Juventud

FACULTAD DE CIENCIAS UNAM

Mitin en la Facultad de Ciencias de la UNAM por el acceso a los espacios y contra la antidemocracia

El día de ayer se llevó a cabo un mitin a las afueras de la dirección de la Facultad de Ciencias debido a la negativa de la directora, Rosaura Ruiz, para permitir el uso de las aulas en los cursos de preparación para el examen de admisión a nivel superior y medio superior.

Leah Muñoz

@DanmunozDan

Viernes 8 de mayo de 2015 | 13:49

El lunes 4 de mayo la directora de la Facultad de Ciencias de la UNAM, Rosaura Ruíz Gutiérrez, se confrontó con integrantes universitarios del colectivo Ciencia y Sociedad y del “Cubo 21” de dicha facultad.

La discusión giraba en torno a la impartición de cursos que Ciencia y Sociedad realiza año con año en las instalaciones de la facultad en conjunto con demás estudiantes universitarios para estudiantes de secundaria y bachillerato que quieren ingresar al nivel medio superior y superior, respectivamente.

En un tono imperativo, describe un comunicado del colectivo, la directora exigió que los cursos que ahora se imparten se den por terminados de manera inmediata debido a que “se está violando un supuesto acuerdo con tales colectivos, sobre el uso de instalaciones únicamente los días sábados para este fin; que estos cursos son un negocio por parte de las organizaciones estudiantiles que lo realizan; y a que estas actividades entorpecen la vida académica de la Facultad de Ciencias”, señala su comunicado.

Los integrantes de Ciencia y Sociedad desmintieron esas declaraciones argumentando que los cursos, que se realizan desde hace 17 años, son totalmente gratuitos y que atienden a las necesidades de un sector marginado de la sociedad.

También aclararon que no existe ningún acuerdo con las autoridades en el uso de los espacios y niegan negociación alguna que les adjudique el uso de las instalaciones sólo los días sábados para tal actividad.

Agregan en su comunicado que “para llevar a cabo los cursos siempre nos hemos cerciorado que los salones de los que hacemos uso no tengan actividades durante las horas requeridas por nosotros, así mismo, los desocupamos si son solicitados por parte de los estudiantes o académicos de esta institución”.

Debido a lo anterior, el día 6 desde las ocho de la mañana estudiantes que imparten los cursos, miembros del colectivo, padres de familia y estudiantes afectados realizaron un mitin afuera de la dirección de la facultad. Demandaron acceso a los espacios de la facultad y la defensa de la educación pública y gratuita. Además las clases del curso se dieron hoy frente a la dirección, al aire libre, como muestra de protesta.

Por la tarde, Rosaura salió a un diálogo con los afectados en donde, debido a la presión ejercían los inconformes, declaró que “la facultad no se ha negado a darles salones, quienes están diciendo mentiras son los compañeros que tratan de usar a estos jóvenes para otros fines” y que algo que no se puede permitir es que “se obstaculice el trabajo de los jóvenes que ya están en la UNAM”. Sin embargo, el curso actual lleva ya un mes y no ha obstaculizado ninguna actividad académica.

Señaló que su “preocupación” es que se vaya a realizar un fraude con estos cursos. Finalizó diciendo que se reuniría con su equipo para consultar sobre la disponibilidad de los salones para que los cursos se impartan.

A lo largo del día estudiantes, profesores y trabajadores de la facultad se acercaban a observar lo que sucedía, e incluso algunos participaban del mitin mostrando su solidaridad.

Esta situación se presenta en un contexto en el que la política de la dirección y las autoridades ha sido mantener cada vez más el control de los espacios de la facultad como es: el acceso a los auditorios en donde cada vez se piden más requisitos para hacer uso de ellos, el uso de las paredes para propaganda, las actividades en la explanada de la escuela y ahora el uso de los salones por parte de los estudiantes.
De esta manera se ejerce un control arbitrario sobre los espacios de organización y discusión de los estudiantes.

Sin embargo, las autoridades de manera antidemocrática deciden qué sí y qué no se hace con los espacios, ejemplos de ello han sido los escenarios que el año pasado realizó la dirección por motivo del 75 aniversario de la facultad, el fácil acceso de los auditorios a empresas privadas para que realicen eventos en la facultad, la impartición de cursos/conferencias donde se cobra el acceso, el cierre injustificado de laboratorios como el Taller de Análisis Radiológicos de Muestras Ambientales (TARMA) y otros espacios, como el intento de cerrar el herpetario hace un año. Todo esto sucede sin que sean los estudiantes, académicos y trabajadores de la facultad quienes decidan o se les consulte.

Esto es un ataque a los estudiantes que deciden organizarse políticamente, al activismo y a la libertad que tiene cualquier estudiante de hacer uso de las instalaciones que son pagadas con los impuestos del pueblo trabajador.
Este ataque se suma a los ataques que de manera sistemática realizan las autoridades hacia profesores y trabajadores; como son los despidos injustificados, ataques al contrato colectivo de trabajo y el acoso y amedrentamiento que hay desde la dirección hacia los mismos.

Es una lástima las trabas que las autoridades ponen a la realización de estos cursos, ya que sí existen, es porque la realidad educativa del país es el rechazo del 92% de los que aspiran a entrar a la educación superior y media superior. Rechazados por los criterios que una empresa privada como el CENEVAL, que pretende dictar lo que debería ser la educación en un examen y que lo único que busca es elitizar cada vez más el acceso a la educación, convirtiendo en privilegio de unos cuantos lo que debería ser un derecho universal.






Temas relacionados

UNAM   /   Facultad de Ciencias de la UNAM   /   Juventud   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO