Géneros y Sexualidades

GÉNEROS Y SEXUALIDADES

Las mujeres, y el mito de los mal llamados “privilegios” por sobre los hombres

A raíz de la discusión coyuntural sobre la igualdad de género, muchas veces escuchamos argumentos sobre los privilegios o ventajas de las mujeres en diversas situaciones de la vida cotidiana, en esta acotada nota, se busca explicar que hay detrás de los mal llamados “privilegios de las mujeres”

Melissa Navea V

Psicóloga

Domingo 4 de diciembre de 2016

Tal como comentábamos anteriormente en la nota, el sexismo en la vida de las mujeres, debido a la posición de inferioridad que se le ha otorgado históricamente a la mujer y su rol en el patriarcado, en la vida cotidiana las mujeres somos las más afectadas, solo por nombrar un ejemplo, recibimos al menos, el 30% menos de sueldo que nuestros compañeros hombres, tan solo por el simple hecho de ser mujeres.

Sin embargo es un hecho que el sexismo afecta también la vida de los hombres, y cuando así sucede, lo hace asignándoles un rol de hombre fuerte, proveedor, seguro, viril y reforzando “lo masculino”. Estos son roles y estereotipos que la sociedad patriarcal favorece, y es lo que está de fondo de los mal llamados “privilegios de las mujeres”, los cuales no son más que otra forma de legitimar el patriarcado, y por supuesto, de naturalizarlo.

Acá algunos ejemplos de frases que de seguro ud. ha escuchado antes.

“Las mujeres tienen privilegios porque no tienen que hacer el servicio militar obligatorio como nosotros los hombres”

Es cierto que el servicio militar en Chile es obligatorio para hombres, por lo que algunos podrían considerar un “privilegio” que para las mujeres no sea así. Pero lo cierto es que esto también es parte del sexismo del que hablamos, el servicio militar es también un símbolo de masculinidad, tal como lo es la guerra como tal, las cuales son propias de los Estados burgueses. Además de esto, la superioridad y el estereotipo del sexo fuerte, está asociado al rol histórico dentro del patriarcado de los hombres en este sistema. Por el otro lado, ¿las mujeres estamos para quedarnos en la casa esperando a nuestros esposos no?, no tenemos nada que hacer en la guerra, y si queremos hacerlo está bien, pero con la condición de someterse al machismo dentro de estas mismas instituciones que nos ven como inferiores.

“Es injusto, las mujeres siempre se quedan con la custodia de los niños, también hay padres que queremos lo mismo, pero ellas tienen siempre esos privilegios”

La custodia de los hijos ante separación es una problemática bastante conocida debido a la cantidad de divorcios que ocurren anualmente en Chile. Ante esto es sabido que en la gran mayoría de las ocasiones, esta se queda con la mujer, sin mayores matices. Pero esto tampoco es al azar, a simple vista pareciera que hay un privilegio hacia las mujeres por contar con la custodia casi automáticamente... ¿Pero qué hay detrás de esto?. El estereotipo y rol de madre que también por siglos, tanto la Iglesia, el Estado y su legislación han querido perpetuar para la mujer. Más allá de lo que pudiera parecer un beneficio para las mujeres, esto es solo otra forma más de perpetuar y validar la figura del patriarcado en la cotidianidad. La custodia de hijos debiese otorgarse según las aptitudes y condiciones para ejercer los cuidados sobre ellos, no en base a un rol de género, como se evidencia en la actualidad, así que no lo vea como un privilegio, pues en el fondo no lo es.

“Cuando le pegan a una mujer siempre es noticia, pero hay hombres a quienes también les pegan”

La violencia en la pareja es sin duda uno de los temas más controversiales cuando hablamos del machismo, hoy con los últimos casos de femicidio se pone al centro la discusión del por qué nos matan, ya que lo de fondo no son los celos, ni la posesión, ni la obsesión, ni cualquier motivo aparente que pueda acusarse, si no que es la figura de la mujer, ni siquiera vista como sujeto, si no que como un objeto del cual se dispone, incluso sobre cuando acabar con su vida, porque esta vale menos. El punto es que también hay violencia de mujeres hacia hombres, nunca se ha negado esta realidad, pues el machismo no es una cuestión en sí misma, si no que una forma de relacionarse, de verse superior a otro que está constantemente dominado y que es menos que quien domina, por lo que sucede de esto modo también. Sin embargo, esta realidad es mayormente invisibilizada porque son los mismos hombres los que por miedo a verse “menos hombres”, no denuncian a sus parejas, o muchas veces asumen una postura de inferioridad frente a sus parejas, por lo que tal como ocurre a la inversa, no pueden salir del círculo de la violencia. Se imagina si a las mujeres la misma policía muchas veces las interpela por denunciar la violencia diciéndoles que arreglen las cosas en la cama, u otorgándoles la culpa a ellas, si fuese un hombre el que fuese a denunciar, probablemente también sería interpelado al no ejercer su masculinidad como se esperaría. Esto también se enmarca dentro de los estereotipos de género que ha perpetuado el patriarcado.

“Las mujeres entran gratis a la disco, y se quejan de que están en desventajas con los hombres”

¿De verdad se cree que esto no es una estrategia parte del mismo marketing del mercado y su publicidad sexista?. ¿Realmente será un privilegio pagar menos, a cambio de que por medio de estas estrategias se nos utilice casi como carnada para atraer a más gente (hombres) en los lugares para distenderse, o incluso se nos otorgue más y mejor acceso al alcohol que a los hombres? ¿Por qué sucede esto?. Cabe preguntarse esto ante una realidad en que las mujeres son vulneradas cuando están bajo el efecto del alcohol o algún tipo de drogas. Ante esto es necesario que se comprenda entonces, que las ¨mujeres gratis¨ no es una ventaja de las mujeres, sino una forma más de violentarnos en un contexto en que nuestros cuerpos son vistos como objetos de deseo.

Sin duda que en el día a día nos encontramos con estos y más casos en que pareciera que el centro de la discusión es la falsa rivalidad entre hombres vs mujeres, cuando en el fondo el enemigo común debiese ser el patriarcado que nos intenta diferenciar y enfrentar para dividirnos. Ante esto el deber de todos y todas debe ser poder comenzar a desnaturalizar la violencia de género, combatirla en los espacios en que nos desenvolvemos a través de la reflexión, discusión, y por sobre todo, la organización. En nuestros lugares de estudios, levantando secretarías de género, en nuestros lugares de trabajo, organizando comisiones de mujeres en los sindicatos por el conjunto de las demandas de género de la mano con el resto de los sectores explotados y oprimidos de la Sociedad, pues no es la lucha de las mujeres por sí sola, si no que la de toda una clase contra el capitalismo y el patriarcado la que podrá liberarnos algún día de la opresión y explotación del sistema actual.






Temas relacionados

Patriarcado   /   Violencia hacia las mujeres   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO