Internacional

Venezuela

Tensiones en el chavismo en medio de la resaca post 6D

La contundente derrota electoral sufrida por el chavismo en manos de la oposición de derecha al perder la hegemonía parlamentaria, en el marco de la crisis económica imperante en el país, comienza a incidir al interior del chavismo, mostrando los primeros elementos de una crisis interna que se avecina, lo cual podría acelerar un ciclo de tensiones y divisiones al interior del propio chavismo.

Humberto Zavala

Venezuela | @1987_zavala

Sábado 12 de diciembre de 2015

Los resultados comiciales del pasado domingo constituyen una de las más duras derrotas para el chavismo, 17 años de una casi completa imbatibilidad electoral en una veintena de elecciones (exceptuada solo por la reforma constitucional del 2007) se interrumpen con la conquista de 2/3 de escaños parlamentarios en manos de la derecha. Tan solo en lo que va de esta semana podemos ver algunos síntomas de esta crisis, que comienza a manifestarse, que le deja la pérdida de la hegemonía parlamentaria a la cohesión interna del chavismo.

“El juego de las sillas”

Al conocerse oficialmente la composición total de las 167 bancadas parlamentarias, el presidente Nicolás Maduro solicitó al Consejo de Ministros la noche de este martes 8, que pusieran su cargo a la orden para “reestructurar” su equipo de gobierno, la lectura de los resultados estuvieron teñidas de un amargo sabor a reproche, más el acostumbrado llamado a “cerrar filas”. Este jueves 10 ya Maduro anunciaba que “la dirección nacional, las direcciones regionales han puesto sus cargos a la orden”.

Las “indirectas” comenzaron a emitirse por parte de comunicadores sociales del chavismo más apologético, que incluye al conductor del programa Cayendo y Corriendo en la televisora estatal VTV, Miguel A. Pérez Pirela, cuando se hiciera notable su cambio de tono para cuestionamientos blandos como el de “¡basta con el juego de las sillas!”, ante las políticas gatopardas de rotar de un lugar a otro a la dirección del PSUV, o aggiornarla con “caras nuevas”.

También Oswaldo Rivero, uno de los conductores del programa “Zurda Konducta” que es transmitido en las noches por el mismo canal, expresaba en un acto no temer que le retirasen de su programa, altavoz en mano gritaba: “Hemos observado por diferentes medios de comunicación, del comando de campaña queriéndole echar la culpa al pueblo, que por culpa del pueblo se perdieron las elecciones”, olvidando extender este señalamiento al propio Maduro.

Es que Maduro, cínicamente ha hecho afirmaciones, en diversas alocuciones, en las que le echa “la culpa al pueblo”, en el mismo tenor que también ha hecho a la par la burocracia sindical que le sostiene, como se ve en las lamentables declaraciones de Wills Rangel (CBST): “el pueblo tiene memoria corta. No entendimos el Plan de la Patria, el plan de Chávez, no entendimos unos dos millones de venezolanas y venezolanos”.

Protección de sillas

Pero la “protección de sillas” también primó en las declaraciones de algunos altos dirigentes del PSUV, como el gobernador Vielma Mora (Táchira): “Si las elecciones hubiesen sido sólo en el Táchira, se le hubiesen achacado al Gobernador, pero los resultados fueron a nivel nacional e indudablemente la situación económica motivó al pueblo a votar en contra de la revolución y de nuestros candidatos”.

Se ha dado casos de electos como diputados a la Asamblea Nacional por parte del PSUV que ocupan actualmente cargos como alcaldes que no ejercerán sus funciones como parlamentarios. Un primer ejemplo de ello ha sido el del alcalde de Guanare (estado Portuguesa), Rafael Calles (PSUV), quien en una entrevista este miércoles para la televisora regional de Portuguesa declaró que la Junta Directiva del partido de este estado, así como le habría “impuesto” su candidatura a las parlamentarias, sorpresivamente le ha exigido que renuncie al curul a la Asamblea y lo deje en manos de una diputada suplente, lo que acató sin resistencia y sin mucha explicación.

Otro es el caso del alcalde de San Francisco (estado Zulia), Omar Prieto (PSUV), quien declaró que: “He tomado la decisión, de las circunstancias que se presentaron en las elecciones, de, por ahora, no incorporarme a la Asamblea Nacional sino que me quedo como alcalde en el municipio San Francisco”. Acción que tomó por voluntad propia por el impacto de la derrota.

Rumores que se crean sobre las FF.AA.

La noche del domingo, durante la prolongada espera por los resultados electorales, comenzaron a circular rumores y especulaciones sobre presuntas discusiones entre el Ministro de la Defensa, Vladimir Padrino y el presidente de la AN Diosdado Cabello. Aunque el rumor lo inició el diario Nuevo Herald sin citar ninguna fuente, lo que le restara credibilidad, el hecho es que dicha especulación, rápidamente fue replicada por diversos medios de la derecha. No es necesario aclarar que este medio de Miami se caracteriza por levantar rumores con el objetivo de generar matrices de opinión tendientes a crear confusión, muchas veces sin sustento.

Esto fue rápidamente fue desmentido por el propio Padrino López en una entrevista para Telesur: “Han querido generar ruido sobre presión de los militares para el reconocimiento de los resultados eso es un irrespeto”, mientras durante el programa En contacto con Maduro, Cabello refirió que: “Cuando aquí ocurra algo, Vladimir Padrino y mi persona estaremos uno al lado del otro”.

A ciencia cierta no se sabe qué pasa en el seno de las Fuerzas Armadas. Más allá de la especulación amarillista del diario vocero de la derecha maiamera, el factor de las FF.AA. y sus posibles divisiones internas en este próximo período sigue siendo una incertidumbre, como lo decíamos en la declaración: “Unas FF.AA. que, de la mano del chavismo, avanzaron en un gran posicionamiento en la vida económica y política del país, ubicación desde la cual se han desarrollado toda una serie de intereses materiales y políticos que cuentan mucho a la hora de cualquier transición”.

La “disidencia chavista” y la “Esquina caliente” peleados en la misma acera

Los cuestionamientos a la dirección política del chavismo también provienen de quienes pertenecieron a esta dirección por largos años ejecutando políticas que en parte hoy critican. Así en una rueda de prensa en el Hotel Conde efectuada este miércoles 9 de diciembre, para sus convocantes, los ex ministros Héctor Navarro y Jorge Giordani, “es catastrófico lo que está ocurriendo”. Según esta lectura, no sería este un triunfo de la oposición sino el “fracaso de la dirigencia del PSUV”.

Esta rueda de prensa, fue interrumpida por grupos autodenominados “poder popular de la Esquina Caliente” quienes irrumpieron en el lugar tildándolos de “traidores” e insultos, lo cual marcó la retirada de periodistas y ex ministros a través de la cocina del hotel, ante la negativa de protección solicitada por estos a la GNB.

Navarro y Giordani hicieron parte del grupo de ex ministros que al salir de la dirección nacional del PSUV conformaron la llamada “disidencia roja”, grupo de ex funcionarios de los gobiernos de Chávez que se separaba de la dirección bajo el gobierno de Maduro.

Este grupo solo se limitó a denuncias a la alta burocracia (evitando mencionar nombres y casos), y a sugerirle al gobierno un conjunto de medidas económicas que lejos están de un balance completo de lo que fracasa en el esquema económico del chavismo. Más lejos aún de amenazar la propiedad privada capitalista y de solucionar la gran crisis económica del país, su preocupación fundamental estaba en la caída de los niveles de aceptación del gobierno y su propuesta de “rescate” a través de una reestructuración de la dirección política del PSUV, que llaman “golpe de Timón”.

Aliados en esta tarea, otros grupos minoritarios como Marea Socialista plantean que “El gobierno tiene su cuota de responsabilidad. Tratar de atribuirle la responsabilidad a una guerra económica es estar desconectado de la realidad” dice Nicmer Evans en una entrevista para Unión Radio. “Estamos mostrando el resultado de nuestras debilidades” dice, por su parte, Gonzalo Gómez, aludiendo a las debilidades del chavismo tanto en el gobierno como en la tímida disidencia que plantean grupos como estos que poco se distinguen de la dirigencia que adversan, y a quienes Diosdado Cabello, hace más de un año les dijera con su peculiar desfachatez caudillesca: “¿Acaso la crítica es más importante que la lealtad?

Sólo el comienzo

Aunque por hoy no se han expresado divisiones a niveles del alto escalón, o de figuras más representativas, lo cierto es que ya comienzan a sentirse los remezones en el interior del chavismo. Así, en una Plenaria Extraordinaria del PSUV, realizada en Caracas este jueves, con la presencia de Maduro, el cuestionamiento, a veces ríspero de dirigentes intermedios a ministros se hizo manifiesto, como fue el caso de dirigentes del estado Amazonas que cuestionaron, subidos de tono, a la ministra Nicia Maldonado. Veremos que dinámica va tomando entonces la situación a lo interno del chavismo.

Pero lo que es claro es que el chavismo, con su importante peso en la política nacional naturalmente intentará maniobras para oxigenar sus fuerzas, utilizando todos los medios que dispone para su golpeada gobernabilidad. Pero estos “síntomas” vistos en la primera semana posterior a la derrota electoral del chavismo, son apenas la premisa de un período conflictivo en la transición del post chavismo.

Como lo decíamos en la declaración se abre “un período de tensiones y enfrentamientos entre el poder Legislativo y el Ejecutivo, de posibles crisis políticas de envergadura, a la vez que abre crisis al interior del chavismo”.






Temas relacionados

Venezuela   /   Chavismo   /   Elecciones   /   Opinión   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO