ECONOMÍA

Los bonos de Pemex ahora son “bonos basura” según las calificadoras internacionales

El desplome del precio del petróleo acelera la crisis de la paraestatal que ya venía arrastrando múltiples problemas financieros.

Lunes 20 de abril | 20:38

Mientras la demanda de petróleo internacional sigue generando fuertes afectaciones en el precio del barril del petróleo, que este lunes 20 de abril llegó a cotizarse hasta a un dólar por barril, las calificadoras internacionales Moody´s y Fitch han rebajado la calificación crediticia de México mientas envían a Pemex a “la basura”.

Moody’s recortó la calificación a Pemex en dos escalones para dejarla en “Ba2” con perspectiva Negativa, con esta nueva calificación, pierde el grado de inversión en una segunda agencia calificadora.

Para Fitch, esta nueva calificación refleja “una elevada vulnerabilidad al riesgo de crédito, particularmente, en la eventualidad que se presenten cambios en las condiciones de la economía y los negocios”.

El gobierno de López Obrador venía intentando una política energética que ponía cierto énfasis en el desarrollo de la paraestatal, siendo que entre mediados del 2019 y principios del 2020, la administración pudo estabilizar la producción del petróleo y refinanciar la deuda.

No obstante, los bajos precios del petróleo derivados de la crisis que ha venido con el coronavirus, junto con los altos vencimientos de deuda y la baja inversión en exploración y producción a favor de una expansión de su negocio de refinación, ha generado pérdidas históricas durante años, además de la carga fiscal sobre la empresa que mantenía en números rojos su operación.

Todo esto ha generado que la empresa tenga pocas herramientas para enfrentar el choque que ha implica la disminución radical del precio de la mezcla mexicana de petróleo.

Aunque el gobierno ha anunciado una reducción de impuestos a Pemex de 2,600 millones de dólares para este año y planteado que brindará apoyo para ayudar a financiar el flujo de caja negativo de Pemex, el panorama es complicado para la paraestatal.

Todo apunta a que la compañía tendría que aumentar la deuda para poder invertir y cumplir con el objetivo revisado del gobierno y Pemex de mantener la producción estable desde los niveles del 2019.

No obstante, es claro que las calificadoras internacionales funcionan para defender y apuntalar los intereses del gran capital, estas agencias lo que buscan es que se privaticen los recursos estratégicos para poder hacer negocio y presionan en ese sentido.

Hace falta una política energética que ponga en primer lugar el interés popular, financiar el funcionamiento de la petrolera a partir de destinar los recursos que se van a la deuda externa y cobrando fuertes impuestos a las grandes fortunas. Es de ahí de donde pueden salir recursos para invertir en la paraestatal y mejorar su funcionamiento.






Temas relacionados

Economia   /   Economía mexicana   /   OPEP

Comentarios

DEJAR COMENTARIO