Sociedad

SALUD

Reforma FONASA: ¿soluciona la crisis de la salud que hoy estalla en las calles?

Sin duda el gobierno de Piñera ha buscado múltiples formas de poner paños fríos a las movilizaciones multitudinarias a lo largo del país. En este caso apunta a una reforma hacia FONASA, pero que mantiene intacta la salud de mercado. ¿Será suficiente?

Néstor Vera

Comité de redacción La Izquierda Diario. Médico

Domingo 10 de noviembre de 2019

Dentro de las masivas movilizaciones tras este estallido social que genero revueltas populares a lo largo de todo el país, las y los trabajadores de la salud han sido uno de los sectores que han salido a la calle a manifestar el descontento con un sistema público de salud completamente en crisis. En este contexto Jaime Mañalich, uno de los ministros más odiados quien ha sido increpado en múltiples ocasiones al visitar distintos centros de salud, anunció una reforma al Fondo Nacional de Salud, FONASA.

Según Mañalich esta reforma sería una de las mas importantes dentro de los últimos 40 años y en ella se contemplaría un Plan de Salud Universal (reemplazando las modalidades actuales de atención institucional y de libre elección) además de un plan de cobertura del 80%. Para dar paso a esta reforma fue necesario retirar el proyecto parlamentario Fortalecimiento de FONASA, que ya se encontraba en el Congreso.

A pesar de que el jefe de la cartera de salud asegura que esta reforma se realiza “en consonancia con los movimientos sociales y sus demandas” la verdad es que de esto no tiene nada. En múltiples ocasiones se ha manifestado el sentir de que este estallido no es por los $30 pesos de aumente en el metro, sino que, por más de 30 años de un régimen político y social que se ha encargado de profundizar las desigualdades sociales y de hacer millonarios a uno grupo de empresarios a costa de nuestros derechos mas fundamentales: vivienda, educación y por su puesto la salud.

En ese sentido, el gobierno de Piñera una vez más se equivoca, puesto que la reforma de FONASA, que puede ser muy progresivo que aumente en su cobertura, sigue manteniendo intacto uno de los pilares de la herencia de la dictadura que hoy se quiere derribar, que es precisamente la salud de mercado.

Esta reforma cosmética a FONASA, más que responder a las demandas de las calles busca poner paños fríos para contener las multitudinarias movilizaciones, ya que no resuelve la inmensa crisis de la salud, donde la falta de insumos está a la orden del día, las jornadas y condiciones de trabajo son extenuantes o las listas de espera afectan a miles de pacientes. En este sentido, si queremos solucionar integralmente los problemas de la salud público es necesario acabar con la salud de mercado, avanzando a un sistema único de salud, financiado integralmente por el estado, gratuito y gestionado por sus trabajadores y usuarios.

Para poder alcanzar esta perspectiva y acabar con una salud para ricos y otra para pobres es necesario que, al calor del estallido social que estamos viviendo, apostar a una huelga general para que caiga el gobierno empresarial de Piñera y logremos dar paso a una asamblea constituyente libre y soberana impuesta con la movilización del conjunto de los trabajadores, junto a estudiantes, mujeres y la población movilizada y así asegurar que seamos nosotros quienes demos solución a los problemas que afectan a las grandes mayorías.






Temas relacionados

Jaime Mañalich   /   FONASA   /   Plan Universal de Salud   /   Ministerio de Salud   /   Salud   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO