Internacional

ES EL CAPITALISMO

San Francisco instala carpas para los sin techo mientras cientos de hoteles están vacíos

La pandemia de coronavirus dejó al desnudo la dura realidad de miles de personas sin techo en Estados Unidos. En lo que parece una imagen distópica, San Francisco habilitó campamentos con "distanciamiento social" a los que llama cínicamente "sitios seguros para dormir", mientras que en la ciudad cientos de hoteles y edificios están vacíos.

Viernes 22 de mayo | 16:18

El coronavirus dejó al denudo la realidad de miles de personas sin vivienda en todo Estados Unidos, que por su situación vulnerable se han convertido en un sector de riesgo para el contagio y la muerte por Covid.

La ciudad de San Francisco, en el norte de California, detrás de un discurso progresista dio una lección de cinismo al habilitar parques, plazas y estacionamientos para instalar carpas con "distanciamiento social" para los sin techo. La imagen de unas 50 carpas separadas unas de otras por marcas en el piso frente a la sede del ayuntamiento generó indignación en las redes sociales, en una ciudad que tiene cientos de hoteles y edificios vacíos donde se podrían albergar estas personas.

El Gobierno local justificó la medida diciendo que habían tenido que cerrar muchos paradores y albergues para evitar los contagios, y en su lugar habilitaron esta suerte de campamentos que llaman "sitio seguro para dormir", y que propagandizan como un lugar en el que los sin techo pueden estar a salvo y con acceso a baños y duchas.

San Francisco cuenta con cientos de hoteles vacíos, edificios gubernamentales e incluso escuelas en las que las personas que no tienen vivienda podrían realmente estar seguros, cumplir con un distanciamiento social adecuado y acceder efectivamente a servicios sanitarios de calidad. Sin embargo, es evidente que para el Gobierno local es suficiente con asignarles un lote dentro de un estacionamiento al aire libre.

En la ciudad había para fines de 2019 más de 8.000 personas sin techo. Con el cierre de los albergues por el coronavirus, que redujeron su capacidad en un 75%, muchas personas volvieron a vivir a las calles, y la solución oficial fue la de implementar esta suerte de "distanciamiento social para pobres" que ya habían puesto en funcionamiento en otras ciudades como Los Ángeles.

Originalmente el Gobierno había habilitado habitaciones de hotel para albergar a unas 1.100 personas. Aún cuando esto apenas significaba una octava parte de los sin techo, el plan quedó congelado y el ayuntamiento retrocedió con el argumento de que no eran lugares seguros.

Por las condiciones de vulnerabilidad en que se encuentran, las personas sin vivienda corren serios riesgos de contraer el virus, pero lejos de garantizar condiciones seguras de vida el Gobierno los controla y ubica en lugares públicos, como si fueran material de descarte. La situación se vuelve más explosiva si tenemos en cuenta que una parte de los millones de nuevos desocupados se convertirán potencialmente en personas sin techo si no se garantiza una moratoria generalizada de alquileres e hipotecas.

El maltrato hacia las personas sin vivienda en San Francisco es solo una de las aberraciones que se ven a diario en Estados Unidos. Un país que se ha convertido en el mejor ejemplo de la falsedad de la dicotomía entre economía y salud, que atravesó el mundo en los últimos meses. La pregunta sobre si es mejor morir de hambre o de coronavirus tiene su respuesta en el centro del capitalismo mundial. Con casi 100.000 muertos por coronavirus, 1.600.000 contagiados y 38 millones de personas que perdieron su trabajo en el último mes y medio, Estados Unidos batió todos los récords en acabar con la salud y la economía al mismo tiempo. No es difícil sacar una conclusión que ya empieza a recorrer distintos puntos del planeta: no es el virus, es el capitalismo.






Temas relacionados

Pandemia   /   Coronavirus   /   California   /   Familias sin techo   /   Derecho a la vivienda   /   Vivienda   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO