Mundo Obrero México

ENTREVISTA

Profesor de CCH Sur: "es momento de lograr una educación realmente activa, critica y humana"

Esta es la segunda de dos entrevista que hicimos a profesores de asignatura del CCH Sur sobre sus condiciones en la pandemia y la lucha que llevaron acabo hace un año.

Jueves 13 de agosto | 14:05

Como estudiantes del CCH y de la UNAM sabemos que los profesores de asignatura laboran con condiciones laborales precarias y con salarios que no les permiten llegar a fin de mes. Durante la pandemia los docentes de todos los niveles han sido uno de los sectores más golpeados pues a pesar de la crisis y de la precariedad en la que trabajan, han continuado con clases en línea.

Te puede interesar: Profesora de CCH Sur: "la mayor problemática que enfrento es ser madre, docente y ama de casa"

Esto nos llevó a realizar esta serie de entrevistas a profesores de asignatura de nuestro colegio, pues sabemos que es necesario generar espacios de coordinación entre los diferentes sectores de la universidad que de diferentes maneras sufrimos los golpes a la educación y el aumento en la elitización de la misma durante la pandemia.

Aarón Martínez, 19 años de experiencia en CCH

¿Cómo son las condiciones bajo las que laboran los profesores de asignatura?

La mayoría de la población de profesores cuando nos incorporamos al Colegio de Ciencias y Humanidades padecemos una fuerte inseguridad laboral, ya que te pueden dar uno o dos grupos para atender firmando un contrato por un semestre, en dicho contrato aparecerá el número de horas interinas por cubrir, esto varía, pues para el área de historia son 4 horas, mientras que para experimentales son 5; al finalizar el semestre debes solicitar, nuevamente, otro grupo o grupos. Por otra parte, aunque ya te encuentres laborando deberás esperar aproximadamente tres meses para que te paguen.

Otra situación es que generalmente se desconoce la legislación universitaria y por lo tanto tus derechos, de acuerdo con la misma, el que un profesor se encuentre atendiendo un mismo grupo durante tres años seguidos le daría la posibilidad de lograr la seguridad laboral, a partir de lograr la plaza de profesor definitivo; sin embargo, eso rara vez sucede, ya que te pueden cambiar el grupo, o simplemente no abrir las plazas, de tal forma que te puede llevar 10 años lograr la definitividad. Esto se traduce en un número de profesores en la indefensión, en ese sentido las llamadas "comisiones" [1] se ven como una buena posibilidad ya que el pago es de 28 o más horas, aunque sus actividades estén lejos de corresponder a la de un académico universitario.

La nueva experiencia frente a grupo como profesor, se refiere a las diferentes etapas que viviste como alumno, a ambientes de aprendizaje, lecturas y deficiencias o carencias que de pronto se hacen notorias, se navega contra corriente y la dinámica que tenías como estudiante se intensifica para poder salir adelante con tus alumnos; en particular recuerdo esa forma tan esquemática de dar clase, algo así como cuando te piden exponer, esa forma venía de muy profundo: la de los sistemas públicos educativos en su apartado semi positivista, sin embargo ahí mismo se encontraba algo que ya había visitado en ese andar de alumno, era la inquietud, la duda, las ganas de explorar otros caminos en la educación que algunos intelectuales comprometidos ya habían descubierto.

En la relación con las otras personas descubrimos y construimos un espacio común, hay que prestar atención a ese proceso ya que no es tan evidente como podamos pensar, se trata de que generalmente se descubre algo desconocido, pero en este caso se va construyendo de manera paralela, como d-e-l-e-t-r-e-a-r el gerundio y al mismo tiempo ir poniéndole fin a un proceso que continuara en muchos otros espacios.

No sabría decir si he quedado satisfecho con mi labor, he tenido satisfacciones, pero eso es diferente, por ejemplo, muchas veces he sentido la satisfacción de ver que los alumnos toman conciencia de su propio aprendizaje, eso es satisfactorio y es importante porque se promueve una educación activa y crítica; he sentido satisfacción cuando los alumnos advierten hasta dónde se han comprometido con ellos y con su trabajo; en realidad pienso que antes me inquietaba más el quedar satisfecho, ahora lo tomo con serenidad pues me considero parte de un proceso histórico y no me interesa la “excelencia” ni la popularidad.

Hay otros casos en los que lejos de sentirme satisfecho me dejaron con cierta preocupación, se trata de los alumnos que piensan que tu clase es mala, que tu eres un mal profesor y que no valió la pena cursar o terminar el semestre, lo que entiendo es que por diversas situaciones no lograron entender la propuesta pedagógica, ni la problemática, educativa, esos casos me han mostrado mis limitaciones, sin duda han sido los menos pero han existido y respeto sus opiniones; en todo caso deberíamos abrir un apartado entre los actores fundamentales de la educación para entender otras realidades.

Hay un silencio que me encanta y que disfruto mucho, se apropia de la atmósfera para viajar profundo en los que se dan la oportunidad, se trata de la lectura; cuando se logra establecer en el grupo un ambiente que permite este tipo de ejercicio aparece una aura que ninguno quiere perturbar, y si se trata de leer en voz alta se evoca la escuela primaria, el espacio donde el espíritu y las letras se conocieron, como cuando por primera vez se ve el mar.

Pienso que mi labor podría ser mas solidaria con otros profesores, o con otras comunidades, con los alumnos podría destacar más el vinculo entre la teoría y la práctica, sin embargo, la burocracia y sus medios de control resultan más restrictivas. No estoy insatisfecho con mi labor, pero pienso que hay que reinventarse a partir de lo que he experimentado, pienso que es momento de articular un método para lograr una educación realmente activa, critica y humana. Finalmente pienso que los docentes, como cualquier trabajadora o trabajador, requieren de condiciones de trabajo digno.

Si de manera muy general he mencionado algunas condiciones que se viven en la universidad como profesor interino también hay que decir que algunos profesores y/o funcionarios podrían estar ganando 10 veces más, lo cual resulta, por decir lo menos, injusto.

¿Nos pueden contar qué los llevó a organizarse y conformar el sindicato independiente el año pasado?

El Sindicato Independiente de Trabajadoras y Trabajadores de la UNAM (SITTAUNAM) es el resultado de un trabajo que viene de mucho antes, y es también un lugar en donde coincidimos docentes de diferentes escuelas y facultades de la UNAM; un primer punto de coincidencia fueron las condiciones laborales de los docentes, y en particular la instauración de las plazas llamadas SIJA [2], las cuales, desde nuestro punto de vista, resultan ilegales (por excluyentes) e ilegítimas (porque no cuentan con la simpatía de la comunidad una vez que fueron impuestas desde la cúpula). Pero también ha sido un lugar de discusión para tratar una problemática realmente amplia como lo es la educación, si bien se trata de la UNAM, pero se considera el contexto nacional.

El sindicato es fruto de muchas y extensas discusiones de los docentes, de documentos y manifestaciones que han puesto de manifiesto, entre otras cosas, que los sindicatos hasta entonces existentes eran y siguen siendo sindicatos patronales, en particular las AAPAUNAM, que no tienen ningún interés en el bienestar y/o defensa de los docentes ni en la educación dentro de la institución. De tal forma que el SITTAUNAM se conforma con los principios que su estatuto refiere, la inclusión, una dirección integrada por un comité, una rotación en los cargos y las asambleas que de alguna manera son garantes del análisis, la práctica democrática y la autocrítica.

Te puede interesar: Claves para la organización de los académicos en la UNAM

Me perece conveniente mencionar que el caso de la organización de los profesores del CCH Sur está por escribirse, ya que fue particular, y ninguno creía que las escuetas manifestaciones y discursos alcanzaran para formar un sindicato, si bien es cierto que en algún momento se logró una fuerza considerable.

¿Cuál ha sido la respuesta de las autoridades a sus demandas? ¿Han habido represalias?

Ha tenido diferentes etapas, en un principio nos trataban como malhechores, así fuéramos unos cuantos los que acudíamos a la rectoría para dejar algún documento a las autoridades, inmediatamente cerraban las puertas y varias veces ni siquiera recibieron el documento.

Hay que tener claro que por la simple manifestación te enfrentas al sistema y ello significa la descalificación o los golpes bajos, algo que parecería a décadas de distancia se manifiesta cotidianamente, desafortunadamente varios profesores hemos padecido esa situación, sin embargo, entiendo que no se trata del particular sino del conjunto, del colectivo. En la última etapa se han establecido mesas de trabajo entre el sindicato y las autoridades, lo que ocurrió a principios de año, sin embargo el sindicato no es el poseedor de la representación legal de los docentes y eso restringe su actuación.

Con la pandemia los sectores más precarizados están aún más expuestos ¿Cómo están viviendo ustedes cómo profesores de asignatura esta situación?

Esta situación ha puesto en crisis el modelo educativo, y también ha dejado al descubierto la urgente necesidad de resolver cuestiones técnicas, como el acceso a las tecnologías y al internet, además de observar las condiciones en las que nos encontramos en casa. Por otra parte, hubo alumnos que nunca se conectaron a las plataformas o accedieron a su correo para enterarse de las actividades, desconozco las causas, pero pienso que eso ya es un problema de un grupo de alumnos. En tanto fue una situación inesperada que ha rebasado a las instituciones se resolvió de la mejor manera, para los docentes implicó una inversión mayor de tiempo e ir resolviendo problemas que aparecían en un horizonte incierto; pienso que sobre todo deja ver un problema que ya habíamos expresado con antelación, me refiero al número de alumnos que se atienden.

Nos enteramos del fallecimiento de al menos 4 profesores de cchs por covid ¿qué han hecho las autoridades al respecto?

Desafortunadamente únicamente hemos tenido la noticia, sin embargo, no cuento con más información.

Profesores y estudiantes de diversas escuelas y universidades han denunciado que las clases en línea son elitistas ¿Qué opinas esto? ¿Se te ha presentado dificultades al dar clases en línea?

Pienso que las clases en línea son una reproducción de las inequidades que ya vivíamos, es la misma desigualdad vista en otra u otras plataformas, y es claro que algo se debe hacer para tratar de cerrar la brecha entre los que tienen acceso a las tecnologías y quienes no tienen posibilidades, por ejemplo: brindar los recursos tecnológicos a partir de destinar subsidios económicos.

En cuanto al trabajo en línea supuso otra forma de relación social y eso significó un cambio considerable, por otro lado nos encontramos con los problemas de conectividad y de baja velocidad del internet, así como el poder adecuar un espacio que medianamente permitiera trabajar en casa.



[1Los integrantes de estas comisiones se encargan de son los que cuidan, dan rondines, atienden en la sala de cómputo (sala Telmex) , u otros espacios, como Siladín (sala de exposiciones y laboratorios), tienen esa doble función; son buena opción desde el punto de vista económico, aunque hay quienes prácticamente se dedican a eso sin dar clases.

[2El Subprograma de Incorporación de los Jóvenes Académicos fue aprobado en el 2013, en el mismo se establece que sólo se contrataría a profesores varones menores de 37 años y mujeres menores de 39. En diversas escuelas de la UNAM hubo protestas por parte del profesorado, en el caso de CCH Sur los docentes votaron un paro





Temas relacionados

CCH Sur   /   Trabajadores de la educación   /   Mundo Obrero México   /   UNAM   /   Precarización laboral

Comentarios

DEJAR COMENTARIO