Géneros y Sexualidades

CASO MELINA

Las víctimas y las otras

Celeste Murillo

@rompe_teclas

Jueves 18 de septiembre de 2014

El titular de Clarín sobre Melina causó repudio generalizado: “Una fanática de los boliches, que abandonó la secundaria”. Melina está desaparecida desde el 23 de agosto, se sospecha que la mataron y arrojaron su cuerpo al arroyo Morón.

El de Clarín fue el titular más alevoso pero no fue el único. En diarios y programas de televisión se habló de la vida de Melina como si sus gustos, su ropa o su sexualidad fueran un justificativo de la violencia. ¿Se lo merecía?

Pendeja trola, sin rumbo, fiestera, tiene cinco perfiles de Facebook, estaba en una orgía. Son solo algunas de las cosas que tienen para decir diarios y canales sobre la vida de la adolescente. ¿Se merecía Melina su muerte?

A la sombra del tratamiento machista y burdo existe un sinfín de estigmatizaciones más sutiles. Muchas han sido denunciadas con justeza. Pero a menudo se despoja a las víctimas de su propia vida, incluso a quienes fueron ultrajadas o asesinadas. Los medios suelen dividirlas entre buenas y malas, vírgenes y putas, ángeles y demonios.

Así se obliga al público a elegir. Si se reconocen en la víctima valores festejados por la sociedad patriarcal, se defiende con celo su estatus de víctima sin cuestionar (aunque a veces sí) la injusticia de la violencia. Pero si se reconoce en aquella mujer un gesto de desafío, automáticamente la víctima está bajo sospecha.

Existen hasta diferentes formas de hablar de las vícitmas: si una chica “buena” de 16 años es asesinada hablarán de la “nena”, pero si una nena de 11 está embarazada será la “chica” a secas para diferenciarlas. ¿Y si a la nena le gusta maquillarse y sacarse fotos? Sacrilegio. ¿O ya quedó en el olvido el burdo tratamiento de Candela?

El único resultado de esta operación mediática y social es que algunas muertes sean más “justificables” que otras. Es lo que vemos hoy en vivo y en directo con la desaparición de Melina, a quien se condena por no ser una chica “buena”, que va de la escuela a casa y de casa a la escuela. Algo que ya demostraron otros casos, como Ángeles Rawson, no es garantía de vida.

Se han rasgado las vestiduras de varios conductores de televisión por la supuesta “orgía consentida”. Y para embarrar todo, estas especulaciones se basan exclusivamente en testimonios de los propios acusados, ¿los caballeros mediáticos de la moral aceptan su testimonio sin titbuear? El estupor ante la orgía, ¿significa que de haber existido justificaría la muerte de Melina? ¿La orgía es causa de muerte? ¿O es una forma de condenar a la víctima, de hacerla menos digna de indignación?

Ya lo hicieron con Nora Dalmasso, asesinada en 2006, registrada hasta el hartazgo en fotos donde baila y sonríe, para recodarles a todas las mujeres que murió por practicar juegos sexuales o por ser swinger, o simplemente por disfrutar de su sexualidad.

El mismo resultado tendrá toda relación estigmatizadora. ¿Si hubiera existido una orgía eso haría a Melina merecedora de su muerte? ¿Y si en lugar de Melina, la desaparecida fuera una persona en situación de prostitución que es asesinada por un cliente, luego de tener sexo? ¿Sería escarmiento? Nadie respondería que sí a estas preguntas. Sin embargo, es la respuesta que exudan frases como “Las pendejas están cada vez peor” o “¿Viste cómo se viste, qué querés?”.

La violencia machista no hizo diferencias con Ángeles ni con Melina. Pero los medios de comunicación y los prejuicios sí. Cada “pendeja trola” justifica una violación. Cada sentencia sobre la sexualidad de una mujer justifica su muerte violenta. Cada vez que se abona esta idea, se refuerza la condena social que pesa sobre todas las mujeres.






Temas relacionados

Melina   /   Violencia hacia las mujeres   /   Femicidio   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO