organizaciones también porque “individualmente no somos poderosos, pero juntos tenemos mucho poder”.






Temas relacionados

Jane Fonda   /   El Círculo Rojo   /   Hollywood   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO