Géneros y Sexualidades

3 DE JUNIO

#NiUnaMenos el reclamo de cientos de miles

El grito de #¡Ni una menos! cimbró Argentina con una multitudinaria movilización en todo el país. Reclamo que tuvo eco en el mundo con protestas en Brasil, Chile, Uruguay y en México, país bastión de los feminicidios.

Viernes 5 de junio de 2015

Miles se movilizaron al grito: ¡Ni Una Menos! Artistas, trabajadores, feministas, luchadores y organizaciones sociales se unieron al reclamo. La escalada de violencia contra las mujeres en Argentina detonó el hartazgo de miles que decidieron denunciar esta situación. En redes sociales se expresaron hace semanas muestras de repudio contra la violencia de las mujeres que cobró solidaridad alrededor del globo.

Las mujeres de Pan y Rosas decidimos tomar las calles para gritar: ¡Ni Una Menos! en Argentina, Chile, Uruguay y México. Porque la violencia machista es la primera causa de muerte de mujeres a nivel mundial; miles son asesinadas cada año sólo por el hecho de ser mujeres.

Pero los asesinatos son la expresión más cruenta de la violencia contra las mujeres: existe una larga cadena de agravios. Es por eso que Pan y Rosas se movilizó también para denunciar: las violaciones y abusos, los maltratos y los golpes, la violencia obstétrica; la injerencia de la Iglesia y el estado sobre nuestras vidas, que nos condena a morir por abortos clandestinos; el acoso sexual y laboral por parte de los patrones, jefes y gerentes; la esclavitud de las trabajadoras, como las jornaleras de San Quintín; el secuestro de niñas y jóvenes por las redes de trata y prostitución.

Esta situación que no se entiende sin la complicidad del gobierno y el Estado. Mientras otras formas de violencia actúan desestabilizando y atacando el orden social establecido, la violencia estructural hacia las mujeres actúa, por el contrario, como un elemento que contribuye a mantener un determinado orden en el que las mujeres permanecen subordinadas.

La fuerza de las miles de mujeres que salieron a movilizarse tendrían que ser fuerza para levantar un gran movimiento en nuestro país y América Latina contra la violencia a las mujeres. En México 65% de las mujeres han sufrido violencia, estiman fuentes oficiales, muchos de estos casos terminan en asesinato; actualmente se registran 7.3 asesinatos de mujeres por día ¡cada 3 horas con veinte minutos!

A los agravios que mostraron Ayotzinapa, se suman los flagelos sufridos por las mujeres en nuestro país, como el feminicidio, las redes de trata y la sobreexplotación.

De cara a las elecciones, el descontento lo quieren cerrar. Pero consideramos que ninguna respuesta favorable vendrá de este régimen podrido, de sus partidos e instituciones. Son ellos los que han permitido y tolerado el desarrollo del cáncer social llamado feminicidio y también los que están buscando por todos los medios, desarticular el descontento social. Ante el feminicidio el grito de las miles que se movilizaron por Ayotzinapa, suena con más fuerza #FueElEstado.

Por eso es muy importante que las mujeres empujemos un gran movimiento hermanadas con las mujeres de América Latina contra el feminicidio, la desaparición y redes de trata. Súmate a Pan y Rosas y levantemos una gran campaña por levantar un gran movimiento contra la violencia a las mujeres.

Como planteó nuestra compañera Andrea D`Atri el día 3 de junio al finalizar la movilización en Argentina: “la lucha de Pan y Rosas no es sólo hoy, sigue mañana. No sólo contra la violencia y por todos nuestros derechos, sino para terminar con esta sociedad de explotación y opresión. Somos un movimiento que milita no sólo en Argentina sino también en Uruguay, Chile, Bolivia, México, Brasil, en España y otros países. Las invitamos a que se sumen a Pan y Rosas y a pelear por esta perspectiva".






Temas relacionados

Feminicidio   /   Pan y Rosas   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO