Economía

PACTO SECRETO

México pacta nuevo acuerdo comercial con 50 países en la clandestinidad: Wikileaks

Según informó el diario español Público, Wikileaks filtró aspectos de las negociaciones sostenidas tras bambalinas hacia un acuerdo ad hoc para las grandes corporaciones que violenta las regulaciones nacionales y la discusión parlamentaria.

Jueves 4 de febrero de 2016 | 14:38

Si ya la firma del TPPA había desatado enorme cuestionamiento por la forma poco transparente en la cual se pactó, el nuevo Trade in Services Agreement (Tisa), según “Público” pega un salto en la forma en la cual se está negociando, -en la oscuridad de las alturas gubernamentales y empresariales- y en su contenido a favor de las corporaciones.

Según los documentos originales reservados que filtró Wikileaks, el objetivo de las negociaciones es evadir cualquier tipo de regulación parlamentaria sobre la operación del tratado, que englobará telecomunicaciones, comercio electrónico, seguros, transportes y finanzas.

Se trata de los países fundadores de la Organización Mundial de Comercio, a la vera de Washington, son ellos los operadores del plan en curso. Por sus características y contenidos, hace recordar al célebre documental The Corporation, que en el 2003 denunció el comportamiento de las grandes multinacionales que gobiernan el mundo comparándolo con el de un psicópata.

Ya algunos artículos periodísticos al respecto están denunciando que la firma del tratado incluso viola la Convención de Viena sobre la Ley de Tratados que establece el concurso de diversos actores (parlamentos, organizaciones no gubernamentales, expertos, etc) en la elaboración de este tipo de acuerdos.

EPN gobierna para las corporaciones o lo que es lo mismo, Washington gobierna en México

Los países implicados en las negociaciones son Australia, Chile, Canadá, Corea del Sur, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Hong Kong, Israel, Islandia, Japón, Liechtenstein, Nueva Zelanda, Noruega, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Suiza, Taiwán, Turquía y la Comisión Europea que representa a toda la eurozona, algunos “paraísos fiscales” como Suiza y por supuesto México.

Ya el TLC volvió al país en una plataforma de exportación para el mercado estadounidense, gestando una clase obrera enorme y concentrada que trabaja en condiciones semi esclavas para las grandes trasnacionales. Y liquidó cualquier rasgo de “soberanía” nacional mediante los acuerdos en materia de seguridad, económica y migratoria, volviendo al territorio un centro de operaciones de las grandes trasnacionales y los organismos de inteligencia estadounidenses.

Con el destape de este escándalo, el gobierno de EPN nuevamente aparece como el gestor de los intereses de Washington, que su vez sirve a los intereses de las grandes empresas imperialistas.

El nivel de subordinación que alcanzaron los últimos gobiernos panistas y ahora el PRI es la forma descarnada en la cual se verifica que, a decir de Marx en su Manifiesto del Partido Comunista: “El poder ejecutivo del Estado moderno no es más que un comité para gerenciar los asuntos comunes de toda la burguesía”.

En el caso mexicano, se trata de gestionar los intereses comunes de la British Petroleum, la Shell, la Exxon Mobile y al conjunto de las grandes trasnacionales y sus socios nativos, cuyo “interés común” es preservar la tasa de ganancia a toda costa y “hacer negocios”.

Los países latinoamericanos que han quedado fuera son aquellos que en la década previa configuraron el Mercosur, en un intento claro de Estados Unidos de girar la situación continental a su favor, apoyándose en sus principales aliados como México, Colombia y Chile.






Temas relacionados

México   /   Estados Unidos   /   WikiLeaks   /   Ciencia y Tecnología   /   Internacional   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO