Política México

REDES DE TRATA

Tenancingo: una de las capitales de trata de mujeres de México

Tenancingo es conocido como “la capital de la trata de mujeres en México”, es uno de los pueblos más pequeños de Tlaxcala y un lugar en el que abundan la pobreza y el desempleo. También es la capital del machismo en una de sus caras más despiadadas.

Viernes 21 de agosto de 2015

A diario en nuestro país son miles las mujeres que tienen que lidiar con el desgarrador y brutal fenómeno del feminicidio, entendido como “la máxima expresión de violencia contra las mujeres”. Al mismo tiempo aumentan las historias de mujeres y niñas desaparecidas para formar parte de un jugoso negocio, sostenido a base de la explotación sexual y que es mucho más lucrativo que el tráfico de drogas.

Estas mujeres son obligadas a trabajar de lunes a domingo en condiciones de esclavitud y enfrentando todo tipo de violencias si se niegan a hacerlo. Sus cuerpos considerados como mercancías de consumo, son severamente golpeados y mal alimentados; no se les brindan métodos anticonceptivos para evitar embarazos y enfermedades de transmisión sexual, e inclusive muchas son drogadas y alcoholizadas para soportar los ritmos extenuantes de innumerables vejaciones.

Una de las capitales de trata de mujeres en México

Tenancingo es uno de los pueblos más pequeños de Tlaxcala y un lugar en el que abundan la pobreza y el desempleo, así como el machismo en una de sus caras más despiadadas. Tenancingo es conocido a nivel internacional por desarrollar como principales actividades: el reclutamiento, la explotación sexual y la venta de mujeres. Por ello es llamado como “La capital de la trata de mujeres en México” por diversas organizaciones que se dedican a desmarañar e investigar dicha problemática.

Este lugar es el principal foco de trata de mujeres y niñas y opera gracias a la complicidad de las autoridades y la policía, mismos que garantizan la total impunidad para los tratantes y quienes en muchos casos, son integrantes y clientes de las redes de trata y prostitución.

Cabe señalar que en los últimos años se ha evidenciado que este fenómeno se encuentra íntimamente vinculado con el problema del tráfico ilegal de narcóticos en el país.

Durante varias décadas han operado familias de proxenetas especializadas en la esclavitud sexual, ampliando y perfeccionando sus mecanismos para reclutar a mujeres, jóvenes y niñas víctimas de la pobreza y precariedad.

Estas redes se han extendido a otros municipios como Ayometla, Mazatecochco, Acuamanala, Xicohtzinco, Papalotla y Zacatelco llegando incluso hasta Estados Unidos, según mencionan especialistas en la atención a víctimas de trata de personas.

Distintas organizaciones han declarado que el estado de Tlaxcala es un lugar de origen, destino y tránsito de mujeres con fines de explotación sexual y, sin embargo, este fenómeno es negado sistemáticamente por los gobiernos municipales y estatales.

Es escalofriante que mientras el régimen tiene una supuesta “política” para erradicar, denunciar e incluso diariamente en los medios oficiales hablen de desmantelamientos de estas redes y rescates de mujeres no existan cifras oficiales, la aproximación se hace con base a las desapariciones que hay a diario en todo el país.

Así mismo, la trata de mujeres es negocio altamente millonario. Los cárteles juegan un rol destacado, Teresa Ulloa, directora regional de la Coalición Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas para América Latina y el Caribe en entrevista con el diario inglés The Guardian, reveló que su organización cree que, tan sólo en el año 2012, los carteles mexicanos hicieron US$10.000 millones de la esclavitud y explotación sexual de mujeres y niñas.

Tirando el hilo

Ante esta brutal realidad distintos medios de comunicación han documentado en los últimos años, que las madres de estas mujeres desaparecidas han comenzando a buscar a sus hijas por fuera del actuar negligente de las autoridades, mismas que son cómplices o incluso pertenecen a estas redes.

Dicha búsqueda ha implicado que los familiares deben adentrarse en las redes trata. Sin ninguna protección por parte de las autoridades, las madres son perseguidas, hostigadas y amedrentadas por tratar de desmarañar y evidenciar como opera este cruel negocio.

En nuestro país existe la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en materia de Trata de Personas. Sin embargo ha quedado demostrado que esta ley no basta para desmantelar desde la raíz este negocio que se encuentra en manos de narcotraficantes, empresarios y autoridades de todos los niveles.

Ante esta brutal realidad no se puede confiar en las instituciones del régimen mexicano. En la Ciudad de México encubren descaradamente a proxenetas como el caso de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre. De ahí, que se haga necesario la conformación de organismos de investigación de las redes de trata en manos de víctimas, familiares y organizaciones de mujeres y de derechos humanos independientes del Estado y sus instituciones, para esclarecer cada hecho y avanzar en el desmantelamiento de las redes de trata. Para llevarlo a cabo es indispensable la lucha y la organización de las mujeres para enfrentar estos flagelos que crecen al amparo de la impunidad del régimen político, sus tribunales y sus mafias policiales.






Temas relacionados

Política México   /   Tlaxcala   /   Impunidad   /   Redes de trata   /   Trata de mujeres   /   Géneros y Sexualidades   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO