Mundo Obrero

DESPIDOS

Supermercados Luque cierra y deja a 1.200 familias en la calle

La empresa tiene locales en Tucumán, Santiago del Estero y Catamarca. Desde agosto que no paga los salarios de los trabajadores y se niega a pagar la totalidad de las indemnizaciones.

Martes 22 de octubre | 11:12

Fotografía: Elliberal.com.ar

Con varias sucursales en Tucumán, Catamarca y Santiago del Estero, la cadena de supermercados más importante del norte del país, que compró en marzo del año pasado los ingenios Marapa y Concepción por 200 millones de dólares, ahora alega crisis y deja a 1.200 familias en la calle pagando solo el 60% de la indemnización que le corresponde a cada trabajador y en unas cómodas 13 cuotas.

Las trabajadoras y trabajadores despedidos denunciaron también una importante deuda que Luque se niega a saldar. No cobraron los salarios de agosto y septiembre (ambos meses trabajados en su totalidad) y por supuesto tampoco octubre. Es por esta situación desesperante que muchos debieron agarrar la indemnización de solo el 60% que terminarían de cobrar, en el mejor de los casos, en un año y un mes. No pudieron siquiera decidir, de muchos de ellos depende toda la familia, les impusieron una indemnización miserable y en cuotas y regalar casi tres meses de su trabajo.

Es sabido, que el empresario Emilio Luque cuenta con una enorme fortuna, que la excusa de crisis es solo eso, una excusa para no pagar salarios durante el meses y despedir sin indemnización, para seguir pisoteando los derechos de los trabajadores.

Este empresario además de la compra de ingenios a Atanor en 2018, donde emplea a más de 1400 trabajadores, posee molinos y otras empresas. Sin embargo desde el año pasado comenzó a pagar los salarios atrasados, en cuotas y con tickets tanto en ingenios como en los supermercados, pese a las denuncias en Trabajo que realizaron sus trabajadores el Gobierno permitió que continúe con ese accionar y manteniendo a todo el personal con la incertidumbre y riesgo de perder la fuente de trabajo.

Lamentablemente desde el gremio no se tomaron medidas contundentes ni con continuidad que lograran mostrar la unidad y fuerza que tienen los trabajadores para frenar este terrible ataque. Como dice Nicolás del Caño que toda empresa que cierre o despida debe ser ocupada y puesta a producir bajo el control de sus trabajadores. Porque son ellos o nosotros. Que la crisis no recaiga en las espaldas del pueblo trabajador y la paguen los que la generaron.






Temas relacionados

#Despidos   /   Sindicato de Comercio   /   Despidos   /   Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO