Internacional

MÉXICO

Maestros de Oaxaca instalan campamento en el centro del Distrito Federal

El lunes 9 de febrero, cientos de maestros de Oaxaca adscritos a la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) arribaron a la Ciudad de México, en donde después del mediodía instalaron un plantón sobre la avenida Paseo de la Reforma para exigir el pago de la segunda parte del aguinaldo y el salario correspondiente a enero, entre otros reclamos.

Maestro Arturo Méndez

Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase

Martes 10 de febrero de 2015 | 13:02

Por la mañana, los maestros oaxaqueños se reunieron con sus compañeros que mantienen un plantón en el Monumento a la Revolución desde el 13 de septiembre de 2013, fecha del violento desalojo policíaco-militar del plantón que había instalado el magisterio nacional en el zócalo de la Ciudad de México en su lucha contra la reforma educativa de Peña Nieto y el Pacto por México.

Emanado de su asamblea estatal, el acuerdo original de la Sección 22 consistía en acordonar el zócalo capitalino, hacia el que partieron en marcha desde el Monumento a la Revolución. En su recorrido, sin embargo, fueron bloqueados por la policía, por lo que tomaron la decisión de instalar un plantón sobre Paseo de la Reforma, desde "El Caballito" hasta Insurgentes, para presionar por la apertura de una mesa de negociación con las autoridades de la Secretaría de Gobernación. El contingente oaxaqueño está conformado por maestros de las regiones La Cañada, Costa, Tuxtepec, Istmo, Mixteca y Valle Central.

Derivadas de la reforma educativa, se hicieron modificaciones en el sistema de pagos a los trabajadores de la educación básica en todo el país, para ser centralizado por la federación en lugar de hacerse a través de los estados, como se hacía antes. Como consecuencia de esta medida, se han registrado atrasos en los pagos en varias entidades.

Los maestros de Oaxaca -estado bastión de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE)- exigen, además de los pagos rezagados de manera inmediata, regularizar a todos los trabajadores de la educación de la entidad, revisar la ley educativa local, instalación de una mesa como Sección 22 y reinstalación de una mesa con la Comisión Nacional Única de Negociación de la CNTE, presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos y libertad a todos los presos políticos del país, entre otras demandas, y se pronunciaron contra la reforma educativa.

Políticas represivas contra el magisterio

Desde su entrada a la Ciudad de México, los maestros de la Sección 22 denunciaron que la policía federal detuvo los autobuses en que se desplazaban sobre la calzada Ignacio Zaragoza.

Por otro lado, Héctor Serrano Cortés, Secretario de Gobierno del Distrito Federal, había anunciado ya que no permitiría un plantón de la CNTE en el zócalo. Posteriormente, ante el plantón sobre Reforma, envió cientos de granaderos y amenazó con desalojarlo, dando de plazo hasta las 19 horas, mientras se realizaban sobrevuelos con helicópteros. En respuesta, desde la mesa de negociación en Gobernación, la comisión negociadora de los maestros exigió el retiro de la policía, consiguiendo su repliegue.

Mientras tanto, Carlos Navarrete, presidente nacional del PRD, declaró que respaldaría las decisiones que tomara el gobierno del Distrito Federal frente al plantón.

La dirección del magisterio oaxaqueño había anunciado que permanecerían en plantón 72 horas o mientras durara la negociación. Sin embargo, cerca de la media noche, el Subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda, amenazó con que ni el gobierno federal ni el capitalino se desistían de su intención de liberar Paseo de la Reforma, "invitando" a que el plantón se trasladara a las inmediaciones del Monumento a la Revolución y dando de plazo hasta las 4:30 AM, o de lo contrario se haría uso de la fuerza pública para desalojarlo. Frente a ello, los maestros han decidido mover su campamento al Monumento a la Revolución.

Una negociación tensa

Para el martes al mediodía se tenía prevista la reanudación de la mesa de negociación en Gobernación, en la que participará el gobernador de Oaxaca Gabino Cué. Durante la jornada, según la dirección sindical, se espera el arribo de 40 mil profesores de Oaxaca para reforzar el plantón del Monumento a la Revolución, además de contingentes de la CNTE de varios estados.

Junto a ello, Rubén Núñez Ginez, secretario general de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), informó que desde el lunes más de 80 mil trabajadores de la educación iniciaron un paro de labores de 72 horas en Oaxaca.

Las movilizaciones de la Sección 22 forman parte de la nueva etapa de lucha de la CNTE acordada en su XII Congreso Nacional Ordinario de diciembre pasado, que incluye no sólo la lucha contra la reforma educativa sino contra todas las reformas estructurales y varias demandas más, para lo cual ha resuelto impulsar el Frente Único de Lucha Nacional para arribar a la Huelga Política General, integrándose al movimiento nacional por Ayotzinapa.

Por su parte, acorralados por la crisis de legitimidad que arrastra el conjunto del régimen político mexicano desde la masacre de Iguala y la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el gobierno perredista del DF encabezado por Miguel Ángel Mancera -acostumbrado a hacerle el trabajo sucio a Peña Nieto- y el gobierno federal se muestran dispuestos a reprimir al magisterio, como se vio el lunes.

Las negociaciones en Gobernación continuarán estos días en un ambiente de tensión y posible represión. Un movimiento equivocado por parte del gobierno podría desatar la furia de los maestros y hacer confluir nuevamente en las calles a los sectores que se han movilizado los últimos meses y que repudian cada vez más el autoritarismo y las salidas represivas del régimen.






Temas relacionados

Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO