Cultura

CULTURA

Otto Dix y el arte de posguerra alemana

Otto Dix (1891-1969), uno de los principales artistas de la primera posguerra. Busco retratar los horrores de la guerra y sus consecuencias durante la República de Weimar.

Ricardo Rebolledo

Santiago, Chile

Domingo 29 de julio de 2018

La Guerra (tríptico). Otto Dix. 1929-32. Técnica mixta sobre madera
Retablo central: 204 x 204 cms. Retablos laterales: 204 x 102 cms.
Predella: 60 x 204 cms.

Antes de partir con el artista de hoy, me gustaría iniciar con unas breves palabras acerca de esta nueva sección cultural de La Izquierda Diario Chile (LID).

Es y ha sido siempre nuestro objetivo en LID, el elevar la conciencia política de las y los trabajadores, las mujeres y la juventud, ofrecer una interpretación marxista de los distintos acontecimientos nacionales e internacionales, con el objetivo de hacer de este medio, un verdadero organizador colectivo, en el que cada luchador, explotado/a y oprimida/o tenga una referencia concreta en la cual dinamizar sus luchas; y que esos mismos combates se vayan dando vida en este mismo medio.

Parte de este trabajo, también pasa por elevar el nivel cultural, y que esto sea un aporte a desempantanar visiones y traducciones del mundo dominadas por una clase enemiga que tiene a su haber el control de los principales medios de reproducción masiva de cultura, hegemonizando su propia visión del mundo, dejando espacios periféricos e inofensivos para el resto de miradas, y aún más para las que les puedan parecer desafiantes.

Acá abordaremos algunos de los principales artistas y obras críticas de la era moderna, junto con sus contextos, si es que no algunas excepciones anteriores que vayan en pro a una mayor comprensión a través del arte de nuestro mundo actual.

Las y los invitamos todos los domingos desde hoy, a leer (y mirar) esta nueva sección.

OTTO DIX Y EL ARTE DE POSGUERRA ALEMANA

El fin de la primera guerra mundial y la República de Weimar

Terminada la primera guerra mundial, el Imperio Alemán sale derrotado tras un enfrentamiento de 4 años contra Francia, el Imperio Británico, Rusia, y EEUU, entre otros, que dejo un saldo de 10 millones de muertos, siendo esta la primera gran guerra imperialista entre las grandes potencias del mundo, que ante la decadencia del Imperio Británico, combatieron por quien ocuparía su lugar. No será la primera guerra mundial la que lo resolverá, sino la segunda, que dejará a EEUU como principal potencia hegemónica internacional.

Hombre herido (otoño de 1916, Bapaume). 1924.
Grabado y aguatinta de una cartera de cincuenta aguafuertes, aguatinta y punta seca. 19.7 x 29 cm

El imperio alemán, saldrá de la guerra ad portas de una revolución (1918), que terminara siendo contenida y desviada por el Partido Socialista Alemán a una Asamblea Constituyente, no sin antes aniquilar y destruir los consejos obreros y militares revolucionarios, junto con el asesinato de dirgientes como Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht, fundadores del Partido Comunista Alemán.

Esta contención, dará inicio a la República de Weimar.

La ahora Republica, iniciara con una crisis política, económica, y social devastadora, que abrirá paso a dos revoluciones más en 1921 y 1923, que terminaran siendo derrotadas también, ante falta de experiencia de sus direcciones; y que entre otras cosas no solo dejara con vida a la República de Weimar, que terminaría cayendo en las manos del nazismo en 1933, sino que también ayudara a aislar aun más a la URSS, que contaba que no podría sobrevivir sola, como una mera revolución nacional, sino también países industrializados como Alemania se unían a esta.

El testigo

Otto Dix (1891-1969), nacido en una familia obrera, origen que reivindicara hasta el final de sus días, se acerco a la cultura y a las artes gracias a su madre, una aficionada a la poesía, y a su primo el pintor Fritz Amann, el cual mantenía un taller en la ciudad.

En 1910, entrara a la que es hoy la Escuela de Bellas Artes de Dresden, aunque ya entre 1906 y 1910 será ayudante de Carl Senf, pintor más bien recordado por la errada maldición a Dix, que le condenaba a ser un mal pintor.

Estudiando en Dresden lo encontrará la Primera Guerra Mundial, donde será movilizado a los principales frentes de la guerra, desde el Somme, hasta el frente oriental en Rusia.

Tropas de Choque avanzando bajo gas. 1924.
Grabado, aguatinta y punto seco de una cartera de cincuenta aguafuertes, aguatinta y punta seca. 19.3 x 28.8 cm

Será testigo de primera fuente de la que será la primera carnicería mundial, que dejo mas de 10 millones de muertos, y cerca de 20 millones de heridos. Solo superada por la Segunda Guerra Mundial.

El termino de la guerra tampoco le traerá paz, como tampoco a Alemania, la alta inflación, los millones de mutilados por las calles mendigando, la prostitución desbordada de cientos de miles de viudas, serán parte crucial de los mas importante de su obra.

Metropolis. 1928. Técnica mixta en madera. 181 cm × 402 cm

Los jugadores de cartas. 1920. Oleo y collage sobre tela. 117 cm x 87 cm

El renegado

Otto Dix tendrá el honor, de ser expulsado de la Academia de Bella Artes cuando los nazis llegan al poder, en 1933. Joseph Goebbels, ministro para la Ilustración Pública y Propaganda, buscara depurar todo el arte que no sea a beneplácito del nuevo poder. Incluso este, presentara esas obras, llamadas “degeneradas” (Entartete Kunst) en una gran exposición en Munich (1937).

La obra de Otto Dix, previa a la segunda guerra, será en buena parte quemada en las hogueras nazis, y otra buena parte perdida en los saqueos finales de la guerra, aunque alguna parte de esa etapa de su obra será encontrada en 2012, escondida en un departamento en Berlín.

Los lisiados de la guerra (45% adecuados para el servicio militar). 1920. Oleo sobre tela. Obra perdida durante la Segunda Guerra. Expuesta como "arte degenerado" por el nazismo

Características de su obra

Su obra es mas bien ecléctica, no parece contentarse con ninguna técnica, o medio en particular, tras la vuelta de la guerra podemos encontrar en su obra, óleos, guaches, acuarelas, litografías, tallados y dibujos, de los más diversos tipos.

Aunque existe un acuerdo general en insertarlo dentro del expresionismo alemán, este mismo movimiento no define claramente sus límites, que solo podría ser entendido en negativo al impresionismo de pre-guerra, como al naturalismo de finales del siglo xix. Su misma obra tiene elementos del dadaísmo y del cubismo, incluso del collage.

Hilando mas fino nos encontraremos con un movimiento mas adecuado, que se aleja de los aspectos mas invidualistas del expresionismo a secas. Este será el movimiento denominado, la “Nueva Objetividad” (Neue Sachlichkeit), de una línea más dura, y más comprometida socialmente, donde Dix, junto con George Grosz (según los nazis, el "bolchevique cultural número uno"), serán su lado mas contestario.

Dr. Mayer-Hermann. 1926. Oleo y tempera en madera. 149.2 x 99.1 cm






Temas relacionados

Nazismo   /   Artes plásticas   /   Historia del Arte   /   Fascismo   /   Primera Guerra Mundial   /   Arte y política   /   Censura    /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO