Política

Chile

LA BATALLA POR LA EDUCACIÓN

Las cuatro trampas contra los estudiantes

La batalla por la educación sigue al rojo vivo. Valdés se presentó ante la Comisión de Educación de Diputados. Ya se ven las cuatro trampas puestas contra el movimiento estudiantil. La CONES se divide, El PC engaña. La base lucha.

Nicolás Miranda

Comité de Redacción

Jueves 14 de julio de 2016

Los caminos de la trampa

El Ministro de Hacienda Rodrigo Valdés se presentó ante la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, lo mismo la ministra de Educación Adriana Delpiano, pero solo los últimos 10 minutos. Allí reafirmó la trampa que le están tendiendo al movimiento estudiantil.

La primera trampa, el sentido del proyecto. La gratuidad universal no tiene ni plazo, ni tiene fondos. Hay más: la cobertura del 70%, es decir, de los siete primeros deciles, corresponde solo al 50% del total de estudiantes, es decir, la mitad de todos los estudiantes universitarios, medio universo. La “preferencia” por las Universidades estatales, lo mismo: ni fondos, ni plazos.

La segunda trampa, el intento de llevar todo al Parlamento, planteando que “presenten otra propuesta si no les gusta esta”. La “propuesta” estudiantil, esta puesta sobre la mesa, sus demandas históricas, por las que lucha sin descanso desde el 2011. Lo que queda es conquistarlas, contra el Gobierno, el Parlamento, y el resto de los defensores de la educación de mercado, ahora apenas regulada.

Pero hay más, y recurren a otros de los suyos.

La táctica estudiantil y el engaño del PC

El debate sobre la táctica estudiantil tensiona todo el ambiente. Hace días se abrió entre dos posturas: “incidir”, promovida por las Juventudes Comunistas (JJCC) e Izquierda Autónoma, de un lado; y del otro lado, fortalecer la movilización hasta imponer las demandas históricas, con la Agrupación Combativa y Revolucionaria (ACR) luchando por gratuidad universal, aportes basales al 100% para las universidades estatales, fin de los subsidios y transferencias a los privados, elección universal de rector y todas las autoridades con co-gobierno triestametal. Y para alcanzarlo, fortalecer la movilización, impulsando las acciones territoriales de base con los Cordones estudiantiles, hacia una Asamblea Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios y Universitarios, para fortalecer el paro indefinido estudiantil y las tomas.

Ahora, la CONES, dirigida por las JJCC se pronunció por el “incidir” a días de la reunión de la CONFECH donde debe decidirse el camino a seguir, tendiendo a dividir a un sector de los secundarios de los universitarios.

Pero no solo eso. Está nuevamente poniendo toda su fuerza para lograrlo.

Y aquí entra la tercera trampa, con el engaño del PC. Con sus diputados, en el proyecto de desmunicipalización, introdujeron la indicación que cambia el financiamiento a la educación básica y media: del voucher, al aporte basal. La trampa es que saben que “constitucionalmente” no se puede, así que es un gesto inofensivo, inocuo. Más que un gesto, una mueca.

Pero es peor aún: quieren fortalecer la confianza en el parlamento de las bancadas empresariales, la “bancada Penta”, la “bancada SQM”, la “bancada Corpesca”, mostrando que sí se puede incidir. Lo cierto es que no. Ya vimos actuar la “cocina del Senado” con la reforma tributaria y la reforma laboral. Y ahora el Gobierno rechaza esta indicación, anunciando que lo corregirá… ¿dónde? Precisamente en el Senado.
Pero es también, un reconocimiento de la fuerza de la lucha de la base. Ayer mismo, estudiantes de base de Valparaíso se tomaron la Municipalidad, los estudiantes de los Cordones estudiantiles de Santiago se tomaron las sedes del PPD, DC y PS. En Valdivia se realizó una marcha del silencio. Se cortaron calles con barricadas en las afueras de la U. Central y U. Academia de Humanismo Cristiano. Otra vez en Valparaíso, se movilizaron hasta el Congreso con un funeral por la educación.

Por lo mismo, hay una cuarta trampa. Los Rectores de las Universidades estatales, que acentúan sus denuncias contra la reforma, apareciendo públicamente como interlocutores del Gobierno, para debilitar la movilización estudiantil. ¿Por qué? Porque al mismo tiempo que refuerzan sus denuncias, persiguen a los estudiantes movilizados: con sumarios, con expulsiones, con presiones para deponer los paros y las tomas.

El movimiento estudiantil debe enfrentar estas cuatro trampas para imponer sus demandas.






Temas relacionados

Editoriales Chile   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO