Internacional

FIGHT FOR $ 15

McDonald’s espía a los trabajadores que luchan por aumento salarial en EE. UU.

Los trabajadores de las cadenas de Fast Food en Estados Unidos hace años que llevan adelante la campaña Fight For $15 (pelear por 15 dólares la hora) por aumento salarial. Un reciente informe del sitio Vice revela que McDonald's espía y recopila datos de los organizadores.

Jueves 25 de febrero | 14:36

Según los informes del sitio Vice, McDonald’s ha estado recopilando información sobre los trabajadores que hacen campaña por un salario mínimo federal de 15 dólares la hora, incluido el uso de un equipo de analistas de inteligencia para rastrear las redes sociales de los empleados.

La compañía ha estado recopilando información durante años, utilizando analistas de inteligencia en sus oficinas de Chicago y Londres para rastrear a los trabajadores vinculados a grupos activistas que luchan por salarios más altos, mejores condiciones laborales y sindicalización, informó Vice’s Motherboard .

Esto incluye monitorear la campaña Fight for $ 15 (FF15) y el Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU) de Estados Unidos para averiguar qué trabajadores de McDonald’s están activos en el movimiento.

La revelación deja al descubierto las mentiras de la empresa que en 2019 anunció que ya no presionaría contra la regulación del salario mínimo.

Fight for $ 15, que es financiado por SEIU, ha estado organizando huelgas desde 2012 para abogar por un aumento en el salario mínimo. La organización ha apuntado a McDonald’s en particular, pero tiene el objetivo de luchar por ese salario mínimo en todas cadenas de Fast Food.

Los documentos revelados por Vice describen los objetivos del equipo de inteligencia de McDonald’s, incluida la recopilación de "datos sobre escenarios políticos difíciles en mercados complejos que podrían causar una interrupción comercial significativa" y descubrir "cómo y dónde FF15 atacará a la marca".

Uno de los documentos habla específicamente de la actividad de FF15 "durante la crisis de COVID-19". Allí se incluía información como la cantidad de protestas en persona y "virtuales" que había realizado el grupo y la cantidad de advertencias previas que el personal dio a los empleadores sobre su acción de huelga.

Y desde al menos el año pasado, el gigante de la comida rápida ha estado recopilando datos en línea para monitorear las cuentas de las redes sociales, dijeron las fuentes a Vice. Esto incluye reconstruir las listas de amigos de los involucrados en el movimiento sindical y usar perfiles falsos de Facebook.

McDonald’s quería saber "dónde están los organizadores clave y a quién conocen", le dijo a Vice un ex empleado corporativo de la empresa.

Gloria Machuca, trabajadora de McDonald’s, que gana $ 9.50 la hora dijo a la publicación que los trabajadores "no tienen miedo" y que la noticia de la recopilación de información no los detendrá: "Estos esfuerzos desesperados de McDonald’s solo muestran el poder del movimiento que hemos construido durante los últimos ocho años".

El salario mínimo federal en Estados Unidos es actualmente de 7,25 dólares, no se ha elevado en más de una década. La campaña FF15 está por cumplir 9 años y a decir verdad algunos de sus impulsores dicen que en la actualidad incluso los 15 dólares la hora ya han quedado devaluados.

Los millones de trabajadores que hoy siguen ganando $ 7.25 la hora, solo luchan para llegar a fin de mes y sobrevivir. Con este salario que se mantiene inalterable desde hace 10 años, los trabajadores hay perdido un 17 % de su poder adquisitivo.
A cuarenta horas a la semana durante cincuenta semanas, estos trabajadores ganarían menos de 15.000 dólares al año. Eso es un poco más de $ 1,200 al mes, que no es suficiente para vivir en casi cualquier lugar de los Estados Unidos, y menos aún es suficiente para mantener a una familia de cualquier tamaño.

Según la Coalición Nacional de Vivienda para Personas de Bajos Ingresos, los trabajadores con salario mínimo, incluidos los de los estados con un salario mínimo de $ 15, tendrían que trabajar 79 horas a la semana para poder pagar un departamento de una habitación a precios de mercado. En otras palabras, tendrían que trabajar el equivalente a dos trabajos solo para poder cubrir las necesidades más básicas.

Es por este motivo que la campaña de FF15 generó en todo este tiempo una enorme simpatía entre los jóvenes (muchos de los cuales tienen trabajos mal pagos) y los trabajadores, metiéndose incluso en las campañas electorales y haciendo que los candidatos deban pronunciarse al respecto.

Dentro de los demócratas, Bernie Sanders, que fue competidor de Joe Biden en la interna, levantó la demanda dentro de su plataforma dando cuenta de la popularidad del reclamo y luego generó expectativas de que bajo el Gobierno del demócrata Biden se podría lograr esta demanda. Sin embargo, como explica el sitio Left Voice "En una conferencia telefónica con los gobernadores la semana pasada, Biden les aseguró que un aumento federal en el salario mínimo no será aprobado por el Congreso y que no tiene intención de luchar para que suceda. Esta declaración es solo la última de una serie de compromisos y promesas incumplidas que revelan las verdaderas prioridades de la nueva administración".






Temas relacionados

#FightFor15   /   Joe Biden   /   McDonald’s   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO